ACTUALIDAD

La española que canta biografías de músicos clásicos en las redes y causa furor

Sheila Blanco creó las Bioclassics, en las que canta la vida de Bach y Mozart con mucha gracia. La serie contará con más artistas, con el objetivo de lanzar uno por mes.

Sheila Blanco
La artista nació en Salamanca, estudió canto y piano y también periodismo.

"¡No se puede creer! ¡El mundo qué pequeño es!”, dice Sheila Blanco desde Madrid al comentar que su pareja y manager desde hace tres años, el músico aficionado Santiago Estellano, es uruguayo. La idea era contactar a la artista española que hoy está haciendo mucho ruido en las redes por sus Bioclassics.

Para quienes todavía no las han visto en Facebook, Twitter, Instagram o su canal de YouTube, la salmantina toma la composición que más identifica a un músico clásico y, sobre ella, nos canta su biografía con varios toques de humor y actualidad. La primera fue de quien más admira, Johann Sebastian Bach; para la segunda eligió a Wolfgang Amadeus Mozart. En breve llegarán más.

La inspiración le llegó de la cantante israelí Noa, quien dio un concierto en España poniéndole música a el Badinerie de Bach, pero llevándolo al jazz. De eso resultó el tema No, baby, no, que no habla precisamente del compositor alemán.

“Fue ahí que me dije: ‘podría hacerle un homenaje a esa cantante, que a mí me gusta mucho, haciendo también la música del Badinerie, pero conservando la música clásica y contando la historia de Johann Sebastian, por eso de hacer algo de metapoesía. O sea, poder hablar, contar, dentro de una canción suya, cómo era este autor”, recordó Sheila.

¿Y dónde difundir tal ocurrencia? Pues bien, la artista es una de las colaboradoras del espacio de humor Todo por la radio del programa radial La Ventana que el periodista Carlos Francino conduce por la Cadena Ser de España. La sección de Sheila es de música y humor y se titula Voces cruzadas. “Ahí hago muchas locuras, mi jefe me da mucha manga ancha en todo lo relacionado con la música, con cantar, con las imitaciones, con las creaciones… lo que sea”, contó.

Fue así que hace poco más de un mes se apareció con la primera Bioclassic, Bach es Dios, y la idea causó furor. “Fue una cosa totalmente inesperada, apareció un aluvión de personas a las que les ha gustado, les ha parecido muy pedagógico, divertido, con mucho sentido del humor, y a la vez muy instructivo. Muchos padres, profesores, amigos, gente que se dedica a la música…”, relató la cantante. Eso la impulsó a probar hacer una serie.

Top ten.

La pasión de Sheila por Bach le viene porque estudió piano y canto clásico. “La afición por la música clásica la tengo desde que soy muy pequeñita”, relató. Por eso fue su primera elección, la segunda tenía que mantener el nivel, y se inclinó por Mozart y su Marcha Turca.

La tituló Mozart, un niño genial y en la letra mezcló, entre otras cosas, alusiones a la película Amadeus, ganadora de ocho Oscar, incluido el de Mejor Film. Vale aclarar que además de publicar el video de Sheila Blanco interpretando la Bioclassic, el posteo en Facebook incluye la letra de esa canción de su autoría.

La artista tiene la intención de sacar una Bioclassic por mes comenzando por un top 5 o top 10 de los compositores de música clásica más conocidos, “y ver hasta dónde llego”, dijo. “No me he planteado cuántos serán ni qué va a pasar muy bien con esto. Están surgiendo oportunidades muy bonitas de llevarlo a distintos ámbitos”, agregó.

Le gustaría que la lista incluyera a mujeres ya que es gran defensora de la causa feminista y le interesa rescatar a esas referentes que siempre han estado pero que, por circunstancias de la época, no se les dio la importancia que merecían. “Me encantaría que el barroco estuviese plagado de autoras mujeres. Vamos a ir poco a poco, viendo e investigando”, señaló y anunció que la primera seguramente será Clara Schumann, esposa de Robert Schumann y gran música.

La idea es siempre apelar a la búsqueda de canciones populares, que lleguen a un público más amplio, “porque a mí me interesa que siga esta emoción, sobre todo por lo que trae después, que es que la gente realmente escucha a estos músicos y se interesa por sus obras. El objetivo es que la gente llegue a su casa y se ponga una partitura de Bach o una sonata de Mozart”, destacó.

Sheila Blanco
Está en pareja con un uruguayo desde hace tres años y él es su manager.

Elaboración.

En la Bioclassic de Bach, ni bien le llegó la inspiración tardó menos de una hora en escribirla, hora en la que confesó haberse divertido mucho. La de Mozart le llevó un poco más de tiempo. 

“La primera idea llega y brota casi muy rápido, pero después he ido cambiando estructuras y datos que quería introducir, que me parecían muy curiosos y que apoyaban la teoría del título, que tenía claro que iba por Érase una vez un niño genial. Yo quería contar esos datos que nos demuestran que Mozart era un virtuoso y un superdotado musical”, señaló.

En España, la serie ya fue tema de muchos programas de televisión, radios y periódicos, y le han surgido muchas posibilidades de replicar la idea en otros formatos. “Hablando con amigos que están dentro de los medios audiovisuales y de comunicación, hicimos como una brian storming de cosas que se podrían hacer para llevar esto más allá de lo pedagógico. Vimos lo divertido y transversal que puede llegar a ser. La idea merece la pena, es muy nueva y ha tenido muy buena aceptación”, dijo con entusiasmo.

Lo que está sucediendo en redes la ha hecho traspasar fronteras con mucha facilidad. La han llamado medios de comunicación de Chile, Argentina y mucha gente de Colombia. “Estoy alucinada de lo que ha sido en todo el mundo hispano, no me lo podía ni imaginar, estoy encantada”, confesó.

Sheila ya se ha presentado con su música en México, por lo que no ve como descabellada la idea de hacer una gira por América Latina aprovechando el envión de las Bioclassics. Me encantaría ir a Uruguay, hacer un Teatro Solís, sería un sueño. Al final lo que hace falta es tiempo y previsión; podríamos montar algo allí, sería maravilloso, un sueño”, dijo sobre un posible regreso a Uruguay, donde estuvo hace un año en plan turista, acompañando a Santiago. “Mi chico y su familia me llevaron a Colonia del Sacramento, Punta del Este, Punta del Diablo, Cabo Polonio, José Ignacio, Montevideo…”, contó quien ahora tiene también motivos musicales para volver.

Las facetas de la artista de formación clásica

Sheila estudió piano y canto en el conservatorio de su ciudad, Salamanca. Con 16 años empezó a cantar y tocar sus propias composiciones en bares y salas de conciertos. En 2005 se licenció en Comunicación Audiovisual y se mudó a Madrid, compaginando su labor como periodista en radio y TV con la música. En 2009 abandonó el periodismo por la música. Un año después ganó, junto a su banda Toch, el primer premio deI Concurso de Bandas Noveles de la sala El Juglar.
En 2011 publicó su primer maxi single con dos temas promocionales. A finales de 2012 editó su primer álbum de estudio Sheila Down (disponible en Itunes, Amazon, Grooveshark y Spotify), 11 temas propios y una versión donde se mezclan el pop, el folk, el rock, el blues y el tango.
Actualmente compagina su proyecto personal con otros como Speak Jazzy (Jazz & Blues) o Patáx (Jazz Fusion). Es coach del programa de TV La Voz Kids.
Hoy está promocionando su disco Cantando a las poetas del 27, un homenaje a las poetas españolas de esa generación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados