TENDENCIAS

El declive del CD en la era moderna de Spotify

Las disquerías sobreviven gracias a los coleccionistas y vinilos.

Las rebajas son un mecanismo para atraer clientes en esta era tecnológica. Foto: Archivo El País
Las rebajas son un mecanismo para atraer clientes en esta era tecnológica. Foto: Archivo El País

Diego Martínez y otro par de empleados del Todomúsica de Montevideo Shopping separan 2.000 títulos "que no se mueven hace dos años" para aplicarles entre 30 y 80% de descuento. Alejandro Sanz, Ricardo Arjona, el "Puma" Rodríguez, José Luis Perales y Pimpinella son ejemplos de artistas que fueron furor una y dos décadas atrás, y por estas fechas casi nadie consulta por ellos, según Diego Martínez, encargado de este local.

Hoy es el Día Mundial de las Tiendas de Discos y el panorama de este negocio es poco alentador. La venta del producto empezó a bajar de forma paulatina hace un lustro, y desde 2017 decrece "a pasos agigantados", asevera Diego.

Las plataformas digitales (Spotify y Youtube) han cambiado los hábitos de consumo respecto a la música. "En 2013 se vendían U$S 30.000 por mes en discos, y en época de zafra el doble. Hoy con suerte llegamos a U$S 10.000, o sea que cayó más de 60%", agrega.

En los 90 y 2000 la chance para escuchar el hit del momento era esperar que lo pasaran en la radio o correr a la disquería más cercana a comprar el CD. Esa costumbre se está perdiendo, sobre todo en los adolescentes, aunque todavía hay ciertas excepciones.

"Entre los jóvenes no está tanto eso de conservar el formato físico, aunque si querés regalar música es ridículo hacerlo en un pen drive, y ahí sí se compra el disco", dice María Teresa, empleada de Palacio de la Música (18 de Julio y Barbato).

Desesperanzador.

María Teresa empezó a trabajar en Palacio de la Música cuarto siglo atrás, y recuerda que el disco más pedido era Pampas de Reggae, de Los Pericos: se vendían 20 copias por día. Ese mismo año (1994) salió Historias —con los hits Señora de las cuatro décadas e Historia de taxi— y los clientes se llevaban a su casa 40 álbumes de Ricardo Arjona cada jornada. Hoy transcurren semanas y meses enteros sin que alguien quiera un ejemplar de estos artistas, o pregunte por ellos siquiera.

"Antes venía un artista, traía sus discos y se agotaban. En 2014 fue Lucas Sugo a firmar autógrafos al Todomúsica de Tres Cruces y se vendieron 150 discos suyos en un solo día. Lo mismo pasó con Lali Espósito", recuerda Diego.

Los empleados de Palacio de la Música aseguran que ingresan alrededor de 100 personas por día al local y la mitad se lleva algo. En Todomúsica se venden U$S 400 como máximo cada jornada entre discos y vinilos. Este producto retro nunca murió entre los coleccionistas y DJs pero hace cinco años resurgió y está por empatar en ventas al CD.

Un negocio en peligro de extinción. Foto: Archivo El País
Un negocio en peligro de extinción. Foto: Archivo El País

La gente empezó a pedir vinilos, se los escuchó, se atendió la demanda, y cada vez funciona mejor. "Se popularizó tanto que vendemos alrededor de cinco bandejas por semana", asegura Álvaro, empleado de Palacio de la Música.

En Todomúsica se comercializaron 500 bandejas en 18 meses a U$S 150. "Nos siguen consultando si tenemos, pero no volvimos a traerlas", dice Diego. Él no augura un buen pronóstico: "el vinilo también caerá en algún momento, es difícil que se mantenga por el costo que tiene". El más barato en Todomúsica vale U$S 30. En Palacio de la Música los hay por U$S 18.

El local de Ayuí funciona dentro del Teatro El Galpón y recibe menos de ocho personas por día; si dos de esos clientes efectúan una compra es mucho. La mayoría son coleccionistas o veteranos, "los adolescentes no entran", asegura Gabriela, vendedora de Ayuí desde hace dos años. Cuenta que varias personas se acercan buscando vinilos pero en Ayuí solo comercializan discos.

"Siendo realista, creo que el CD va a desaparecer. Quizá en diez años vuelva a ser moda, como hoy pasa con el vinilo, pero todo tiende a ser digital", según Gabriela.

Tendencias.

En 2018 se estrenó Nace una estrella con Bradley Cooper y Lady Gaga, y no se tradujo en ventas para Todomúsica: "tenemos discos de ella para tirar para arriba", dice Diego. Rapsodia Bohemia sí reactivó el fanatismo por Freddie Mercury y aumentaron las ganas de adquirir álbumes de Queen.

Álvaro considera que la serie de Luis Miguel sirvió para "humanizar su figura". Aún entran consultando por discos de cuando tenía 20 años hasta hoy. "Si bien Luis Miguel no había caído en picada, venía en declive, y con la serie el avión repuntó", señala.

Ramón Rosas disfruta más que antes sus vinilos, porque mejoró la calidad. Foto: El País
Ramón Rosas disfruta más que antes sus vinilos, porque mejoró la calidad. Foto: El País

Ya no se venden MP3, MP4 o Ipods porque el celular los suplantó: "el mercado se comporta muy raro, no podés proyectar nada", según el encargado de Todomúsica.

Considera que faltan explotar algunos segmentos: "viene mucha gente grande que no usa la tecnología y todavía está con el CD a preguntar por música clásica pero no tenemos mucha cosa. Ni traemos mucho heavy metal o thrash metal". Tampoco estima que este público sirva para "salvar la economía del local porque hay una tendencia a que el disco muera".

La donación que motivó crear mini comunidad

Ramón Rosas es DJ y tiene una colección de vinilos "pequeña pero importante en títulos". Entre los 800 que acumula figura la recopilación de los Rolling, Jump Back, que consiguió en Brasil, y Bad y Thriller en picture vinilo edición 25 aniversario, de Michael Jackson. Hace cuatro años falleció su vecino Rafael, otro gran coleccionista, y la esposa de él entregó 300 discos a Ramón. Se quedó con 145 simples de jazz y folclore del 80, y decidió armar la página de Facebook "Vinilos en Línea Uruguay" para vender los otros títulos donados ya que tenía poco espacio en su casa. Tiene 129 seguidores y otra motivación para hacerla fue crear una comunidad con miras a intercambiar y fomentar esta pasión suya que volvió a ser moda entre los jóvenes: el vinilo.

Pop coreano: la excepción entre los adolescentes

El público joven solo visita las disquerías por algo puntual: "no vienen por otro artista que no sea lo que está de moda", asegura Diego Martínez, encargado de Todomúsica. El pop coreano es furor entre los adolescentes y este 12 de abril cientos hicieron una fila enorme en el Palacio de la Música ubicado en 18 de Julio y Germán Barbato para conseguir Persona, lo último de BTS.

"Había una lista de 180 reservas. No pasa con otros", asegura Álvaro, empleado de ese local. "La gran calidad de imagen y la estética atraen al público adolescente que no le alcanza con escuchar las canciones, quieren algo más. BTS sacó una caja con cinco DVDs de ellos filmándose en vacaciones y se agotó", cuenta Álvaro.

Un oasis en medio de este negocio que se tambalea

Willi Fierro anunció entre sus amigos que abriría una disquería a fines de 2017 y todos lo trataron de loco. Se la jugó por necesidad y gusto personal. "No me hago rico pero me da para vivir", asegura el dueño de W Récords (Colonia y Tristán Narvaja). Wili fue DJ, y trabajó en una distribuidora de discos por 15 años, hasta que cerró, y se encontró desempleado con 46 años y una familia. Se quedó con algunos clientes e hizo feria en Tristán Narvaja aprovechando el auge del vinilo, pero tenía stock de CDs y pensó, algo tengo que hacer entre semana. Y se tiró al agua: el 4 de diciembre de 2017 inauguró W Récords.

"Al estar de moda el vinilo vi una posibilidad de que me fuera bien, si hubiese sido solo con el CD no me animaba", dice Willi. Entran alrededor de 15 personas por día y la mayoría compra. "Vendo parejo, mitad vinilo y mitad CDs. Trato de que haya de todo y traigo material que no se consigue. Tengo buena movida con DJs. Ellos buscan un formato de vinilo que se llama El Maxi".

Dice que los coleccionistas "dan vida a las disquerías". Van una vez por semana y siempre compran. "Buscan buena atención y les gusta intercambiar información y discos entre ellos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)