Hizo escala en Uruguay

Camina por el mundo para concientizar sobre el sida

Brasileño realiza una travesía en la que habla de los problemas de la enfermedad

Travesía: Marcelo dice que visitará 70 países en 10 años. Foto: M. Monti
Travesía: Marcelo dice que visitará 70 países en 10 años. Foto: M. Monti

El brasileño Marcelo Monti Bica inició el pasado 28 de agosto una “caminata por el mundo”, con la que pretende advertir de los problemas que genera el sida y cómo prevenir, tras la muerte de su hermana por esta enfermedad. Contó a El País que por diez años recorrerá el mundo, caminando 90.000 kilómetros en 70 países.

Este hombre estudió Antropología en Francia, vivió en varios países y pertenece a la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos.

Tras la muerte a causa del sida de su hermana Aline, a los 28 años, el propósito de este hombre es fomentar la prevención del VIH y llevar una palabra de apoyo para personas que son portadoras.

Marcelo salió de Porto Alegre y el pasado miércoles 17 de octubre ingresó a Uruguay por Aceguá, en donde cumplió su día 51, completando 599 kilómetros de recorrido. Luego, a paso lento, portando un carro con su equipaje, partió hacia Montevideo por la ruta 7. El sábado 10 de noviembre llegó a Montevideo y luego arribó a Nueva Helvecia, estando pronto para cruzar a Argentina.

“Mi hermana Aline se negó a aceptar un tratamiento contra el VIH por vergüenza. En cierto modo, lo que la mató no era la enfermedad, sino el temor de ser juzgada”, indicó.

Marcelo tuvo la oportunidad de asistir a las facultades de Filosofía y Teología y de actuar en proyectos sociales. Después de la muerte de su hermana, en 2008, estuvo cuatro años trabajando al servicio de personas VIH-positivas en Río Grande do Sul.

En medio del periplo, donde ha cruzado distintas ciudades y pueblos brasileños y uruguayos, el cura brasileño cuenta que los pobladores se acercan a verlo con la cinta roja distintiva del VIH. “En esta travesía los habitantes que más se impactaron fueron los del pueblo Fraile Muerto, ubicado en el departamento de Cerro Largo”, dijo. “Fueron fantásticos, caminaron conmigo siete kilómetros y me llevaron hasta Cerro de las Cuentas, otra localidad cercana, y desde ahí caminamos 15 kilómetros más”, relató.

Una noche, jóvenes, niños y mujeres realizaron un fogón, en donde hubo charlas y canciones. “Fue hermoso y una experiencia que me marcó”, aseguró el viajero.

Para llevar adelante este proyecto, Marcelo se hospeda en casas de familia, centros culturales o religiosos que solidariamente lo reciben. La forma en que se mantiene es a través de una red que formó con 31 amigos: cada uno lo ayuda con 20 reales (cinco dólares) que se reparte para cada día del mes.

“Quisiera estar en Uruguay, pero no debo desperdiciar días de ruta, en cualquier país que esté es una forma de homenajear a mi hermana, de estar en comunión”, dijo a El País. “Ella falleció y no se trató. Yo quiero hablar de esto en el mundo ahora”, aseguró.

Día de conciencia.

El próximo 1º de diciembre, cuando se recuerde el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, Marcelo estará en Argentina.

Un día antes, desde las 17:00 horas, el Grupo de Estudio Uruguayo de VIH, con el apoyo de la Asociación de Ayuda al Seropositivo, realizará una jornada de concientización gratuita en el auditorio de ANDA (Colonia 1971) con el objetivo de promover la realización del test para la detección precoz de la enfermedad. Médicos de disciplinas vinculadas, como epidemiólogos e infectólogos, y artistas, participarán de la instancia.

Aclaración: una versión anterior de esta nota tenía como título "Camina por el mundo diciendo que es posible curarse de sida" cuando en realidad el brasileño camina para concientizar sobre la enfermedad. A los lectores y a los involucrados las disculpas del caso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)