Verano 2019

Alejandro Roemmers: “El turismo eleva el nivel cultural de todos nosotros”

Empresario y asesor tecnológico de la organización mundial de turismo.

Alejandro Roemmers. Foto: Ricardo Figueredo
Alejandro Roemmers. Foto: Ricardo Figueredo

Alejandro Roemmers es uno de los empresarios más importantes de Argentina. Es uno de los integrantes de la familia propietaria del imperio farmacéutico fundado a comienzos de los años veinte por su abuelo Alberto. Su empresa está presente en Uruguay desde 1961. Además, es un reconocido poeta que ha sido distinguido por sus obras en varios países de Europa y América. A comienzos de enero, cuando Punta del Este recibió la certificación concedida por la Organización Mundial de Turismo, Roemmers fue uno de los presentes en el acto. El secretario general, el georgiano Zurab Pololikashvili, lo presentó como el asesor tecnológico de la OMT. Roemmers impulsa, desde su lugar en la organización, la aplicación de las nuevas tecnologías en la industria del turismo. Punta del Este es su lugar en el mundo, donde se reencuentra con su familia encabezada por el patriarca don Alberto Roemmers. Además, recibe a sus invitados que llegan desde distintos puntos del globo terráqueo. Esta semana charló con El País en su casa de Manantiales, sobre su nuevo proyecto, Unidigital.

-El secretario general de la OMT lo presentó como el asesor tecnológico del organismo. ¿Cómo llegó a este lugar?

-Esto se da a partir de una inversión que hice para crear una empresa que se llama Unidigital. Es una propuesta que no solo busca desarrollar y promover las nuevas tecnologías, sino también instrumentar una especie de coaching, de entrenamiento para nuevas y pequeñas empresas que quieren de alguna manera innovar o digitalizarse para poder enfrentar los nuevos desafíos en el turismo.

-¿Qué tipo de emprendimientos?

-Se trata de pequeños emprendimientos ubicados en alguna provincia o en algún lugar del interior de América que quieren atraer más turismo no solo para su emprendimiento, también para su comunidad. La idea es que estos emprendimientos tengan un lugar para recurrir y encontrar compañía.

-¿Como llegó a esos emprendimientos?

-Esto comienza con la unión de Unidigital con un programa de la ONU para el desarrollo del turismo en América. Es un vínculo para asesorar. También se creará un fondo para financiar pequeñas y medianas empresas que tengan ideas innovadoras para el turismo. Que generen nuevos puestos de trabajo, que desarrollen su entorno y que sean amigables con el medio ambiente. Además, que esas ideas innovadoras puedan ser replicadas en otros lugares.

-¿Cómo fue tomada su propuesta en las Naciones Unidas y en la Organización Mundial del Turismo?

-Encontramos mucho apoyo, especialmente en el secretario general. El proceso se encuentra ahora en la creación del fondo del cual yo soy uno de sus primeros inversores. Esto permitirá poner en marcha esta propuesta. Estoy muy seguro de que, en poco tiempo, más y más inversores se sumarán para poder desarrollar el turismo en América Latina.

-¿La propuesta es para América o global?

-Es global. Se abrirán centros en otras regiones del mundo. Pero en un principio se le quiere dar desde la OMT preponderancia a América Latina, que es la que más ayuda necesita. Un estudio que se hizo para Argentina, que también es válido para todo el continente, demostró que el turismo es una de las más importantes industrias. En el caso del ingreso de divisas, para la Argentina es la segunda en importancia.

Alejandro Roemmers. Foto: Ricardo Figueredo
Alejandro Roemmers. Foto: Ricardo Figueredo

-¿Tan fuerte es el impacto?

-La industria del turismo es la que tiene el mayor potencial de crecimiento. Se calcula que podría duplicarse en apenas diez años. No conozco otra actividad que tenga semejante potencial. No depende solo de cómo le vaya a cada país de la región. El turismo en América Latina tiene clientes de afuera. En el caso de la Argentina su moneda está débil. Para el turismo es un incentivo. El turismo actúa como un contrabalance contra la inestabilidad o debilidad local.

-¿El turismo tiene otros impactos? ¿No solo el económico?

-El turismo eleva el nivel cultural de todos nosotros. Cuando crece, cada uno de nosotros se prepara para recibirlo e incentiva al conocimiento de otros idiomas. Creo que el desarrollo del turismo debería ser una gran prioridad para América Latina.

-Las nuevas tecnologías generan miedo en los tradicionales actores del ámbito turístico. Hasta hay enemigos públicos para éstos, caso de Airbnb y Booking, entre otros. ¿Cómo se resuelve esto?

-Los cambios ofrecen oportunidades. Quien se quede inmovilizado y se aísla seguro enfrenta más riesgos. Un inmobiliario que se queda esperando la llegada de un cliente seguro enfrenta este tipo de riesgos. Ahora hay otras formas de negociar con los propietarios.

-¿Qué ventajas ofrece Unidigital que hasta el momento no había?

-En Unidigital ofrecemos algo que se llama realidad aumentada. Esta tecnología permite a un turista chino entender la información turística en su idioma con el simple hecho de apuntar con su celular en determinada dirección. Lo mismo con un ruso o un francés. Esto permite hacer turismo sin tener a un traductor al lado.

-¿Concretaron esta iniciativa en alguna ciudad?

-En este momento hay un proyecto para transformar a Buenos Aires en la primera ciudad aumentada del mundo. Punta del Este podría tomar una iniciativa en el mismo sentido y tener un montón de carteles donde un turista los apunte con su celular y pueda leerlos en su idioma.

-¿Cómo se implementa?

-Unidigital tiene un equipo que está preparado para instrumentar esta propuesta en cualquier ciudad del mundo.

-En el caso de Bilbao, las autoridades, mediante este tipo de tecnologías, se dieron cuenta que los turistas que llegaban no iban, como ellos creían, primero al museo Guggenheim. Recién lo visitaban al segundo o tercer día. ¿Esta tecnología es de ida y vuelta en cuanto a la información? ¿Le da información a los turistas y a la vez permite que las autoridades se enteran del comportamiento de sus visitantes?

-En Buenos Aires ya se emplea esta tecnología. El celular tiene este dispositivo del GPS y las autoridades de una ciudad podrían, a través de la información de la app, conocer el movimiento de los turistas que llegan, cómo circulan, los lugares que visitan, entre otros valiosos datos. En base a esto, se puede planificar sus iniciativas o publicidades. Hicimos un experimento con una escultura de Juan Manuel Fangio en Puerto Madero junto a uno de sus autos. Con su celular cada turista podrá ver ahí una carrera del maestro.

-¿Estamos ante un nuevo turista?

-El turista no es el mismo de antes. Ahora, antes de salir de viaje tiene todo planificado. Sabe hasta las opiniones de otros visitantes que le precedieron en el lugar. Antes solo teníamos la publicidad de un determinado hotel. Ahora basta que un cliente disconforme con los servicios ponga un comentario malo, para que eso influya en la decisión de otro, más allá de la publicidad que los dueños de ese establecimiento puedan hacer.

-¿Qué ocurre con las autoridades locales?

-En muchos casos se emplea este tipo de información para dirigir de la mejor manera a esos enormes flujos de personas que visitan una zona.

-¿Cómo observa a la resistencia que se da en muchas grandes ciudades por la llegada masiva de turistas?

-En general no se nota. Pero en algunas épocas sí se notó. Ese es el caso de París donde el turista no era bien recibido. Esto cambió por suerte. El caso de los taxistas fue muy evidente. El propio taxista te interrogaba para ver si aceptaba o no llevarte. Ahora gracias al Uber una persona puede trasladarse a lugares deshabitados o en horas de noche sin que antes lo sometan a un cuestionario. Hay que tomar una actitud positiva respecto de las nuevas tecnologías.

-En Punta del Este los taxistas armaron su propia aplicación. Al igual que los inmobiliarios. Todo para enfrentar a Uber y a Airbnb. Parece como una lucha entre David y Goliath.

-A mi no me gusta ver esto como enfrentamiento. Sí para sumar. Cuantas más alternativas hay, más opciones de elección tiene el consumidor. El producto es una ventaja que, a la larga, se impone. Todo puede complementarse. Una cosa no va a matar a la otra. Me gustan los países con libertad de elección, donde cada uno elige lo que más le sirve.

-Uno esperaría que en países liberales, el usuario tendría que ser el beneficiado.

-Observo que el movimiento en todo el mundo va en busca de evitar a la intermediación. El usuario tiene poderosas herramientas para acceder de forma directa a esa información y evitar intermediación que van a sumar costos o que no aportan nada distinto. Hoy el cliente con su celular puede hasta recorrer la propiedad que tiene en mente comprar. No necesita que alguien le cuente. Este proceso de ir directamente a las personas tiene muchas oportunidades. Millones y millones de consumidores pueden ver mi mensaje.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados