NUTRICIÓN

Ni adelgaza ni desintoxica: el mito de beber un vaso de agua con limón al día

Beber un vaso de agua con el jugo del cítrico no brinda más ventajas al organismo que la hidratación

limón
¿De dónde sale la creencia de que el vaso con agua con limón ayuda a adelgazar?

Entre todos los mitos sobre supuestas bondades de alimentos o preparaciones, el del vaso con agua con limón en ayunas es uno de los más arraigados. Sus defensores dicen que ayuda con la digestión, que desintoxica el hígado, que borra las manchas de la edad, que acelera el metabolismo, que alivia la acidez y que tiene efectos antiinflamatorios. Una búsqueda rápida en Google arroja los titulares: “La verdad sobre este remedio milagroso”, “los increíbles beneficios de beber agua con limón” o “los superpoderes del agua con limón”. Visto así parece ser una bebida prodigiosa. ¿Pero qué hay de cierto en eso?

“El agua con limón son los padres”. Así de tajante fue el nutricionista y magíster en nutrición deportiva Miguel Kazarez. No hay evidencia científica que haya demostrado que el agua con limón tenga beneficios para la salud más que la hidratación. “No es una sustancia ni una mezcla mágica de nada. No te va a generar ningún otro beneficio más que hidratarte; no te va a borrar manchas ni desintoxica”, explicó.

Lo que sí es cierto es que el limón aporta al organismo vitamina C, potasio y ácidos orgánicos, entre otros nutrientes. Sin embargo, no lo hace en mayor medida que otro tipo de frutas o vegetales. Beber agua con limón ni siquiera cuenta como una protección extra contra los resfríos. “Es un buen placebo al que la gente le da beneficios que no tiene. Pero si les hace feliz, que lo tomen. Estar hidratado es importante”, apuntó a El País.

Respecto a la vitamina C, un limón escurrido contiene alrededor de 35 miligramos y esta cantidad es muy inferior a la dosis diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud para los hombres (90 miligramos) y para las mujeres (75 miligramos). Este cítrico ni siquiera es uno de los alimentos que más vitamina C proporciona al organismo.

El vaso de agua con limón tampoco depura el organismo. “En todo caso, estamos las 24 horas desintoxicándonos porque nuestros riñones e hígado están trabajando para eso”, recordó Kazarez no solo en referencia a esta bebida sino a las dietas que se promueven como “detox”. Sobre este punto se han publicado advertencias en revistas como Journal of Human Nutrition and Dietetics o la British Medical Bulletin. Más que beber limón con esta intención, el nutricionista explicó que es mejor evitar el consumo de alcohol, tabaco y de alimentos ultraprocesados para favorecer la desintoxicación natural.

¿Y de dónde sale la creencia de que el agua con limón ayuda a adelgazar? Un estudio publicado por Journal of Clinical Biochemistry and Nutrition en 2008 revelaba que los polifenoles –grupo de sustancias químicas– extraídos del limón suprimían la obesidad inducida por la dieta. Pero esto se aplicaba a ratones. Desde entonces, no se sumó evidencia científica que demuestre que el jugo de limón o el agua con limón tenga un efecto parecido sobre la grasa corporal de los seres humanos.

Se sabe que el limón contiene, además, pectina, una fibra que contribuye a sentirse satisfecho y, en consecuencia, menos hambriento. No obstante, esto no sirve para adelgazar. Kazarez fue rotundo: “Es mucho marketing, como la mayoría de productos y promesas que suele haber en el mercado”. Bajar de peso depende, grosso modo, del balance energético entre las calorías que se consumen y las que se gastan al día. Por lo tanto, la mejor opción es ajustar las calorías, realizar ejercicio físico y dormir bien.

Otra versión del mito es que el agua con limón ayuda a alcalinizar el cuerpo. El objetivo de la llamada dieta alcalina es devolverle al organismo el pH neutro para prevenir enfermedades. Hace unos años, el Instituto de Investigación del Cáncer de Estados Unidos emitió un comunicado para afirmar que la dieta alcalina y el agua alcalina (al mezclarla con limón, por ejemplo) para la prevención o el tratamiento del cáncer no está justificada.
Con todo, “no es ninguna panacea el agua con limón”, concluyó el nutricionista.

"Los ocho vasos de agua al día es un mito"

Beber agua con limón ayuda a la hidratación del organismo. Si bien el agua es la mejor opción por tratarse de un líquido neutra, el nutricionista Miguel Kazarez explicó que esta mezcla como cualquier otro líquido –té, café, leche, yogur, jugos– cumple el cometido. ”Si comemos suficientes frutas y verduras, entre el 70% y el 90% de su peso es agua. Incluso al comer nos estamos hidratando un poco”, explicó. ¿Y cuánto hay que beber por día? El nutricionista calificó a la premisa de los ocho vasos diarios como “un mito”. La clave es la siguiente: si se tiene sed, se debe tomar agua. “La sensación de sed es un excelente indicador. Tiene muy mala fama y todos la acusan de que es tardía pero eso no es real. La sensación de sed en situaciones no estresantes y normales es un excelente indicador”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error