Publicidad

EXPOSICIÓN

Santidio Pereira, el joven talento brasileño que trae sus obras por primera vez a Uruguay

El artista que empezó su actividad artística a los ocho años, y a los 19 realizó su primera exposición individual, llega a la galería Xippas de Punta del Este con "Da Mata ao Morro".

Compartir esta noticia
Retrato Santídio Pereira.jpeg
El artista brasileño Santídio Pereira.
Foto: Sofia Colucci

Hasta el 30 de abril, la galería Xippas de Punta del Este recibe Da mata ao morro (Del Bosque a la Sierra), exposición individual del joven artista brasileño Santidio Pereira, quién viene por primera vez a Uruguay.

Nacido en Curral Comprido, un pequeño pueblo situado en el nordeste de Brasil, Pereira emigró a São Paulo a temprana edad y el impacto de salir de la zona rural para un gran centro urbano lo marcó. A los ocho años, a través de los talleres de la ONG Instituto Acaia, comenzó a plasmar sus memorias en su práctica artística.

“Fue una forma de expresarme para que el mundo no fuera tan pesado. En las clases de dibujo empecé a materializar las memorias que tenía de una infancia feliz con plantas, animales, ríos y lagos. Era la manera de tener estos elementos cerca mío nuevamente”, le dijo el artista a El País.

Son precisamente las imágenes de los recuerdos conservados de su infancia las que hoy constituyen la dirección de su obra. La xilografía sirvió a sus primeros intereses y desarrolló sus propios procedimientos de trabajo, a lo que él denomina “incisión, corte y encaje”, una composición a través de la combinación de varias matrices cortadas como piezas de un rompecabezas.

A los 19, realizó su primera muestra individual. A los 26 expuso en el Museo de Arte Moderno de San Pablo, en la Fondation Cartier pour l’Art Contemporain de París, en la Power Station of Art de Shanghai y en la Fundação Iberê Camargo de Porto Alegre. Además, se ha incorporado a importantes colecciones, entre ellas: la Colección Cisneros (Estados Unidos) la Colección de Arte del Sesc (San Pablo) y la colección del Museu de Arte do Rio.

Hizo residencias en lugares con distintos biomas en el país norteño y estas inmersiones fueron y son la base de su producción artística. “Necesito estar en contacto con lo que dibujo y pinto. Si hago una bromelia, necesito verla en la naturaleza, sentir su olor, ver las relaciones que establece con el espacio y a través de ese contacto verdadero con lo que deseo registrar, es que nacen las ideas y el trabajo”, explica.

En una de estas inmersiones, en Santo Antonio do Pinhal (municipio del estado de San Pablo), donde buscaba bromelias, encontró también sierras. “Cuando llegué allá terminé haciendo muchas sierras. Después de un tiempo percibí que ese era mi deseo, mi horizonte. Las bromelias trajeron la sierra”.

De ahí el nombre que bautiza la exposición que marca su llegada a Uruguay. En el transcurso del año la galería también presentará la exposición individual del artista en su sede parisina.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad