ENTREVISTA

Viviana Ruggiero: "Me ofrecieron conducir Telenoche pero elegí trabajar otro perfil"

La comunicadora revela que rechazó la oferta para asumir la conducción del noticiero central de Canal 4 tras la salida de Valeria Alonso. "Quiero crecer como periodista de investigación", explica.

Viviana Ruggiero. Foto: Mathías Álvez
Es coautora del libro “Sendic: La carrera del hijo pródigo”, conduce “Así nos Va” en Carve e integra “Todas las Voces” y “Telenoche" en Canal 4. Foto: Mathías Álvez.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El impacto de la pandemia en la televisión potenció a Viviana Ruggiero. Es que Todas las Voces (Canal 4), el programa que integra desde 2018, tuvo que adaptar su formato y la nueva versión del ciclo le permitió probarse en la pantalla como entrevistadora y moderadora de debates.

El nuevo rol la ayudó a ganar terreno como comunicadora televisiva al punto que en los últimos días recibió la irresistible propuesta de ponerse al frente de la conducción de la edición central de Telenoche, el noticiero y buque insignia del canal. Para sorpresa de muchos, la periodista rechazó la oferta para seguir afianzándose como periodista de investigación.

En entrevista con Sábado Show, Ruggiero da a conocer los motivos que la llevaron a tomar la drástica decisión y se anima a reflexionar sobre el rol de las mujeres en los noticieros. “En las gerencias, jefaturas y personas que salen al aire hay menos mujeres que hombres”, lamenta. En ese sentido, revela algunos embates que sufrió a lo largo de su carrera en los medios. “Me hicieron operaciones que me enteré de dónde venían”, sostiene. Una periodista que quiere mantener su esencia y le hace frente a la polémica. 

-¿Cómo te sentís en el nuevo formato de Todas las Voces que te ha permitido mostrarte en otras facetas como moderadora o entrevistadora?

-El cambio de formato obligado por la pandemia me favoreció mucho porque me permitió mostrarme en otro rol. Me siento muy cómoda y tuve buen feedback, así que lo valoro como muy positivo. Estar a la par de Daniel (Castro) implica un crecimiento y él ha sido muy generoso.

-¿Cómo te llevás con ese papel de coconductora que desempeñás por momentos en el programa?

-He aprendido mucho en ese sentido porque hay situaciones en las que hay más elementos de conducción televisiva que de periodismo. Igualmente lo importante es estar atento a saber preguntar, saber repreguntar, estar informado y saber sacar un título. Yo me defino como periodista y no como otra cosa. Eso es lo que sé hacer y lo que quiero hacer.

-¿Cómo evaluás la evolución que has tenido al aire desde tu debut?


-Es abismal. Hay gente con mucha trayectoria en Telenoche de la que aprendido un montón. Tengo mucho para aprender todavía, pero me siento cómoda y segura al aire. Al principio todo era un mundo nuevo. Lo que más me costaba era decir todo lo que quería decir en poco tiempo. Eso requiere de mucho entrenamiento.

Viviana Ruggiero. Foto: Mathías Álvez
"En la televisión falta para que haya igualdad de género", asegura Ruggiero. Foto: Mathías Álvez

-La desvinculación de Valeria Alonso de la conducción de Telenoche generó mucho revuelo, ¿te sorprendió?

-No. Aprendí que en la tele hoy estás y mañana no. No importa el lugar que ocupes. Por eso hay que saber relativizar el éxito y el fracaso. Su salida me dio mucha pena porque era tremenda compañera. Yo disfrutaba mucho de las salidas al aire con ella. Es una gran persona y una muy buena profesional. Pero fue una decisión de la empresa...

-¿Te ofrecieron ocupar su lugar?

-Me llegó la propuesta. Agradecí mucho porque es un lugar de relevancia en la televisión, y uno al que poca gente llega. Lo tomo como un reconocimiento del canal. No acepté porque quiero trabajar y crecer en mi perfil de periodista y no como conductora. Entendía que la conducción del noticiero desdibujaba el camino por el que quiero seguir.

-¿Con quien consultaste la decisión?


-Con amigos periodistas y con el gerente del informativo, Gonzalo Terra.

-¿Él fue también quien te lo propuso?

-Sí, pero lo conozco desde hace muchos años y le tengo mucho respeto profesional. Así que más allá de que la propuesta llegó por él, le planteé estos argumentos y lo pudimos conversar.

-La salida de Valeria Alonso de Telenoche abrió un debate sobre si las mujeres son el hilo más fino a la hora de hacer cambios en los noticieros, ¿cuál es tu visión al respecto?


-En la televisión como en otros ámbitos a las mujeres nos cuesta más llegar, y una vez que llegamos tenemos que demostrar por qué llegamos. Si miramos las gerencias, las jefaturas y los periodistas que salen al aire, hay menos mujeres que hombres. La diferencia entre los que salen al aire se nota más al comparar la cantidad de hombres y mujeres hablando sobre política, economía y los grandes temas que hacen al país. En estos años se ha avanzado pero en la televisión falta para que haya igualdad. Las mujeres que hoy estamos en los medios tenemos que dar esa pelea.

-¿Hay un freno para que no se pueda avanzar más?

-Creo que hay una historia de desigualdad detrás y ámbitos en los que a las mujeres les cuesta más. Aparecen cáscaras de banana, que siempre van en el mismo sentido. Me remito por ejemplo a algún episodio que ocurrió con la vicepresidenta (Beatriz Argimón) en campaña electoral. Cuando ella se puso firme con el caso Moreira, le sacaron unos audios con su historial sobre quién había “estado” o dejado de “estar”. Esas cosas pasan, son predecibles. Igualmente después caen por su propio peso y lo que importa es esforzarse y no salirse del rumbo.

-¿Te han tirado cáscaras de banana similares?

-Sí, me ha pasado. Me hicieron operaciones similares, pero una termina sabiendo de dónde vienen y habla más de la persona que las hace que de uno mismo.

-¿Te acusaron de haber llegado a algún lugar de importancia por “estar” con alguien?


-Sí. Las cáscaras de banana hacia las mujeres siempre tienen el mismo tenor. Y a los hombres eso no les pasa.

-Sos amiga y compañera de Patricia Madrid en Así nos Va (Carve), ¿cómo viviste su episodio en torno al conflicto con Alberto Sonsol en Polémica en el bar, su protesta al aire al no intervenir en el programa siguiente y la posterior sanción por parte de Canal 10?

-Yo la apoyé toda la semana a nivel personal y cuando se supo lo de la sanción quise hacerlo también públicamente en Twitter. Ella jugó una carta fuerte. Pocas veces el silencio hizo tanto ruido. Tenía los motivos para hacerlo y tiene la fuerza y la personalidad como para bancarlo. Con el diario del lunes, Patricia salió ganando de ese episodio. Fue una buena jugada. Ella logró su objetivo que era dejar en evidencia una situación. Si lo hizo al aire fue porque no había logrado hacerlo de otra forma. Además, recibió mucho apoyo de gente de distintos sectores. No tengo nada más para decir porque involucra a otra empresa. Lo que quise dejar claro es el respaldo hacia ella.

-Entre los apoyos que recibió, hubo una mayoría que hizo una lectura de género sobre esta situación, ¿la compartís?

-Se mezclaron varias cosas. Lo cierto es que hubo dos protagonistas. Una es mujer y el otro hombre. Una fue sancionada y el otro no. Que cada uno haga su lectura...

-Te dirían que Patricia no fue sancionada por la discusión con Sonsol sino por su actitud de no participar durante el programa siguiente...


-Sí, ¿pero por qué no habló? Los que la sancionaron lo tienen claro. Es obvio que la sancionaron por su actitud en el programa siguiente, pero esa actitud tiene una historia con hechos previos en la que hay dos protagonistas. Hay muchos componentes en ese episodio.

-¿Te gusta el rol que desempeña Sonsol en Polémica en el Bar?

-No. Entiendo que es un personaje, pero está algunos tonos por encima, en ciertos momentos roza con cuestiones poco respetuosas y si bien se hace en un programa de entretenimientos hay momentos en los que desinforma.

Viviana Ruggiero. Foto: Mathías Álvez
Viviana Ruggiero. Foto: Mathías Álvez Producción: Juanpi Rivero Outfit: Mandinga Make up: Lucía Galán Locación: Samic

-¿Qué opinás sobre la polémica en torno al programa La letra chica (TV Ciudad), por el cual hubo un pedido de informes a la Intendencia?

-Es bueno que haya más periodismo en donde sea y en el formato que sea. En el equipo hay muy buenos periodistas y el programa está muy bien hecho. También me parece sano que haya un pedido de informes para saber cuánto se está gastando porque es un programa hecho con dinero de todos los montevideanos. La oposición está para oficiar de contralor y cumple con su rol.

-¿Has tenido una transformación física durante el último año?


-Sí, bajé mucho peso. Durante la realización del libro de Sendic solo trabajaba y no tenía vida, así que mi única satisfacción era comer y me metí 10 kilos arriba. En el último año empecé a comer sano, hacer ejercicio y realizar un tratamiento en la clínica Murillo. Además, en los últimos meses tuve muchos quilombos, entonces todo fue un combo explosivo y bajé unos cuantos kilos. Está más asociado a problemas personales que a un cambio estético. Me escribe mucha gente para saber qué hice y les contesto que les recomiendo todo lo que hice menos la parte de los quilombos (risas).

-¿Actualmente estás en pareja?

-No me gusta hablar de mi vida privada. Vengo de momentos difíciles. Estuve atravesando una separación, sufrí algunas pérdidas tristes y pasé varias mudanzas. Como toda crisis es buen momento para crecer. En eso estoy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados