ENTREVISTA

Valeria Lynch: "Me conocieron en Europa gracias a Maradona" 

La cantante argentina habló de todo: su presente amoroso, los nuevos desafíos profesionales, la desintoxicación que trajo cuarentena, cómo la música la salvó del encierro y hasta de Diego Maradona

Valeria Lynch se presenta junto a Mariano Martínez el 14 de enero en el Teatro Uamá de Carmelo
Valeria Lynch se presenta junto a Mariano Martínez el 14 de enero en el Teatro Uamá de Carmelo. (Foto: Niko Azaretto). 

Dueña de una voz inconfundible e intérprete de hits que marcaron época (La extraña dama, Me das cada día más, Ámame en cámara lenta, Muñeca Rota y una lista interminable), Valeria Lynch atraviesa uno de los momentos más exitosos de su carrera y esa plenitud está conectada a su presente sentimental. Se reencontró con el amor hace un par de años y gracias al vínculo con Mariano Martínez, líder de Attaque 77, también encontró la chance de indagar en otros géneros y aggiornar sus canciones. “Necesitaba una refrescada o una cabeza como la de Mariano con una creatividad y sensibilidad muy especial”, confesó la artista argentina.

El presente de Valeria Lynch se sintetiza en la frase “Mi chance es hoy” y por eso quiso grabarla en su brazo derecho para siempre. Se trata de un verso de Chance, su canción favorita de Attaque 77, la banda liderada de su actual pareja, Mariano Martínez. A su vez, el músico y productor argentino registró en su piel “es el momento” el mismo día que su novia. Este fue el segundo tatuaje de Lynch y el primero que comparte con una pareja.

La decisión no fue al azar: Mariano sacudió su vida a todo nivel. Además de ser su compañero de ruta, también es su productor musical, y su partenaire en el escenario con el show Íntimo. Esta nueva oportunidad en el amor también la encontró, sin querer, embarcada en nuevos desafíos profesionales, fijándose otros retos, ahondando en géneros distintos y refrescando sus melodías.

“Abrí mi cabeza y me sentí querida y protegida desde lo musical, porque Mariano aportó muchísimo a mi arte, le dio un nuevo color a mis canciones, manteniendo la esencia de las baladas, que es por lo que me conoce la gente y lo que me encanta hacer, pero hay una forma de actualizarlas que, sin dudas, se la dio él. Me gusta tener nuevos proyectos y desafíos y se lo debo a él”, confiesa Valeria Lynch en diálogo telefónico con Sábado Show desde su casa en Punta del Este, donde se instaló a fines de 2020 con la meta de retomar los espectáculos presenciales después de meses de encierro en Buenos Aires y streaming.

“No nos mudamos por la pandemia, tenemos casa y yo vengo seguido porque me encanta Uruguay y su gente”. Si bien la idea, por ahora, no es quedarse definitivo por aquí, sino “ir y venir” de Argentina, “veremos cuando seamos viejitos. Estar frente al mar es más lindo”.

Una de las voces más emblemáticas de la música rioplantese habla en esta entrevista sobre el reencuentro con el amor, la reconversión de su carrera y sus planes a futuro. Cuenta que bajó nueve kilos en cuarentena porque empezó a comer más sano, que la música le salvó la cabeza durante el confinamiento, y devela que gracias a Diego Maradona triunfó en Europa.

Valeria Lynch y su pareja Mariano Martínez juntos en el escenario
Valeria Lynch y su pareja Mariano Martínez se reúnen en el escenario para cantar las baladas clásicas de ella y los hits de Attaque 77. (Foto: Nico Azaretto). 

Mágicos reencuentros

Una vez que Lynch y Martínez cruzaron el charco, el dúo pudo presentar Íntimo en una sala y retomar el anhelado contacto con su público. Si bien habían hecho shows por streaming durante la cuarentena, la interacción lo cambia todo. “No hay nada comparado al vivo y tener el feedback del público. Fue muy emotivo reencontrarnos y recibir el aplauso. El streaming está bueno pero te falta la calidez de la gente. Por suerte acá pudimos hacer shows presenciales con el aforo reducido y el distanciamiento social, porque así como la gente necesita ver a su ídolo en vivo, nosotros necesitamos del público para funcionar y sentirnos vivos”.

Íntimo propone un mix interesante para los espectadores: las baladas de Lynch “que todo el mundo quiere y conoce”, los hits rockeros de Attaque 77, así como momentos de humor, donde la pareja cuenta divertidas anécdotas.

A fines de enero se presentarán en Carlos Paz, pero antes tienen una fecha confirmada en Colonia. La cita es el jueves 14 de enero en el Teatro Uamá, y las entradas ya están a la venta en la boletería de la sala.

La salvación

El que pasó fue un año duro y en Argentina la cuarentena obligatoria lo hizo más intenso. De un día para el otro, la gente no tuvo otra alternativa que encerrarse en sus casas y los artistas perdieron su fuente de ingreso con la suspensión de los espectáculos y el cierre de las salas. Lynch, que estuvo confinada durante siete meses junto a su pareja y su hija, elige pensar que esto no fue solo “un mal trago. Tuvimos que parar, mirarnos un poquito al espejo, mirar para adentro, ver qué queremos, por qué corremos siempre, sobre todo los artistas que estamos con un pie en los aviones para hacer giras. De pronto empezamos a revalorizar las cosas más importantes y cotidianas, esas que están y por ahí pasan de largo y no las ves. Tuvimos la suerte de extrañar las cosas simples: despertarse a la mañana, escuchar los pájaros y los sonidos de la naturaleza que estuvieron tan presentes porque no había aviones”, reflexiona.

¿Lo viviste como una forma de descontaminarte también?

Sí, totalmente. Hicimos una huerta y empezamos a cuidar nuestra alimentación. Mariano es vegetariano y el hecho de estar al lado de él acompañándolo me hizo tomar consciencia de una buena alimentación, comer más frutas y verduras, alimentos orgánicos. Bajé nueve kilos en la cuarentena y Mariano también adelgazó. Empezamos a cuidarnos, a pensar en fortalecernos y en esa desintoxicación estamos. También sirvió para sacar malas energías, gente que lo único que quiere es hacer maldad. Tenés tiempo para pensar, ver con quién compartís, para qué estás al lado de ciertas personas que, a lo mejor, son tóxicas, y eso te obliga a seguir un camino que no es el tuyo.

¿La música funcionó como válvula de escape durante el confinamiento? ¿Componían juntos?

La música hizo mucho por nosotros. Instalamos un estudio en mi casa y fue bárbaro porque eso nos permitió seguir grabando. Trabajamos mucho pero cada uno componía por su lado. Lo que hicimos juntos fueron colaboraciones con músicos amigos, subir a las redes distintos estilos, grabar, yo con mis músicos, Mariano con Attaque 77. Creo que la música nos salvó y nos dio una forma de seguir conectados con el público y los compañeros. La primera vez que hice un streaming con mis músicos parecía irreal. La última vez que habíamos hecho un show en vivo multitudinario había sido a principios de marzo y de repente la nada misma. El reencuentro fue muy emotivo. La cultura ayuda muchísimo a sanar el alma.

De Diez

El 2020 fue también un año de grandes pérdidas, entre ellas el fallecimiento de Diego Maradona el pasado 25 de noviembre. El 10 fue uno de los mejores futbolistas de la historia y estaba muy emparentado con Valeria Lynch. “Lamenté muchísimo la pérdida. Deportivamente nos dio mucho, no solo a los argentinos, sino al mundo”, expresó la artista.

La cantante y el astro del fútbol estaban muy unidos desde lo musical: la banda sonora de la escena del documental Héroes (Tony Maylam, 1987) que muestra el épico gol de Maradona con la mano a los ingleses es Me das cada día más, un himno de Lynch. “Desde entonces se me emparentó siempre con Diego,. Es una canción que se reinventa cada vez que hay un evento deportivo importante o que estaba Maradona en el medio”.

Cuenta, además, que tuvo la fortuna de compartir momentos con él en la concentración de la Copa del Mundo 1986 porque estaba de gira por México. Lynch recuerda a Maradona como “un tipazo, no tenía medias tintas”. Y relata una anécdota para ilustrar la generosidad del ídolo argentino.

“Conmigo se portó de diez. Me dio una mano grandísima. En 1990 fui a San Remo invitada por un cantante de allá, no a participar, sino a estar en el Festival, y él fue a verme. Estaba en su época de oro, jugaba en el Nápoles, y al otro día yo era tapa de todos los diarios por Maradona, sin que mucha gente supiera de mí. Me conocieron por él y empecé a trabajar en Italia y en Europa gracias a él. Siempre estuve cercana a él musicalmente hablando porque cantaba, era muy afinado y muy fanático mío”.

Nuevos amores

A Valeria Lynch le gusta decir que enamorarse de Mariano Martínez fue “inevitable”. Uno de los principales protagonistas de esta romántica historia es Álvaro Villagra, técnico de sonido de sus últimos dos trabajos discográficos (Extraña dama del rock en 2017 y RompeCabezas en 2019). Para el primer álbum, Lynch quería reversionar clásicos del rock argentino, y Arranca corazones, de Attaque 77, figuraba en esa lista de hits. Villagra, que tenía un vínculo muy estrecho con Mariano Martínez, decidió invitarlo a presenciar el primer ensayo. Y fue el puntapié para que naciera el amor.

“Álvaro le había dicho, ‘vení porque Valeria que quiere grabar Arranca corazones’, pero no le había propuesto que produjera el disco, hasta ese momento. De repente Mariano empezó a opinar y meter bocadillos muy oportunos para el ensayo, entonces le dijo, ‘vos vas a ser el productor’. Así empezó todo”, recuerda.

¿Por qué quisiste grabar Arranca Corazones?

Porque es un tema que me encantó siempre. Me parece que tiene que ver conmigo, es medio balada, no es rock pesado. Me gustaba la letra, la música, le propuse hacerlo, le encantó la idea y lo cantamos juntos.

¿Eran fan uno del otro?

Nos conocíamos pero no éramos fans. Yo me convertí en su fan. Conocí un musicazo. Un tipo que tiene unas ideas y proyectos muy de avanzada, muy pro, y me gusta eso.

Empezaron a hacer giras, la pasaban bien y se fue dando a partir de la música, ¿la conquista fue también desde el arte y el escenario?

Sin duda. Por lo menos de mi parte sí, porque la admiración es sumamente importante. Cuando en una pareja hay dos músicos, si vos tenés admiración por la otra persona, tiene esa magia que lo hace todo más importante y eso se refleja en la relación.

Te pesaba un poco la diferencia de edad (ella tiene 68 y él 50), ¿te costó superar el prejuicio?

Sí, pero él me hizo ver que no tiene nada que ver eso. Era un prejuicio nada más, lo zafé, por suerte. Creo que nuestra edad mental y del corazón es la misma, y eso es lo más importante.

Durante el primer tiempo decidieron no hacer pública la relación, ¿fue una manera de resguardar el vínculo?

Sí, porque a pesar de pertenecer a este mundillo artístico hace tantos años, soy bastante perfil bajo dentro de lo que pueda. Y Mariano también. A veces es inevitable que aparezcas en los medios por razones que no son las que quisieras o ajenas a vos. En algún momento iba a salir a la luz, era inevitable, pero fue tratar de resguardar esa parte que es tan difícil. A mí me cuesta bastante, muchas veces me veo en situaciones que no quisiera ni pensarlo y sin embargo ahí estoy. Ser tan popular a veces te lleva a tener que “sacrificar” la parte privada. Yo desearía a veces ser invisible. No me molesta la gente, al contrario, tengo una relación muy linda con el público, lo que no me gusta es el acoso de la prensa, de los medios sensacionalista que buscan la noticia fresca y especulan con eso. A veces digo, “tragame tierra, por qué me pasan estas cosas”. Por eso no quisimos hablarlo. No hace falta, me parece. Me gusta más que la gente me conozca por mis proyectos, lo que soy como artista. Prefiero estar en el anonimato y la oscuridad respecto a la vida privada.

¿Y cuáles son esos nuevos proyectos de cara al futuro?

Ahora es el día a día, no hay que proyectar a largo plazo porque no sabés qué va a pasar, pero en mi corazón tengo un montón de proyectos: hacer un nuevo disco, un espectáculo musical en un teatro, seguir haciendo el show Íntimo. Mariano quiere producir un disco de baladas modernas, aggiornadas, al mejor estilo italiano: ¡son tan pro los tanos! A mí me gusta mucho y es el género que más me identifica.

Encontraste un gran productor, además de un gran amor, ¿no?

Sin duda, lo admiro y lo aplaudo. Creo que es fantástico el encuentro. Nos potenciamos arriba del escenario. Tenemos mucho más que ver que lo que alguna gente piensa y lo demostramos en este show, que es algo único e irrepetible porque nació en cuarentena. Él toca todos los instrumentos, a veces hacemos una parte acústica, solo guitarra y voz. Y también es una manera de volver a un formato más íntimo: menos gente pero más cercano. Encontrarse en esta situación te da la posibilidad de llegar al corazón del público de una manera más íntima.

¿Estás viviendo una nueva oportunidad en el amor pero también para reinventarte desde la música y como artista?

Sí, y sin quererlo porque no es que me propuse cambiar. La realidad es que se fue dando, me encantó la propuesta, lo único que tuve que hacer fue sacarme prejuicios de encima y pensar en un crecimiento como artista, y en dejarse llevar. A la mayoría de los artistas que somos populares o conocidos, aunque no es mi caso, no nos gusta que nos digan qué tenemos que hacer, creemos que la sabemos todas y no es así. Uno siempre está aprendiendo. Es una forma de evolucionar, reinventarse y seguir proyectando cosas diferentes, porque al hacerlo estás creciendo y al crecer estás respetándote a vos y al público. Eso no quiere decir que reniegue de la balada, al contrario, a mí me encanta lo que hago pero a lo mejor sí necesitaba una refrescada o una cabeza como la de Mariano, con una creatividad y sensibilidad muy especial. Y la pasión tiene que ver con eso, con aportar cosas nuevas y con admirar a la persona que tenés al lado.





Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados