CARNAVAL 2019

Rapaduras de Ossobuco: La movida que pone a bailar al Carnaval de Melo

El trío eléctrico más convocante de Cerro Largo hizo una presentación en Punta del Este y, en entrevista, adelantó cómo se prepara para el Carnaval arachán. La banda presentará nuevos temas en el desfile, según adelantaron dos de los componentes del grupo, Roberto Martínez y Ernesto Ferreira.

Rapaduras
Rapaduras de Ossobuco (Foto: Lázaro Antúnez)

“Las Rapaduras de Ossobuco es un emprendimiento cultural, nosotros hacemos esto porque nos gusta”, dice Roberto Martínez, uno de los integrantes del grupo de trío eléctrico más convocante del Carnaval de Melo.

Martínez es el encargado de darle una estructura a esta movida creada por músicos de Melo, que hace bailar a más de 2000 personas por la Avenida Saravia con sus composiciones musicales que le rinden pleitesía al Dios Momo en tierras arachanas.

“Alguien tiene que organizar y dirigir, porque se hace muy difícil”, asegura Roberto a la hora de desmenuzar la composición de este grupo de músicos nacidos y criados en Melo, provenientes de distintos géneros musicales. Él, por ejemplo, viene del heavy metal. Usaba pelo largo, camperas de cuero negras y con pantalón a tono, que contrasta ahora con su cabellera corta y su look casual. Sin embargo, quien haya escuchado un show de Rapaduras, puede dar fe que, de la fusión de ritmos, aparece el heavy metal, así como influencias de rock, cumbia y la lista continúa.

“Llevo el carnaval en la sangre desde chico. Mi abuela nos daba 10 pesos para ocupar una silla sobre la calle y esperábamos el desfile. A nosotros el carnaval nos hace abandonar absolutamente todas las actividades, soltar todo los pesares del año y arrancarlo de nuevo. El carnaval para mí es un sentimiento, que te voy a decir. Es eso”, sintetiza Martínez, mientras aconseja hablar con Ernesto Ferreira, otro de los 12 integrantes de la banda.

Orígenes. Ernesto es guitarrista e integró el grupo de músicos que realizó la banda sonora de El baño del Papa. Luciano Supervielle fue quien lo convocó para grabar las guitarras, en una aventura donde el mayor escollo para él era que la música tuviera su correlación con lo que mostraban las imágenes de la película. Tras esa exitosa experiencia, Ernesto volvió a Melo donde divide su tiempo con una academia de música y Rapaduras. “O las Rapaduras”, como se pensó el nombre de la banda originalmente.

“Nosotros empezamos como un programa de televisión en 2010 que se llamó El postre del domingo (Bendita TV sacó algunas de esas locuras que hicimos) y con ese grupo surgió la idea de hacer Las Rapaduras”, recordó Ernesto, antes de tocar en Espacio Gorlero de Punta del Este.

El crecimiento empezó a la par de la repercusión que tenía el Carnaval de Melo. Así lo describe Martínez: “El primer año fue en 2011 y dijimos: ‘vamos a salir en Carnaval’. Conseguimos un camión, teníamos amplificación, éramos músicos y nos acompañaron unas 80 personas. Decoramos un carro, un momo y ese fue el primer año: no sonó nada y no se escuchó nada. El segundo año, se nos ocurrió vender camisetas para cubrir los gastos y ya al tercero sacamos 300 camisetas de Rapadura. De esas regalamos 200, pero ya todos los salían a la calle con nosotros. Al otro se disparó e hicimos 450 camisetas y después mil. Pretendemos seguir creciendo a medida que se pueda sostener toda la infraestructura que demanda”.

Martínez sostiene que la sustentabilidad de Rapaduras para las cinco noches de Carnaval no es sencilla. Por eso, cada remera vendida es como un bono colaboración de $500, necesarios para solventar los gastos.

“El Carnaval se presta para el exceso y el relajo y hay que cuidar todos los detalles. Nosotros hacemos hincapié en que salga a desfilar la familia, porque limpia el ambiente, restringe cualquier tipo de situación violenta y apunta al verdadero espíritu del carnaval que es la diversión sana”.

El carnaval de Melo aglutina a todos los barrios de la ciudad y a turistas que quedan impactados con lo que genera Rapaduras por la Avenida Saravia. “Nosotros logramos traer el baile a la calle, hicimos lo mismo que pasa en el Carnaval de Bahía: un trío eléctrico con un camión amplificado y el pueblo nos siguió”, sintetizó Martínez.

Para la edición que se aproxima, la banda trabajó en su nuevo repertorio desde noviembre. Hoy presentan las canciones y éstas empezarán a viralizarse por los WhatsApp de los fieles de Rapaduras. El 2 de marzo, fecha del desfile inaugural, en Melo, no habrá excusas para salir a cantar y bailar con ellos.

“Durante el año nos interesamos mucho en la tradición de nuestro pueblo y ahí tiramos ideas de los temas a tratar. El repertorio de canciones lo definimos poco tiempo antes del carnaval. Recién está quedando listo y hace unas semanas que empezamos a grabar”.

Soy tu fan. Fernando Tetes es un fan confeso de Rapaduras y este año se sumará una noche al trío eléctrico como sucedió en ediciones anteriores. Esta edición, además, se sumarán El Chole de La Abuela Coca y Felipe Castro.

“Conocí Rapaduras de casualidad, por Silvia, una oyente del programa de la retransmisora de Melo. Fui a hacer el programa y ella fue algo así como la ‘anfitriona’. Y ese día cuando terminó, luego de entrevistar a Rapaduras, quedó flotando la idea de salir con ellos. Yo vengo de otro carnaval, y me explotó la cabeza de conocer y participar de éste. En la tardecita estaba en el local de Rapaduras, ya me había puesto la remera y de noche estaba maquillándome para desfilar. Fue mágico y maravilloso”, recuerda Tetes de la primera vez conoció al grupo.

Tetes define al grupo como una barra de músicos increíbles, que componen sus canciones para carnaval. Su primera experiencia de desfiles fue en la chata de un camión y al año siguiente participó del estreno de su ‘trío eléctrico’ propio, en el ómnibus que cortaron al medio. “Desde esos días me enamoré de su carnaval, de su movida, de las 2000 personas que se ponen la remera y van cantando y bailando atrás de la banda. Cuando pasé frente al intendente, Sergio Botana, no entendía nada, porque a mí no me interesaba la publicidad de mi desfile en el carnaval de Melo. Yo desfilé y voy a desfilar este año con Rapaduras porque encontré un rincón donde el carnaval es creativo, familiar, sin competencia, y porque hay una esencia limítrofe que hay que irse del ombligo de Montevideo para entenderla y disfrutarla. Después, con Rapaduras, armamos un intercambio y fuimos con (la banda) Pa’entrar en Calor a tocar allá y ellos vinieron a la fiesta callejera de diciembre de 2017 frente al club Paysandú e hicieron bailar a todos. Rapaduras es un lujo, una forma de vivir el carnaval muy solidaria y creativa, ordenadamente hippie y bohemiamente prolija”, indicó Tetes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)