ENTREVISTA A SU AUTOR, GERMÁN MAGGIORI

La novela policial de culto "Entre hombres" será una miniserie de HBO

Una noche de orgía en la que participan un senador, un juez, un banquero, dos travestis y una prostituta termina mal, y queda registrado en un video. La historia se publicó sin mucha repercusión en 2001, se transformó en novela de culto, la rescató una editorial y hoy es una serie en rodaje.

Germán Maggiori
El autor de la novela es también guionista de la miniserie que producen HBO y Pol-ka.

Poco antes de que en Argentina se desatara la gran crisis económica de 2001, Germán Maggiori (48 años) publicó Entre hombres, una novela policial negra que transcurre en 1996 en la Zona Sur del área metropolitana de Buenos Aires.

La urgente recuperación de un video VHS en el que hay registrada una orgía con gente de peso que termina en tragedia, pone en acción a distintos personajes del submundo del delito en el que la corrupción, las drogas y la violencia extrema son moneda corriente.

Entre hombres se lanzó en 2001 pasando casi inadvertida. Pero poco a poco fue sumando interés hasta transformarse en una novela de culto. Eso llevó a que fuera reeditada en 2013 por la editorial Edhasa. Y la cosa no terminó ahí porque en 2020 tendrá otro renacimiento más, cuando se estrene la serie de HBO de cuatro capítulos que traslada la misma historia a la pantalla chica.

Maggiori es el guionista; Pablo Fendrik, el director, y la producción ejecutiva corresponde a Luis F. Peraza, Roberto Ríos y Paul Drago, por parte de HBO Latin America Originals, y a Adrián Suar y Diego Andrasnik, por el lado de Pol-Ka.

En el elenco principal está el uruguayo Nicolás Furtado, en el papel de un delincuente apodado “Mosca”, compañero de “El Zurdo”, a quien interpreta Diego Cremonessi. Gabriel “El Puma” Goity y Diego Velázquez son los policías de narcóticos Garmendia y Almada, y Claudio Rissi es el cafisho Tucumano Cortez.

El elenco se completa con más actores de renombre entre los que se encuentra otro uruguayo, César Troncoso. Entre ellos están Norman Briski, Luis Machín, Peto Menahem, Guillermo Arengo, Pompeyo Audibert, Rolly Serrano, Alan Daicz, Braian Ross y Lautaro Bettoni.

Sábado Show dialógó con Maggiori sobre su novela, la serie de HBO y su presente como escritor.

-¿Cómo te llega la propuesta de HBO?
-Fue un proceso lento. Desde Pol-ka me contactaron con la idea de presentar el proyecto para su realización en HBO. Empezamos mandando no solo la novela, sino escribiendo textos sobre posibles adaptaciones y demás. Fue una negociación que, por supuesto, yo no llevé adelante, pero que termina con HBO interesada en la adaptación y en desarrollar el proyecto. No fue vertiginoso, sino que se dio a lo largo de tres años. Son procesos muy cuidadosos porque, indudablemente, una empresa como HBO, a la hora de tomar esta decisión, tiene claro el perfil de lo que busca y muy clara la calidad de los contenidos que le interesa desarrollar.

-Desde que comenzó el proceso, ¿estaba en los planes que vos fueras guionista de la serie?
-En un principio, la idea era comprar los derechos de la novela. Después, inmediatamente me ofrecí como parte, como interesado. Siempre me interesó el formato audiovisual, los guiones, y en ese punto llegamos rápidamente a un acuerdo porque la adaptación que yo proponía se adecuaba a lo que estaba buscando HBO con respecto a la novela, a lo que quería hacer con ella.

-¿Tuviste incidencia en la elección del elenco?
-Hacen rondas de consultas con el autor, con el director. El director es el que está más ligado porque es el que tiene el conocimiento cabal de cuánto de la destreza y de la capacidad del actor pueden serle útil al personaje y al proyecto. Mi mirada estaba puesta más quizás en rasgos fisonómicos o en actitudes o cosas que yo veía; mis devoluciones iban en ese sentido. En estos casos, tanto desde la producción como de la dirección y de mi parte, lo que se trataba era de ir aportando observaciones, opiniones sobre cada uno de los posibles integrantes del elenco, hasta que finalmente se llegó al elenco final.

-¿Quedaste conforme?
-Sí, sí, sí, muy conforme. La verdad que jamás hubiera imaginado a los actores que encabezan el elenco, que son de altísima trayectoria y calidad actoral. Es una tranquilidad extra que uno encuentra.

-¿Has ido al rodaje?
-Sí, es realmente muy impresionante el trabajo que se ha hecho desde lo que es arte, la reconstrucción de todo lo que fueron los años 90, el cuidado, el despliegue, la envergadura de la producción…. Es muy impactante desde ese punto de vista, ciertamente no lo imaginaba. Me encontré con una producción increíble.

-La novela está ubicada poco tiempo antes de la crisis de 2001. Si bien actualmente Argentina no está cerca de esa situación, está atravesando un momento muy difícil desde el punto de vista económico. ¿Sentís que puede haber un paralelismo entre lo que se vivió en ese momento y lo que se está viviendo ahora, y que por eso la serie puede llamar la atención también?
-No sé si hay tanta correlación entre la crisis actual y aquella crisis. Cuando uno busca lecturas, las puede encontrar; siempre el contexto es lo que condiciona la lectura, uno lee desde ahora. Entonces es fácil hacer paralelismos de todo tipo. Uno no puede aventurarse a decir que se va a hacer tal lectura y tal otra del texto o de una serie. Yo creo que la serie tiene otros condimentos que también son atractivos para un espectador, que van más allá de esta cuestión del parangón con el presente. Por ejemplo, la reconstrucción del espíritu de una época y de una geografía, porque estamos hablando del conurbano de la ciudad. Es más parecido a una expedición por ese mundo o ese submundo violento. Creo que el foco está puesto más en lo que es la intriga policial, la trama y el apuntalamiento de unos personajes que impulsan la trama, y la contención que le da ese marco tan particular de la época, de mediados de los 90, y de un territorio como el conurbano. Me parece que en esos pilares se asienta más la posible repercusión que en otra lectura más ligada al contexto.

-¿La historia está trasladada tal cual la novela o hay cambios?
-A la hora de acercar ideas sobre la adaptación y demás, HBO siempre manifestó la voluntad de tratar de ser fiel al texto y lo conseguimos para ciertos recursos, como el manejo de la temporalidad y las reconstrucciones.

-¿En qué momento te encontramos como escritor?
-Siempre estoy escribiendo, es como una necesidad para mí. Ahora estoy haciendo unos trabajos de guiones para televisión. Desde el lado de la ficción, estoy escribiendo una serie de cuentos, el año pasado salió una novela mía… Siempre estoy metido en todo lo que sea proyectos de ficción, es lo que a mí me interesa y me mantiene siempre alerta y ocupado. Eso es lo que busco, proyectos en los que me puedo involucrar. Ahora, a partir de este aspecto que se abre con el tema de los guiones y todo, me motiva más, porque me pone en lugares en los que no estoy tan cómodo y que son realmente un desafío. Como todo desafío, hay que enfrentarlo y tratar de manejar la presión que genera.

-¿Ya hacías guiones antes de la propuesta de HBO?
-Había escrito algunos guiones, pero ninguno terminó en un proyecto realizado. Son muchos más guiones los que se escriben y no se hacen, que los que se hacen, sobre todo por los costos que tiene el sistema de producción audiovisual y lo que se necesita. Y más en un país como el nuestro, en el que los vaivenes económicos siempre juegan un papel importante.

-Sos odontólogo, ¿seguís ejerciendo?
-Sí. Primero, es una profesión que me ha dado el sustento durante larguísimos años, porque ser escritor es ser artista del hambre, y segundo, está la cuestión de mantenerme enfocado, lúcido y en contacto con un montón de personas. Yo tengo el consultorio en la zona de provincia, en las afueras de Buenos Aires, y eso te pone en circulación con un montón de historias. En ese contacto uno va encontrando los distintos matices del habla, va encontrando historias familiares, historias de vida. Y el espectro amplio de pacientes, en el sentido social lo digo, te pone en contacto con realidades que son muy diferentes a las que uno podría experimentar en un oficio que no tenga todos esos elementos.

-¿Mirás series?
-Sí, bastante, consumo muchísimas series. Creo firmemente en que el territorio de la ficción televisiva es patrimonio también de los escritores. No hay una cultura tan instalada de escritores guionistas como debería haber según mi criterio. Desde siempre estuvo como disociada. Lo que me llama poderosamente la atención es el formato y que creo que es una profesión o un territorio que para mí tiene que estar dentro de lo que es el área de comodidad de un escritor. Tendría que estar más la figura del escritor asociada a la realización de ficción audiovisual. Las grandes experiencias de los últimos años, lo que se ha llamado la era de oro de la televisión, donde uno puede ver como distintas poéticas de la gran narrativa han sido trasladadas exitosamente a formatos televisivos, lo demuestran. Ha sido fundamental la participación de escritores. Entonces sigo con mucha atención todo lo que pasa y trato de ver aquellas producciones que van en sintonía con mis intereses.

-¿Y esos intereses van por el lado de los policiales o te abrís también a otros géneros?
-Al igual que en la literatura, mis preferencias van por el lado de los géneros marginales entre comillas, como el policial, la ciencia ficción. La comedia, por ejemplo, me encanta, pero siento que estoy muy lejos de poder hacer un desarrollo de una comedia. Eso hoy, no sé mañana. En ese sentido, siempre mis preferencias están orientadas a esos géneros en los que íntegramente yo siempre me sentí reflejado: el policial, la ciencia ficción… pasa por ahí.

-Sos sobrino del fallecido escritor y crítico literario Ricardo Piglia (Plata quemada), quien decidió donarte toda su biblioteca. ¿Ya terminaste de instalarla completamente en tu casa?
-Sí, ya la tengo toda armada (risas). Es una cosa de otro siglo, cuatro habitaciones llenas de libros, pero realmente es un lugar de enorme placer para mí. Contar con esos volúmenes, abrirlos, encontrar su caligrafía, con una observación siempre lúcida. Me ha honrado con ese regalo de incalculable valor. Tendré que estar a la altura para sostenerla.

El autor

Germán Maggiori es escritor y guionista. En 2001, su novela Entre hombres obtuvo el primer premio en el concurso La Resistencia/Alfaguara, realizado en México. Sus cuentos integran diversas antologías. Su unipersonal El baterista invisible recibió el Primer Premio en el Concurso Teatro y Rock, organizado por Argentores y la FM Rock&Pop.

La miniserie

Entre hombres se estrenará en 2020, en fecha aún por determinar. Tendrá cuatro capítulos de una hora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)