ENTREVISTA

Jonathan Majors, el joven que caza monstruos en la serie "Lovecraft Country"

Entrevista con el protagonista de la nueva serie de HBO, quien también trabajó en la reciente película de Spike Lee, "Da 5 Bloods", disponible en Netflix

Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión
Jonathan Majors en la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión

La serie de HBO, Lovecraft Country se convirtió en una de las mejores producciones de este año. Una mezcla entre terror con denuncia social y racial hicieron de esta historia que mezcla literatura y guiños cinéfilos, una de las grandes apuestas de la televisión. Jonathan Majors, quien también se lució en la película de Netflix, Da 5 Bloods de Spike Lee, interpreta en la serie a Atticus, el protagonista de esta entreverada historia donde los monstruos son tan aterradores como los policías racistas que pueblan el sur de Estados Unidos en los cincuenta.

—¿Qué te atrajo de este proyecto? ¿Y cómo te sentiste cuando leíste el guion por primera vez?

—Cuando leí el guion, sentí que esta era una historia que nunca se había contado antes, así que estaba emocionado. También tuve la sensación de que, supongo, no hay otra palabra para eso que miedo. Estamos a punto de adentrarnos en un mundo profundo y muy antiguo y discutir y explorar algunas cosas realmente difíciles, eso es el miedo y también está conectado con la emoción. Estaba muy emocionado y me sentí muy envalentonado a medida que el proceso continuaba, ya que me sentí como "oh, de hecho podría hacer esto... podría ser seleccionado para desempeñar este papel". Sentí la necesidad de que se contara la historia.

Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión
Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión

—Atticus sufre de trastorno de estrés postraumático y has explorado eso en una película de guerra Da 5 Bloods, ¿en qué se diferencia de Lovecraft Country?

—Bueno, lo del trastorno de estrés postraumático es interesante, porque en Da 5 Bloods, mi padre está lidiando con eso y con muchos de los otros roles que he interpretado, yo sería el que lo haría, ya sabes, yo estaría deprimido. Lovecraft Country es interesante porque se le está haciendo todo lo posible a Atticus. Y así es la vida, algunas personas están haciendo cosas y otras se están haciendo. Atticus se le está haciendo de muchas maneras: la Guerra de Corea se le hizo a él, su paternidad, su maternidad que se le impuso, ese legado, ese derecho de nacimiento le fue hecho, los monstruos se le hicieron a él, no está activando esos monstruos, toda la magia, la espiritualidad, el misticismo, todo eso le está sucediendo, y luego podemos verlo lidiar con eso. Entonces eso fue diferente para mí. Creo que Atticus es todo lo contrario del personaje que interpreté en la película llamada El último hombre negro en San Francisco. Atticus siempre avanza, es un soldado, siempre está buscando.

Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión
Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión

—La serie se centra en los Estados Unidos segregados de la década de 1950, pero a menudo se siente actual, por ejemplo, el tío George levanta las manos tan pronto como ve a la policía, ¿se siente actual para tí?

—Sí, actual e inmediato, esta es una pieza inmediata. Esto sucedió hace 50 años, hace 60 años, y algunas cosas son constantes. Lamentablemente, esa forma de ser existe en América desde 1619, desde que el león blanco dejó caer al primer grupo de africanos para luego ser esclavizados. Esa mentalidad se ha perpetuado y ese sistema se ha perpetuado. La serie es como un retroceso en lo que respecta a lo que hacemos ahora, lo que experimentamos ahora es un retroceso a cómo han sido las cosas, desafortunadamente siempre en Estados Unidos. Puedes pasar del incidente con los policías, hasta que ves a Atticus y Leti conocerse por primera vez, ese amor, esa especie de timidez, eso lo veo en la cuadra cuando estoy en casa. Si ves a un niño acercarse a una niña y una niña acercarse a un niño, eso también es un retroceso. Por eso no es necesariamente una pieza de época. Sí, está en los años 50 pero es una pieza actual.

Imagen promocional de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión
Imagen promocional de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión

—¿Qué esperas que la gente se lleve de Lovecraft Country?

—Vaya. Creo que lo que ofrecemos aquí es una experiencia. No me pondré muy político, pero una de las cosas es que en nuestros rostros estos días es Black Lives Matter en los Estados Unidos. Tengo amigos en el Reino Unido y ellos están experimentando esto y también están teniendo esa conversación. Una de las cosas interesantes de esa afirmación es que es muy cierta, pero en algunos casos, nos perdemos un paso porque mucha gente no entiende lo que es una vida negra. La vida no es solo un latido y un aliento. La vida es un punto de vista, una cultura, una forma de vivir, una forma de ver las cosas, su aporte, su dolor, su amor, su risa, entonces sí, nuestras vidas importan. Tienes a Leti y tienes al tío George y tienes a Hippolyta, tienes a la joven D, tienes a Ruby, puedo seguir, todas estas son vidas negras separadas. No somos un monolito. Experimentas todas sus vidas de muchas maneras diferentes dentro de la narración. Y ahora tienes una conexión cuando dices algo como, oh, Black Lives Matter, sí, lo hacen. Realmente lo hacen. Tienen matices y tienen elegancia y realeza, y también tienen violencia, agresión y dolor, y lo malo, pero eso es una vida plena.

Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión
Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión

—Además, Lovecraft Country es una serie entretenida.

—Además de ser tremendamente entretenida. Lovecraft Country está ampliando el alcance de la ciencia ficción en el género de terror y el drama familiar básico, agregamos mucho a los géneros, pero también al pensamiento general de la humanidad. Creo que es muy importante en este momento, es un pilar de nuestras experiencias, que la gente pueda ir, registrarse y decir, 'sí, consígalo, al menos un poco más y consígalo y me encantan estos chicos'.

—Es conmovedor ver a Atticus ponerse en contacto con sus emociones, ya que no vemos a menudo a los hombres negros llorar en la televisión. ¿Por qué era tan importante que los espectadores de Lovecraft lo vieran?

—Oh, eso es interesante. Así que soy un tipo extremadamente emocional y resulta que soy afroamericano. Descubrí que esos momentos íntimos realmente dicen, "está bien, este es un ser humano completo", quieres ver llorar a un hombre, ya sabes, preguntarle sobre su día, y eso es solo decir la verdad. El hecho de que Misha Green escribió esto, el hecho de que Matt Ruff se lo presentó al mundo y lo hemos amplificado y alterado y lo hemos convertido en alta costura para la época y luego para el género y el medio. Creo que esa es una de las partes más importantes, que los espectadores vean que un héroe es él o ella que permite que su corazón se rompa.

—Los monstruos de la serie dan miedo, pero se podría decir que la policía y el racismo también son monstruos. ¿Qué simbolizan para ti los monstruos de Lovecraft Country?

—Es una metáfora. Un monstruo es una metáfora. Representan, como Michael Caine lo expresó brillantemente: “es el espíritu de odio lo que representa”. Creo que eso es importante porque es el espíritu manifestado. Así que no estamos diciendo que “todos los blancos son racistas” o que “todos los monstruos odian a los negros”. Estamos diciendo que esto es una iteración de cómo se manifiesta el odio. A través de este monstruo, las características pueden apoderarse de las personas. En la historia de Estados Unidos, una cierta cantidad de ignorancia y odio se ha adherido a los individuos de nuestra sociedad y es una cualidad monstruosa. Los monstruos representan división, odio y abuso de poder.

—¿Cómo fue trabajar junto a Jurnée Smollet-Bell, quien interperta a Leti?

—Nos llamamos relámpagos y truenos. Ella es mi corazón. Amo a esa mujer. Hemos experimentado mucho juntos contando esta historia y contandola con autenticidad. Sí, es como trabajar con tu hermana, tu mejor amiga, sabes que es una actriz increíble y un espíritu hermoso.

—Atticus tiene un vínculo especial con su tío George. ¿Por qué crees que los espectadores encontrarán importante esa relación?

—Muestra a la comunidad de la que proviene Atticus y muestra lo hermosa que es la familia Freeman. Tengo una relación turbulenta con mi padre biológico y mi tío Chuck fue mi inspiración, fue mi conexión con el tío George. El tío Chuck fue quien me mostró las artes y el jazz y la música, como el tío George le mostró los libros de Atticus y lo que era ser un hombre y cómo usar su cerebro. Tengo una conexión muy profunda con el arquetipo. Luego, cuando se trata de Courtney, compartimos muchas cosas: compartimos una educación, ambos nos graduamos de la Escuela de Arte Dramático de Yale, hemos hablado de eso. Compartimos un linaje, interpretó a Cory Maxson en Fences de August Wilson, él originó el papel y ese fue también mi primer papel profesional que interpreté, estamos relacionados. Me ha cuidado de manera paternal como tío desde que nos conocimos. Y sí, lo amo a muerte. La mejor parte del programa y este es un gran agradecimiento para Kim Coleman, nuestro director de casting y Misha Green y Yann Demange, las personas que están a cargo de configurar el elenco. Realmente reunieron los espíritus correctos y, por lo tanto, hay muy poca actuación en el programa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error