EXCLUSIVO

Huberto Roviralta enfrenta juicios en Carmelo por country en ruinas

El empresario exesposo de Susana Giménez fue condenado por una jueza de Carmelo a devolver el monto que recibió por la venta de una chacra en la zona de Carmelo. Roviralta apeló el fallo, pero en caso de confirmarse deberá pagar unos 270.000 dólares a quien fuera uno de sus compradores. 

Huberto Roviralta.
Huberto Roviralta. Foto: archivo

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El empresario argentino Huberto Roviralta, el exesposo más polémico de Susana Giménez, está radicado en Carmelo (Colonia) donde por estos días afronta reclamos judiciales por el emprendimiento inmobiliario “Dos hermanas” que lidera en Uruguay.

El proyecto nació con la ambiciosa idea de un barrio country con unas 10 chacras VIP de una hectárea, con viñedos, seguridad y caminaría interna. En 2012 se comenzaron a comercializar las parcelas, pero hoy, “Dos hermanas” está virtualmente en estado de abandono y ha dado lugar a demandas judiciales por “incumplimiento”.

El mes pasado, la jueza letrada en lo civil Gabriela Rodríguez Marichal falló en contra de los intereses de Roviralta y lo sentenció, en primera instancia, a devolver el monto recibido por uno de sus compradores por el terreno, más intereses y multas. En total, ordenó al argentino el pago de unos 270.000 dólares a Carlos Hampton, quien había comprado y pagado la chacra en febrero de 2012 pero nunca llegó a escriturarse la transacción.   

Huberto Roviralta
Vides en estado de abandono en Dos hermanas. 

La sentencia fue apelada por Roviralta y el caso continúa ahora en un Tribunal de Apelaciones, aunque Sábado Show supo que hay otro comprador que inició judicialmente un reclamo similar, de acuerdo a lo informado por el abogado Nicolás Martinelli, uno de los patrocinadores de Hampton.

Según la sentencia de Rodríguez Marichal, Roviralta incumplió los términos del contrato de compra-venta rubricado con Hampton, en cuanto a los plazos de la escrituración y también las obras de vides y caminería prometidas para “Dos hermanas”.

Las fotografías del predio revelan efectivamente que se encuentra hoy en estado de abandono, con construcciones a medio hacer, caballos pastando y una entrada, por ejemplo, cerrada con un alambre precario.

“Dos Hermanas” se encuentra entre Carmelo y Nueva Palmira. Se ingresa por el balneario Punta Gorda, a través del acceso por ruta 21. Martinelli estimó que en caso de que la Justicia falle definitivamente en contra de Roviralta en los dos casos en curso, podría ser condenado a resarcimientos por más de medio millón de dólares.

Casa sin terminar en una de las chacras de Dos Hermanas, entre Carmelo y Nueva Palmira.
Casa sin terminar en una de las chacras de Dos Hermanas, entre Carmelo y Nueva Palmira.

Inversión. La puja judicial comenzó en 2017 cuando Roviralta demandó a Hampton que escriturara y tomara posesión del bien que había comprado en 2012. Primero, el expolista argentino lo había intimado vía telegrama, pero ante la falta de respuesta de Hampton, recurrió a la Justicia.

“Habiendo cumplido con sus obligaciones, (Roviralta) pretende se otorgue de oficio la escritura de compra-venta pendiente en caso de que el demandado no la otorgue voluntariamente”, recrea la sentencia.

Pero lo que comenzó como un reclamo de Roviralta hacia Hampton, pronto se invirtió y el comprador denunció incumplimientos de parte del argentino. Y la Justicia le dio la razón.  

Huberto Roviralta
Construcciones sin terminar en Dos hermanas. 

Rodríguez Marichal concluyó que Roviralta no cumplió con algunas de las cláusulas de la compra-venta, entre ellas las obras comunes prometidas para “Dos hermanas”. El contrato obligaba a Roviralta a entregar el predio con “caminos de acceso hasta la unidad, con alambrados perimetrales, vides plantadas con riego automático en aproximadamente 1.000 plantas y casa para el capataz” en un plazo máximo de seis meses.

Además, el argentino se comprometía a escriturar en un plazo de 120 días y a facilitar los servicios de un escribano para hacerlo, algo que tampoco cumplió.  

La sentencia menciona al exapoderado de Roviralta, Santiago Bonomi, quien dio su testimonio en calidad de testigo. “Al ser desvinculado del proyecto el Sr. Santiago Bonomi, se paralizaron las obras en curso y el barrio entró en un total y absoluto abandono, dejándose de cobrar las expensas en abril de 2015 y dejando de existir el proyecto”, argumentó la defensa de Hampton.  

El comprador demandó a Roviralta por “resolución de contrato, cobro de multa y daños y perjuicios”, alegando que en este tiempo, se perdió de la rentabilidad del predio por concepto de alquiler en “temporada baja”, algo que pensaba hacer con el predio.

Rodríguez Marichal, en cambio, solo otorgó la derecha a Hampton en cuanto a la resolución del contrato y obligó a Roviralta a devolver el dinero por la venta, dejándola sin efecto. No hizo lugar a los daños y perjuicios.

En concreto, Hampton pagó en el momento de firmar la compra-venta 203.418 dólares, lo que tendrá que ser devuelto por Roviralta, en caso de que la sentencia quede firme. Además, lo obliga a pagar 64.294 dólares por compensación y otros 4.776 dólares por las expensas abonadas por Hampton. Todo más intereses.

Roviralta se defiende en el argumento de que “Dos hermanas” no fue concebido como “barrio privado”, sino como un conjunto de chacras.

La venta de predios en el proyecto sigue en curso. En la actualidad, las chacras se ofrecen a 100.000 dólares en el mercado inmobiliario.  

Huberto Roviralta
Entrada con cerramiento precario. 

Paraíso. Sábado Show también accedió al documento emitido por los inspectores judiciales que visitaron el lugar, ubicado entre Carmelo y Nueva Palmira. En el texto detallan algunas señales de abandono, incluida una entrada con pilares de piedra, pero cerrada con alambre precario.

También se mencionan construcciones a medio hacer, pozos y piscinas abondonadas y vides parcialmente tomadas por la maleza.

Roviralta fue consultado por la demanda, pero declinó hacer comentarios sobre el tema. Aseguró que sus abogados se comunicarían, algo que no sucedió.

El empresario argentino, de 67 años, está radicado en Carmelo desde hace 20 años. En 2013 se casó con la psicóloga Dolores Benedit.

Respecto a su vida en Carmelo, aseguró: “A finales del siglo pasado conocí Carmelo y me pareció un paraíso. Veinte años después le sigo teniendo fe, en contra de la opinión de mi mujer, pero reconozco dos grandes diferencias, subsanables, con aquella época. Una es el atraso cambiario, que en relación al peso argentino varió de 7 a 1 a ser casi equivalentes y otra es la inseguridad que por los efectos migratorios de la construcción de Montes del Plata y fundamentalmente de la entrada del narcotráfico ha cambiado para peor la calidad de vida de la zona”, aseguró.

Desde su llegada a Carmelo, Huberto Roviralta ha mantenido un perfil bajísimo, con contadísimas apariciones públicas.  

“El futuro inmobiliario de Carmelo depende totalmente de las vías de acceso desde Argentina, asumiendo que los montevideanos van a preferir lugares más cercanos para turismo de fin de semana. En mi opinión, no van a pasar más de diez años para que los habitantes del conurbano bonaerense lleguen a Carmelo para pasar el fin de semana de alguna manera más fácil y rápida que las qué hay en este momento. Son solo 50 kilómetros...”, consideró respecto a Carmelo y su potencial inmobiliario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)