backstage

Bollywood: un casting a pura actitud

La posibilidad de integrar el elenco de la obra que dirige Muscari y revolucionó la plaza argentina con su modalidad a la gorra generó gran expectativa en este lado del charco.

Foto: Kevin Miranda
Mil artistas audicionaron en el Teatro Astral. Foto: Kevin Miranda

Mil artistas uruguayos audicionaron el martes 13 y miércoles 14 de marzo ante Muscari, Magui Bravi, Patricia Wolf y Diego Ramos (protagonistas de la obra). Las habilidades para actuar y bailar eran importantes, pero pesaba más la actitud, personalidad e impronta de los artistas. La troupe montevideana de Bollywood quedó conformada por 16 bailarines y 22 actores. Aquí los entretelones de esta doble jornada de castings.

El hall del Teatro Astral está repleto de artistas multifacéticos que esperan para mostrar su actitud y destreza frente a José María Muscari, Magui Bravi, Diego Ramos y Patricia Wolf. Era sabido que la energía y personalidad de los actores y bailarines sobre el escenario tendría más peso que la trayectoria y las habilidades para interpretar o moverse. Se había enviado la coreografía de Cold (Maroon 5) a los postulantes pero minutos antes del arranque, Magui Bravi alertó: "Si no la saben, improvisen. Queremos ver qué saben hacer".

No buscaban un destaque en materia técnica, sino que sobresalieran por su energía y su personalidad especial. La consigna era "producite para impactar". Querían artistas eclécticos y cuanto más extravagante fuera su apariencia, mejor. Sabían que se puntuaría la producción estética y se notó en el hall del Astral. La mayoría llegaban caracterizados, pero un par de chicos se delineaban los ojos frente a un espejo antes de ingresar a la sala, otros andaban con bolsos, maquillaje y mochila a cuestas prontos para cambiarse si hacía falta.

El fuerte de Lorena Barreiro (26 años) es la danza árabe y decidió improvisar un body painting para llamar la atención del jurado, ya que "pedían que te lookearas de forma exótica". Y lo logró: Muscari le preguntó antes de que descendiera del escenario, "¿sos especialista en algo indio?" "En árabe", contestó ella.

El director de Bollywood tomó la palabra diez minutos antes del comienzo de la audición de baile. Muscari quería contar la dinámica y alertar sobre las condiciones a los inscriptos por si se arrepentían. Los elegidos debían tener disponibilidad para ensayar de lunes a viernes de 19:00 a 23:00 a partir del 23 de abril por tres semanas. "No se aceptan faltas ni licencias. No hay excepciones. Es intenso porque hay poco tiempo y son 17 ritmos". Enfatizó en que el espectáculo es a la gorra, así que la motivación de los artistas no puede ser económica: "Piensen en las ganas, no en ganar dinero. Es importante que lo sepan porque sino después se frustran".

Al mediodía dio comienzo el casting donde hombres y mujeres subieron de a siete al escenario y fueron superando distintas etapas. El elenco quedó conformado por 16 bailarines y 22 actores.

Variedad.

Bastaba con hacer un paneo general para ver que la troupe de Bollywood estaría integrada por gente de distintas edades, físicos, alturas y looks. Las pieles pintadas o tatuadas sumarían. Y al jurado le interesaba observar bien el cuerpo: "Con menos ropa es mejor", repetían. No buscaban un físico en particular, pero pretendían apreciar los movimientos.

En el teatro se vio de todo. Maquillajes vario pintos y estrafalarios; brillantina en cara y cuerpo; lentes de cotillón, vinchas, rastas, pelucas, pelos de colores, trenzas; medias de red, polleras y tacos altos (en hombres y mujeres), championes; trajes de baño, tops, corpiños, shorts, calzas.

Miss Thony estudia peluquería, es drag queen hace tres años y fue uno de los que más llamó la atención. El maquillaje recargado y el vestuario repleto de encajes había sido todo hecho por él. Tenía la mitad de las uñas doradas, largas y puntiagudas y el resto cortas y sin pintura porque se le habían caído en el auto. "Igual en el drag queen está todo permitido", se excusa.

Santiago tiene 20 años y lleva la mitad de su vida imitando a Michael Jackson. Anda por la calle vestido como el príncipe del pop y dice que la gente lo saluda y le pide fotos. Estudia baile y hace dos años esto dejó de ser solo un pasatiempo y lo empezó a tomar como un trabajo más: hace presentaciones en eventos. "Me puse lo más excéntrico que pude", comenta.

Stephanie Lacuesta (20 años) es bailarina de revista Tabú y sigue festejando el primer premio en Carnaval. Se aprendió la coreografía en media hora y se preocupó poco por la estética. "Sé que buscan cosas extrañas pero no pensé el look, vine como soy: top, calzas y labios rojos".

Una apuesta diversa

Más de mil personas se inscribieron al casting de Bollywood. Se buscaba diversidad y talento. Se verán artistas de todas las edades, físicos, alturas, apariencias y looks. Conforman la troupe 16 bailarines y 22 actores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)