FAMOSOS URUGUAYOS

Amor sin edad: las historias en las que la pasión le ganó a la diferencia de años

Cuando hay amor, lo demás se arregla, incluidos 13, 16, 23 o hasta 48 años de diferencia generacional. Así lo demuestran las historias de famosos locales que se dejaron aconsejar por el corazón.

Daiana Abracinskas y Nacho Mastandrea
Daiana Abracinskas y Nacho Mastandrea (14 de diferencia), Nazario Sampayo y Thaynara Fonseca se llevan 48 años. Flavia Pintos y Pablo Sacco (16 años de diferencia) 

Cuando hay amor, lo demás se arregla, incluida la diferencia de edad.  Así lo demuestran las historias de pareja de cinco comunicadores uruguayos que viven su vínculo sin prejuicios.

Daiana Abracinskas (43) y Nacho Mastandrea (29) tienen planes de casamiento y de ampliar la familia. La vedette Kenia Acosta (31) está en pareja con un empresario de 54 años. A ella siempre le gustaron los hombres maduros, según dice. Patricia Fierro (41) celebró estos días seis años de relación con el rugbier Rodrigo Silva (28). Y en Brasil, el periodista Nazario Sampayo (72) sigue con su compañera Thaynara Fonseca (24 años) contra todos los pronósticos. Son felices padres de una niña de 5. Flavia Pintos (35) y Pablo Sacco (51) llevan 16 años juntos y fueron padres en diciembre de María Luisa, su primera hija 

Daiana Abracinskas: "El flechazo fue inmediato"

Daiana Abracinskas y Nacho Mastandrea. Foto: Niko Azaretto
Daiana Abracinskas y Nacho Mastandrea. Foto: Niko Azaretto

Daiana Abracinskas (43 años) y Nacho Mastandrea (29) se conocieron en la fiesta de fin de año 2019 de Tenfield (donde trabajan ambos) y no se separaron más. El flechazo fue tan intenso que traspasó cualquier diferencia de edad y los mantiene juntos, conviviendo en la actualidad y con planes de casamiento y también de ampliar la familia.

“El flechazo fue inmediato. Amor a primera vista”, cuenta la periodista y abogada sobre aquel primer cruce de miradas. Después empezaron los “me gusta” en redes sociales y luego los diálogos hasta la concreción de la primera cita. “No nos separamos más”, complementa la comunicadora especializada en básquetbol y como letrada, integrante del estudio encabezado por Gumer Pérez e Ignacio Durán.

Nacho Mastandrea es hijo del legendario periodista deportivo José “Tito” Mastandrea, fallecido en octubre de 2019. El joven lleva una década dedicado al rubro audiovisual como camarógrafo y editor y en la actualidad trabaja en el máster de VTV.

Él revela que, hace algunos años, mientras editaban con sus compañeros un material del que participaba Daiana Abracinskas, le comentó a sus colegas: “Un día voy a estar con esta mujer. Se reían mucho pero cumplí”, asegura.

Para Abracinskas, los 14 años de diferencia de edad no pesaron nunca en el vínculo de pareja. “No me generó dudas por mi forma de ser. Soy una eterna adolescente. Me gusta salir a bailar o hacer reuniones con los amigos, más allá de que en pandemia no se puede”, cuenta. Es más, revela que Mastandrea tiene una personalidad más “casera” que ella. “Creo que es más viejo de alma”, dice entre risas.

Daiana Abracinskas y Nacho Mastandrea
Daiana Abracinskas y Nacho Mastandrea

Sobre la diferencia de edad, Mastandrea considera: “Nunca me centré en la edad, ni que ella fuera Daiana Abracinskas. Yo me enamoré de la persona”

Abracinskas es madre de Camilo, de 15 años. La prueba de fuego para la relación fue ver cómo se ensamblaba la familia con la llegada de Nacho Mastandrea. “Desde el principio pegaron onda con mi hijo y la cercanía etaria los hace compartir muchas conversaciones”, cuenta ella.

La abogada separa el concepto de edad con el de madurez. “Conozco personas de 50 años que siguen siendo inmaduros; viven dependiendo de los padres y no saben qué hacer de su vida. No es el caso de Nacho que a su edad tiene sus objetivos muy claros y es hiperresponsable”, dice.

A pesar de que forman parte en el mismo grupo de medios, nunca les tocó trabajar juntos. Proyectan sí para algún día la realización de un producto audiovisual en conjunto, como emprendimiento propio.

El único motivo de discusión en la casa Abracinskas - Mastandrea refiere al orden, en especial de la ropa. A él le cuesta la prolijidad en el ropero y en especial, en el uso del canasto de la ropa sucia. A la hora de la ducha, las prendas suelen terminar en el piso.

“Es por lo único que discutimos”, dice Abracinskas. Él promete mejorar. Y ella relativiza: “Igual, prefiero que sea un poco desordenado a que sea un obsesivo por el orden. En ese caso, el vínculo sería imposible”.

La pareja no descarta la boda en un mediano plazo. De hecho, ambos calzan un anillo de compromiso en la mano desde hace ocho meses. Hay motivos de amor y también de practicidad a un eventual proyecto familiar.

Abracinskas obtuvo la nacionalidad lituana, lo que podría hacerles más sencillo una vida en Europa.

La posibilidad de un hijo también se conversó en la interna de la pareja. Lo dice Daiana Abracinskas: “A mi edad ya no tengo ganas de quedar embarazada. Puede ser riesgoso. Tener hijos tampoco está en sus planes, por lo que la opción de adoptar nos parece súper interesante para el futuro”.

A su modo, la pareja ya practica la adopción responsable de animales. Por ahora son pocos por las dimensiones de la casa pero tienen ganas de una mudanza a otra vivienda con más espacio. No se sabe cuándo pero ya tienen claro dónde sería la boda: El Águila de Atlántida, el mismo lugar donde se casó el músico José Carbajal, “El sabalero”.

“Es la mujer de mi vida”, asegura Nacho Mastandrea. “Me enamoré de las charlas que tuvimos, de su mirada y su forma de ser”, detalla.

Hace algunos meses tuvieron una conversación reveladora. Daiana le dijo a Nacho si era consciente de que cuando ella tuviera 60, él iba a tener 45. La respuesta remitió a lo incierto de una proyección a tan largo plazo. “Nadie sabe qué puede pasar mañana, menos dentro de 20 años. No se puede frustrar un amor presente por una suposición de futuro”.

Kenia Acosta: "Siempre me gustaron los hombres mayores de 50"

Kenia Acosta. Foto: Raúl Cascalllares
Kenia Acosta (31 años) está en pareja con un empresario de 54. Foto: Raúl Cascalllares

Kenia Acosta (31 años) lleva un año y medio de relación con Gustavo (54), un empresario de la ciudad de Libertad (San José), que prefiere mantener el perfil bajo y no revelar apellido ni foto.

Quien sí da testimonio es la vedette y actriz uruguaya, a la que siempre le gustaron los hombres mayores de 50, según revela.

“Creo que pasa por un tema de la madurez. Soy una mujer a la que siempre le gustó aprender y eso no me lo dan los hombres de mi edad y ni que hablar los menores”, asegura.

“La calidad de las conversaciones no tiene nada ver si comparamos a un hombre de 50 con otro de 20 o 30, que hablan estupideces”, dice. A su juicio, “el hombre sigue siendo inmaduro por lo menos hasta los 40”.

Kenia Acosta da fe que esa afirmación es válida también para el aspecto sexual. Para ella, los jóvenes comprenden menos los deseos de la mujer en la intimidad y de sus tiempos.

“La química sexual es muy importante para mí y el hombre joven suele tener una ignorancia total. Miran los videitos (xxx) y se piensan que así funciona en la vida real. Nada que ver. No tienen ni idea de cómo besar o tocar a una mujer”, asegura.

La vedette ha tenido malas experiencias en ese sentido. “La mujer tiene sus tiempos. Me ha pasado de estar con hombres apurados que no respetan eso. Si gozó él y yo no, se lo digo y lo hago sentir mal. Lo escracho si es necesario”, dice Acosta.

Madurez intelectual y experiencia en la cama son dos de los requisitos para la vedette en una relación amorosa. El tercero es el bienestar económico.

“Todo bien, pero yo no podría estar con un muerto de hambre. Estás divino, sos maduro, tenemos buena química, pero no tenés un mango partido por la mitad, conmigo no. Para que gane yo más que vos, no. Una se tiene que hacer valer”, dice con toda sinceridad.

En concreto sobre su pareja actual Gustavo y 23 años mayor, Acosta asegura que cumple con los tres requisitos. “Estamos muy bien”, describe.

Mayormente no pesa la diferencia de edad. “Soy una persona muy enérgica y aventurera. Quizás ahí se nota un poco la diferencia. Una quiere hacer cosas alocadas y de repente él es más tranquilo en ese sentido”, ejemplifica.

De todos modos y más allá de la imagen que transmite, Kenia Acosta suele ser casera y prefiere una cena en casa a una salida a bailar hasta altas horas de la madrugada.

El tema hijos ha sido motivo de conversación. Gustavo ya es padre de dos hijos de un matrimonio anterior y Kenia, por su parte, no tiene apuro. Es más, por el momento no le ha nacido un instinto maternal.

Cuando eso suceda, asegura, lo conversará con Gustavo, quien no está cerrado a la posibilidad de traer una nueva vida al mundo.

“Desde el principio le dije que no me gustan los niños. No tengo paciencia con ellos. Pero hoy pienso que podría ser un buen plan a futuro. Si algún día quiero tener un hijo, lo voy a tener. Dejo las pastillas y lo tengo. La mujer es la que decide”, asegura Acosta.

Las diferencias de edad, más el perfil de vedette de ella, pesaron en el entorno. De hecho, la familia del empresario no acepta la relación con Kenia. “Se guían por los prejuicios de la imagen. Vienen de una familia conservadora y hasta el día de hoy no me aceptan. Por suerte mi pareja me defiende a muerte y estamos muy bien juntos”, dice.

El siguiente proyecto de Kenia y Gustavo es la mudanza. Hasta ahora conviven en Libertad, pero ella no toleraba la chismografía constante en el pueblo sobre su relación.

En los últimos días, Gustavo compró un apartamento en Montevideo y preparan la mudanza. Acosta tiene su tienda de ropa (FashionK) en la capital y para el verano proyecta abrir una filial en Punta del Este.

“El pueblo está muy revolucionado desde que llegué. Me gusta el chisme pero todo el tiempo aburre. Aunque es un lindo lugar y está cerca de Montevideo, del pueblo me voy sin mucha nostalgia”, dice.

Patricia Fierro: "Cuando supe la edad de Rodrigo casi me muero"

Patricia Fierro y Rodrigo Silva.
Patricia Fierro (41) y Rodrigo Silva (28).

Patricia Fierro (41 años) y Rodrigo Silva (28) llevan seis años juntos pero los comienzos no fueron fáciles.

Todo se inició con mensajes de él hacia ella a través de Facebook. Si bien la conductora y modelo suele no responder a inquietudes personales por redes sociales, un día vio que había escrito este jugador de rugby y le dio curiosidad. Revisó su perfil y no le pareció que entre ellos había una diferencia de trece años en la edad.

“Le respondí y comenzamos un ida y vuelta que era muy divertido”, cuenta Fierro.

Un día, la modelo y conductora tenía que acudir a un pub para una reunión de trabajo y como se lo comentó a Rodrigo, el deportista quiso ir. Allí se encontraron en persona por primera vez y se inició la etapa de salidas.

“Cuando lo conocí me pareció que era más chico, pero supuse que la diferencia sería de dos o tres años”, revela la actriz.

Al principio, Rodrigo Silva le ocultaba su edad a la modelo. “Estuve varios meses insistiendo hasta que me dijo la edad. Entre risas me lo dijo y fue catastrófico porque nunca imaginé que fuera tan chico”, relata Fierro. 

El sábado pasado, 24 de julio, la pareja cumplió seis años y ella hizo una publicación en redes sociales en contra del “prejuicio de la edad”, del que fue ella una víctima.

“El primer año fue difícil, de muchas dudas”, cuenta Fierro. “Cuando supe la edad, casi me muero. Las dudas tienen que ver con los prejuicios y con el qué dirán. Enseguida uno piensa en la familia y el entorno. ¿Qué van a decir? Se me vinieron un montón de cosas a la cabeza y fue difícil porque me replanteé un montón de cosas. Estaba metidísima y me encantaba estar con él, pero me hacía ruido la edad”, recuerda.

El click lo hizo un día luego de mucho pensarlo. “Puse las cosas en la balanza y me di cuenta de que era feliz con él”, describe.

El paso siguiente fue hablarlo con su hija Valentina, hoy de 23 años, quien la alentó a seguir adelante. “Al tener la aprobación de mi hija, seguimos y enterré los prejuicios”.

La rubia define su relación con el rugbier de la selección uruguaya como “sanísima” y con muchas dosis de compañerismo. Si bien a él no le interesa el perfil alto y mediático de su novia, la acompaña y la entiende.

“Somos felices los dos. Mi hija lo adora. Mi familia sabe la clase de persona que es Rodrigo”, asegura.

Las diferencias pueden llegar a verse en la personalidad. “Soy muy ansiosa y todo lo quiero para ayer. Él, en cambio, transmite tranquilidad. Somos los dos polos opuestos que se atraen y se complementan”.

Esos caracteres se han traducido en diferencias en la velocidad del vínculo. Por ejemplo, ella quería convivir mucho antes de lo que efectivamente se fueron a vivir juntos, hace tres años.

Hoy, Fierro valora la templanza de Silva, porque la extensión del noviazgo solidificó la relación.

La vida cotidiana de la pareja transcurre entre Pando (donde vive ella) y largas estadías en el campo en Cerro Largo, de donde es oriunda la familia del deportista, que integra el plantel de “Los Teros”.

¿Hijos? La realidad biológica indica que en caso de optar por ampliar la familia, el proyecto no debería demorarse mucho.

La comunicadora de 41 años está dispuesta. “Es una posibilidad. Quizás no era algo que estuviera en mis planes hasta el día en que lo hablé con Rodrigo. Y me di cuenta de que me gustaría tener un hijo con él”, confiesa la comunicadora.

La principal interesada en este proyecto es Valentina, la hija de Patricia Fierro y de 23 años. “No hay un día en que Valentina no me pida un hermanito. Ella insiste con eso”.

Nazario Sampayo: "Si uno es sincero con lo que siente, no tiene por qué ir mal la cosa"

Nazario Sampayo
Nazario Sampayo (72) y Thaynara Fonseca (24) y  la hija de ambos, Sophia, de 5 años.

El periodista Nazario Sampayo (72 años) y la joven brasileña Thaynara Fonseca (24) llevan seis años de amor a prueba de las distancias generacionales y contra muchos pronósticos, incluso del entorno del comunicador y de la joven brasileña.

Sampayo y Fonseca no solo siguen juntos sino que son padres de Sophia, de cinco años. Viven en la ciudad brasileña de Muriaé, en el estado de Minas Gerais.

Sampayo se jubiló en 2015 de Teledoce, donde ejerció 30 años como cronista policial, para reiniciar su vida en Brasil. A esta altura, el periodista uruguayo, oriundo de Rivera, está completamente adaptado. “Soy un brasileño más”, asegura en comunicación telefónica. 

A Thaynara la conoció por redes sociales y paso a paso, fue solidificando la relación hasta que decidieron convivir en el país norteño. Hoy, visto a la distancia, lo volvería hacer.

“La familia de ella tenía sus dudas pero luego de conocerme y saber la forma en la que nos llevamos todo estuvo bien”, cuenta el periodista. “Acá estamos. Estamos criando a un niña divina. Y vamos bárbaro”, dice consultado sobre los 48 años de diferencia con Thaynara.

El comunicador reflexiona sobre las diferencias de edad: “Si vos sos sincero en lo que sentís, no tiene por qué ir mal la cosa”. 

Nazario Sampayo se congratula de la buena relación que mantienen sus hijos mayores (de 50 y 45 años) con la pequeña Sophia. A pesar de la distancia porque los hijos del primer matrimonio del periodista residente en Montevideo, sostienen un lindo vínculo. “No sabés la amistad que tiene Sophia con su hermana. A veces me pide el celular para mandarle mensajes o conversan”, relata.

“Esas son las cosas que te mantienen unidos. En su momento, mis hijos de Montevideo se sintieron incómodos con el tema pero eso por suerte quedó en el olvido”, agrega.

En la actualidad, Sampayo ha vuelto a los medios a través de la plataforma Rmas. De lunes a viernes y junto a Andrés Cuello Núñez están al frente de una magazine periodístico que se ve en vivo por Facebook Watch y otras plataformas. La “R” viene por Rivera, donde está asentada la base del canal. Sampayo sale desde un set que montó en su casa con una bandera del departamento y otra del Racing Club de Montevideo, equipo del que es hincha.

“Me vino bárbaro este proyecto porque después de tantos años había empezado a extrañar la comunicación”, asegura el periodista uruguayo.

En la mañana de Rmas, Sampayo y Cuello Núñez analizan las noticias locales, nacionales e internacionales, con énfasis en una mirada riverense de las cosas. La tecnología con la que transmiten, que fue importada por Cuello Núñez de su paso como relator deportivo en Colombia y Argentina, les permite salir en vivo y en simultáneo sin delay, a pesar de que están a más de 2.000 kilómetros de distancia.

“El lunes teníamos prevista una nota con Tabaré Viera, exintendente y actual senador. En medio de la entrevista, recibí un mensaje de la prefeita de Livramento para decirme que estaba a la orden. La llamamos y la sacamos al aire junto con Tabaré. Además, teníamos un móvil mostrando las calles de Rivera y Livramento. Todo en simultáneo en diferentes particiones de la pantalla”, relata el periodista. Además del magazine, Rmas transmite los partidos de Peñarol y Nacional con los relatos de Cuello Núñez.

La sociedad de Sampayo-Cuello Núñez surge del conocimiento mutuo de los riverenses. “Cada vez que nos encontramos en Rivera, hablábamos de la posibilidad de trabajar juntos. Ahora se dio”, cuenta el experiodista de Telemundo.

A la hora de su jubilación, Sampayo acumulaba 42 años de comunicación, 30 en Teledoce y los otros en diferentes radios como Internacional (Rivera), Panamericana (Montevideo) o el diario Últimas Noticias.

Ahora, disfruta de una paternidad tardía pero que le ha renovado las energías. La pandemia ha cercenado los vínculos entre los niños y con el sistema educativo en todo el mundo. Brasil y Muriaé no fueron la excepción y Sampayo se muestra preocupado por eso. “Me da la sensación que los niños están más reacios a la comunicación. Vamos a una placita con Sophia, por ejemplo, y vemos que juega con otros niños pero no charlan”, dice.

Con su esposa llegaron al acuerdo de cerrar la fábrica, aunque el futuro dirá si no llega otro integrante de la familia.

Por lo pronto, Sampayo disfruta de este presente en que volvió a conjugar su pasión por el periodismo con la vida familiar en Brasil. A veces, la pequeña Sophia se mete en la transmisión en vivo de Rmas para saludar a los televidentes.

Flavia Pintos: "Nunca se notó la diferencia; él tiene más energía que yo"

Pablo Sacco, Flavia Pintos y Luisa.
Pablo Sacco (51), Flavia Pintos (35) y Luisa, su hija recién nacida.

Flavia Pintos (35 años) y Pablo Sacco (51) se conocieron trabajando y siguen siendo socios en el amor y en el trabajo.

En 2005, ella se desempeñaba como conductora de Estilo (Canal 10) y él era el productor. Así nació el amor.

“No notamos la diferencia de edad en ningún momento de la relación”, asegura la comunicadora. En la actualidad, Pintos y Sacco están al frente de Twister, programa que va por VTV, ciclo de eventos, moda y viajes.

“Él tiene más energía que yo. No para en todo el día. Por momentos no puedo seguirle el tren ahí parece que yo tuviera más años que él”, asegura la modelo entre risas.

Pintos y Sacco atraviesan un momento felicidad extrema porque luego de mucho buscarla, fueron padres en diciembre de María Luisa, su primera hija.

“Fue una bebé muy buscada con mucho amor. Estamos disfrutando cada momento y estamos los dos a la par como en todo lo que hemos hecho en estos 16 años juntos. Pablo le canta, la baña, le cambia los pañales y en algún momento que tengo que salir le da la mema con leche materna que le dejo. Somos un gran equipo y nos complementos siempre”, relata la modelo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error