ENTREVISTA

Alejandra Rey, la doctora en "Polémica en el bar" habla de su llegada a la televisión

La doctora cuenta su llegada al programa de Canal 10, sus peleas con Alberto Sonsol y cómo ayudar a prevenir y a quitarle el miedo al coronavirus

Alejandra Rey. Foto: Leonardo Mainé.
Alejandra Rey. Foto: Leonardo Mainé.

Desde hace varias semanas se convirtió en una panelista de cabecera en Polémica en el bar (Canal 10), donde opina y discute con los demás integrantes de esa ecléctica mesa que se ha convertido en referencia de debate de todo lo que sucede con el día a día de la pandemia por coronavirus en Uruguay en el mundo. Si bien el nombre de Alejandra Rey es nuevo para muchos espectadores, hace varios años que la neumóloga especializada en fibrósis quística y enfermedades raras trabaja en televisión. Rey comenzó haciendo ciclos de medicina en Buen Día Uruguay una vez por semana y con el crecimiento del coronavirus en nuestro país, la doctora que comenzó a hablar de las medidas que había que tomar antes que las pusiera en práctica el gobierno, se convirtió en una voz referente.

La médica neumóloga Alejandra Rey llegó a la televisión hace cinco años pero vive por estas semanas de coronavirus los momentos de máxima exposición. Semanas atrás fue convocada por Polémica en el bar y hoy es una de las panelistas fijas de la mesa opiniones se sirve dos veces por semana: viernes y domingo en Canal 10.

Alejandra Rey. Foto: Leonardo Mainé.
Alejandra Rey. Foto: Leonardo Mainé.

Cinco años atrás, Rey trabajaba en el hospital Maciel y se desempeñaba como docente en Facultad de Medicina. A propósito de una jornada sobre Epoc, que iba a realizarse, algunos de sus colegas le pidieron que a la televisión para hablar de la enfermedad y darle difusión a la actividad. Como no le daba vergüenza ni tenía miedo a las cámaras, fue la representante para acudir a Buen Día Uruguay (Canal 4) a hablar del asunto. Finalizada la entrevista, el productor, Rafael Arza le sugirió tener un espacio de medicina en el programa matinal.

Tres meses después de aquella primera vez en televisión, comenzó a tener un segmento fijo en el magazine, donde abordaba diferentes temas médicos. “Eran salidas una vez por semana o cada dos semanas y era muy libre. Hicimos como cuatro o cinco años ese segmento”, cuenta Rey a Sábado Show.

Antes que la pandemia por coronavirus tuviera la incidencia en la población, la economía y el día a día de la gente, Rey había hecho una participación en Buen Día Uruguay, “donde había dicho que todo el mundo se tenía que guardar. Fui la primera voz que salió a decir eso”.

Alejandra Rey. Foto: Leonardo Mainé.
Alejandra Rey. Foto: Leonardo Mainé.

A partir de esa participación la llamaron de Canal 10, de Polémica “para aparecer ese domingo y ahí terminé. El haber estudiado el tema, el haberse preocupado, haberlo dicho antes” fueron los motivos que la hicieron ser una panelista fija en el programa.

—Estar atenta a lo que pasaba en el mundo ayudó a que tuviera hoy un asiento en cada edición de Polémica en el Bar.

—Sí, porque me preocupaba mucho que no se tomaran medidas en el aeropuerto con la gente que venía. Estaba muy enojada, y además lo sabía expresar.

—Usted sabía qué había que hacer y cómo hacerlo.

—Exacto. Lo único que quería era que la gente que venía del exterior hiciera cuarentena por 14 días. Eso era lo que pedía que se hiciera y también quería que nos dejáramos de dar besos, dejáramos de compartir el mate, le dije a Lacalle que dejara de sacarse selfies, que tomara distancia, todo eso fue como una semana antes que esto explotara.

Alejandra Rey. Foto: Leonardo Mainé.
Alejandra Rey. Foto: Leonardo Mainé.

—Me imagino que cuando estudiaba medicina no pensaba que fuera a terminar debatiendo con Alberto Sonsol en la televisión en Polémica en el bar.

—No, pero es muy bien, yo me divierto y paso bien con todos. Lo importante en este momento es poder transmitir un mensaje claro. Es tan difícil transmitir eso. Te puedo hablar de tuberculosis o una neumopatía con más propiedad de lo que te hablo ahora. Tenemos una gran inseguridad sobre este tema y las seguridades que vamos teniendo son los errores que cometieron los otros.

—¿Es una ventaja ser el último orejón del tarro, como suele pasar con Uruguay?

—Sí, creo que sí, es una ventaja porque nos permite aprender mucho. Primero de los chinos que publicaron mucho, después de los errores que cometieron Italia, España y Estados Unidos. Y bueno, ellos nos dicen en las conferencias: no cometan los mismos errores.

—¿Se han hecho bien las cosas en nuestro país?

—Creo que sí. Fijate que se llamó al confinamiento el 13 de marzo y en España fue el día después. Hay que mirarlo en perspectiva y estamos bien. Esto vino en aviones, el aeropuerto se cerró, se hicieron controles, obviamente se escaparon algunos casos porque si no, con los 15 días de cuarentena, ya no habría ningún caso. Se ve que hay pocos casos y eso está bueno. Pero el coronavirus es muy contagioso y los epidemiólogos del Ministerio de Salud Pública lo que han dicho es que hay transmisión en la comunidad y eso es sobre lo que no tenemos control. No se sabe si la gente con la que uno se cruza en la calle lo puede tener, o si es solamente en el personal de salud o solamente está en determinados grupos más cercados.

Alejandra Rey. Foto: Leonardo Mainé.
Alejandra Rey. Foto: Leonardo Mainé.

—¿Son los del famoso casamiento?

—Esos ya terminaron, ellos se aislaron. Lo del casamiento es fácil de controlar, metiste a las 500 personas que fueron al casamiento y las guardaste 15 días, ya se acabó. El problema es esa gente que no sabe cómo se lo contrajo, la que vino de Europa también en esa fecha, porque Carmela no vino sola, que fue a la peluquería, que no tuvo síntomas y entonces no se guardó. Ese es el tema, entonces si la gente estuvo aislada, el virus circuló poco. Si ahora nos empezamos a mover, que nos tenemos que empezar a mover, porque eso también es real, no nos podemos mantener así toda la vida, va a ser un tire y afloje. Creo que va a venir por ahí.

—¿Usted tiene consulta?

—Trabajo para el Banco de Previsión Social en lo que se llama el centro de enfermedades raras y defectos congénitos. Me especialicé en fibrosis quística, soy médica del centro de referencia nacional de Fibrósis Quística y enfermedades raras, entonces veo enfermedades neuromusculares, enfermedades de chicos que nacen con estas enfermedades y que son muy graves.

—Así que sus jornadas son de trabajo y difusión.

—Y participando de cosas académicas. Soy vicepresidenta de la asociación de neumonología. Todos tenemos que prepararnos para esto.

—¿Qué mensaje le gustaría transmitir a la gente?

—Que estén tranquilos, los médicos uruguayos, la ciencia, la academia de ciencias y de medicina están liderando el pensamiento y lo que los clínicos después vamos a practicar. Hay mucha gente pensando, compartiendo pensamientos y eso nos tiene que dar tranquilidad, que no es que estamos esperando que lleguen los enfermos para ver cómo resolvemos. Estamos permanentemente conectados tratando de encontrar el camino.

-—¿Es complicado teniendo un vecino tan irresponsable como Brasil al lado?

—Sí, para mí sí. Es como con el crucero, había que tomar una decisión. No se podían quedar quietos esperando que se enfermen todos y que copen el CTI, porque no tenemos tantas camas. Hay que tomar medidas y ahí, estoy segura que se va a tener que tomar alguna medida con Brasil si esto avanza, si la gente empieza a llegar.

—Usted que tiene contacto con las Academias del resto del mundo, ¿cómo nos ven a Uruguay?

—No es que nos vean, nos dicen que la medida de distanciamiento social que tomamos fue excelente. Y todos los académicos lo que dicen es mantengan que los mayores de 65 años estén guardados, que quienes tengan enfermedades crónicas estén guardados, eso sin lugar a dudas. El otro concepto grande es que muchos nos vamos a enfermar y no hay que tenerle miedo a la enfermedad. Hay que tenerle respeto.

—Enfermarse no es morirse

—Claro, el 80% evoluciona favorablemente. ¿Y quiénes son? Los niños, jóvenes, los que evolucionan mal son los mayores de 65 años o los que tienen enfermedades. Esa gente la tenés que guardar y al resto la tenés que hacer circular para empezar a generar anticuerpos también, porque en algún momento vamos a tener que salir de casa. Por eso a la gente de riesgo hay que tenerla cuidada, el resto que empiece a salir con protecciones: mascarilla, distanciamiento e higiene. Si mantenés eso, los riesgos de contagiar y contagiarte con menor. A la vez, una población indefectiblemente se va a ir contagiando, pero esa gente es la que va a ir parando el virus.

—¿Cómo es eso?

—Imaginate que soy el virus, se dice que puedo contagiar a tres personas, salvo otras personas que contagian mucho más como el caso de Carmela. Pero el promedio es que se contagian entre tres y cuatro personas. Si me encuentro contigo y ya tuviste la enfermedad, a ti no te voy a contagiar, entonces ya contagio menos, por eso es importante que para disminuir el contagio, que el virus se vaya encontrando con gente que ya tenga defensas.

—Entonces se generan anticuerpos...

—Uno cuando tiene la enfermedad genera anticuerpos, lo que no se sabe es cuánto duran esos anticuerpos. Para este año van a durar, no se sabe si es para toda la vida o como pasa con la gripe que todos los años hay que cambiar la vacuna. Sí se sabe que se generan anticuerpos, y eso es una protección para el resto también. A medida que la gente se va enfermando y se va curando, a medida que va aumentando eso, le vamos sacando contagiosidad al virus o posibilidades de que se expanda.

-—Hay que sacarle también un poco el miedo.

—Si un familiar o tú mismo te enfermás y estás en el rango menor de 50 años, vas a tener una buena evolución, a no ser que tengas enfermedades como mis pacientes. Y no es malo que lo tengas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error