Más denuncias alrededor de la pelota

Gutiérrez vs. Della Valle: Extorsiones y calumnias en el fútbol

Los directivos de la Tenfield, Nelson Daniel Gutiérrez y Osvaldo Giménez, denunciaron que el abogado y fundador de El Tanque Sisley, Víctor della Valle, los injurió. El profesional había acusado a la empresa de ejercer presión a los clubes que reciben adelantos para pagar a sus jugadores.

Fiscalía: el directivo de Tenfield, Nelson Gutiérrez dijo que Víctor della Valle lo difamó. Foto: archivo El País
Fiscalía: el directivo de Tenfield, Nelson Gutiérrez dijo que Víctor Della Valle lo difamó. Foto: archivo El País

Los directores de Tenfield, Nelson Daniel Gutiérrez y Osvaldo Giménez, presentaron ayer una contra denuncia al abogado penalista Víctor della Valle por calumnia y simulación de delitos en la Fiscalía de Delitos Económicos y Complejos, cuyo titular es el fiscal Enrique Rodríguez.

Además pidieron a la Fiscalía que cite a declarar a los presidentes de los 15 clubes de Primera División para que testifiquen si, en algún momento, fueron presionados o extorsionados por la empresa para votar en el Consejo Ejecutivo algún negocio, como señaló Della Valle.

El sábado 4, El País informó sobre una denuncia penal a una empresa por eventuales extorsiones a clubes de fútbol. Días después, el semanario Búsqueda agregó que la denuncia había sido realizada por Della Valle contra Tenfield por un supuesto cheque impago de US$ 90.000, relacionado con pagos salariales a un director técnico de El Tanque Sisley, club del cual Della Valle es fundador.

En una segunda parte de su denuncia, Della Valle aludió a supuestas presiones de Tenfield en la AUF a aquellos clubes que reciben préstamos de dinero de la empresa para poder saldar sus deudas con los jugadores y comenzar el campeonato uruguayo.

Gutiérrez y Giménez reaccionaron denunciando a Della Valle por calumnia, ya que se sintieron injuriados por las afirmaciones del abogado de que habrían utilizado su poder económico para obtener réditos económicos en la AUF.

Los denunciantes consideran, además, que Della Valle incurrió en una simulación de delito porque realizó la denuncia penal sabiendo que no se había cometido ningún ilícito. Acusan al profesional de simular los indicios de una supuesta maniobra a través de la presentación "fraguada" y "editada" de mensajes de texto o "falseando" los hechos.

Los mensajes de texto entre Gutiérrez y el presidente de El Tanque Sisley, Fredy Varela, fueron anexados a la denuncia presentada ayer, según las fuentes.

Tal extremo roza con el "affaire Valdez", en el que se utilizaron conversaciones grabadas y mensajes de Whatsapp entre el expresidente de la AUF, Wilmar Valdez, y el lobista Walter Alcántara, como pruebas de eventuales delitos cometidos en una licitación para la compra del sistema de reconocimiento facial en el Estadio Centenario y en las obras de iluminación del Estadio Luis Franzini.

Los denunciantes expresan que parece claro que el denunciante voluntariamente omitió mensajes de texto en el intercambio de las conversaciones entre Gutiérrez y Varela con el fin de "producir determinados efectos" e "inducir en error a la Fiscalía" receptora de la denuncia.

Advierten que Della Valle cometió un delito al alterar hechos representados en "una cosa irreal", agregaron las fuentes. Los directivos de Tenfield también señalan a la Fiscalía que un escribano, que será citado a declarar, certificó los mensajes que, según la empresa se puede probar, "fueron editados".

"Della Valle arma los mensajes de texto de Gutiérrez y Varela, los descontextualiza, y su edición no refleja la conversación efectuada entre ambos", plantea la denuncia.

Los cheques.

Lo que reclama Della Valle a Tenfield es que se le pague un cheque de US$ 90.000 que emitió para abonar los sueldos adeudados al exentrenador Raúl Möller.

En su denuncia, Gutiérrez y Giménez dicen que no les correspondía ni era su responsabilidad hacerse cargo de los pagos de salarios de empleados del Tanque Sisley. Sí reconocieron que Tenfield realiza adelantos de dinero a los clubes para que puedan pagar los salarios, ya que de esa forma defiende los derechos y mantiene las fuentes laborales de los jugadores.

Según consta en la denuncia, Della Valle también reclamó a Tenfield la devolución de un cheque que emitió por US$ 47.000. Supuestamente, ese cheque tenía como objetivo cubrir un adelanto que había dado la empresa para el pago de salarios del club. Sin embargo, según las fuentes, el cheque le fue devuelto al abogado por un directivo de la empresa. Las fuentes no especificaron el motivo.

La disputa entre Tenfield y Della Valle surgió cuando la empresa descubrió que los adelantos de dinero, que entregaba para los jugadores de El Tanque Sisley, se utilizaban para pagar los sueldos de dos hijos de un neutral del club y de un médico, expresa la denuncia.

Un representante de Tenfield manifestó a la directiva de El Tanque Sisley su malestar porque entendió que ello era una irregularidad, ya que los adelantos deberían tener como destino solo el pago de sueldos de futbolistas. Hace dos meses, Giménez declaró en la Fiscalía Especializada en Delitos Económicos que se debía investigar cómo Della Valle adquirió un apartamento costoso en la rambla, entre otras propiedades.

En su denuncia, Gutiérrez y Giménez pidieron a la Fiscalía que levante el secreto bancario de Della Valle, Varela y del club El Tanque Sisley con el propósito de indagar sobre los movimientos de dinero en sus cuentas.

Los directivos también amenazaron con denunciar por falso testimonio a uno de los testigos presentado por el penalista por entender que su declaración no se ajusta a la realidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)