ENTREVISTA

Enzo Benech: "Con el diario del lunes todos somos fantásticos"

El exministro de Ganadería se defiende de los señalamientos por la ausencia de controles en el Fondo de la Granja, aunque admite que no convocó la comisión fiscal como establece la ley

Enzo Benech
Enzo Benech en conferencia de prensa, el 20 de mayo de 2019, anunciando una denuncia penal tras haber detectado irregularidades en el Fondo de la Granja.

Cuando Enzo Benech informó sobre las irregularidades en el Fondo de Fomento de la Granja, el 20 de mayo de 2019, no explicó que la detección habría provenido de afuera del ministerio: “Se nos encendió una luz amarilla y empezamos a investigar”, dijo. Le preguntaron si el director del área, entonces Avelino Casas, estaba al tanto de la situación, y contestó: “Que yo sepa, no”. Ahora, dice a El País que Casas sí sabía. En esa conferencia también afirmó: “Si yo soy el ministro, soy responsable de lo que pase en este ministerio. Si está mi firma, soy responsable. Con ese criterio, él (por Casas) me ofreció la renuncia y se la acepté”. En esta entrevista admite que él también firmaba las salidas de dinero del Fondo.

-Usted dijo en la conferencia de mayo de 2019 que “siempre existen controles en paralelo que encienden luces amarillas”. ¿Qué control permitió detectar este desvío?

-Un aviso del Banco República que había dinero del ministerio que traspasaba a una cuenta personal de un funcionario. Ahí se nos prendió la luz amarilla y creamos la comisión investigadora.

-Pero fue un aviso que provino de un banco privado.

-No, no, fue el Banco de la República, te aviso, y me lo dijo a mí directamente.

-Tengo entendido que el banco Santander avisó al Banco Central que había ingresos injustificados en la cuenta personal de este funcionario y luego el BCU informó al BROU (que es donde está la cuenta del Fondo de Fomento de la Granja).

-Esa es tu información, yo no la tengo. La verdad, no sé.

-De todas formas, si el aviso provino del BROU, eso no es un control interno. ¿Qué controles se hacían dentro del ministerio para detectar eventuales irregularidades?

-En todo el ministerio se hacen infinidad de controles. Por ejemplo, que para liberar fondos se necesita la firma de dos personas. Aquí, el que se llevó el dinero fue una persona, pero tenía la habilitación de otra que sigue estando en el ministerio y sigue estando en funciones. No por mi parte, porque yo intenté hacer eso también y no lo logré.

-¿Qué intentó, que se fuera ella también?

-Claro. Yo no pude avanzar mucho más porque vos sabés que existe el secreto bancario. Y cuando yo quise saber dónde estaba el dinero, no lo pude hacer por el secreto bancario. Por eso, además de la investigación administrativa hice la denuncia penal, porque la Justicia sí puede hacerlo. Yo no puedo.

-La otra persona también está sumariada.

-Hasta que yo me fui (del ministerio) no estaba sumariada.

-Ella dijo que no estaba al tanto de la maniobra del contador.

-No. Esa señora me dijo a mí que ella le había dado el pin (para autorizar transferencias) a la persona (acusada). Y el director de la Granja me dijo que estaba al tanto; por eso yo le acepté la renuncia.

-Lo del pin es lo que le ocasiona el sumario. Pero lo que más me interesa conversar con usted es el tema de los controles. El Fondo de Fomento de la Granja, según el decreto reglamentario de 2002, es administrado por la Dirección General de Secretaría del ministerio, que “realizará informes trimestrales respecto a la evolución de los ingresos, la utilización del Fondo y la situación de saldos, los cuales se pondrán a la orden de la Comisión Fiscal”. ¿Sabe si existieron esos informes trimestrales?


-Mirá, hay todo un proceso para la utilización del fondo de la granja. Hay un asesoramiento técnico, y todo dinero que se libera va con la firma del ministro. Pero antes de la firma del ministro, va la del director técnico, de la Dirección de la Granja, y del director general de Secretaría. Y todos esos filtros venían pasando. Porque este señor tenía un mecanismo para triangular el dinero a través de su cuenta. Que cuando nos enteramos, obviamente lo corregimos lo antes que pudimos.

-Eso no está en discusión. Lo que le pregunto es si no hubo una omisión…

-¿Sabés por qué está en discusión? Y si tú sos periodista te agradecería que lo aclararas: porque las denuncias, la investigación administrativa, la separación del cargo, la hice yo. Y le avisé al nuevo ministro, el primer día: mirá, hermano, hay este lío y yo hice todo lo que pude, pero ahora yo me voy y te quedás vos. ¿Ta? Entonces, no quiero que salgan cosas erróneas. Y yo no he salido a decir nada; estoy contestando lo que tú me estás preguntando.

-Lo tengo claro. Pero mi duda, para decir con precisión, es si la Dirección de Secretaría realizó los informes tal como dice el decreto. ¿Eso se estaba cumpliendo?

-Mirá, por lo que yo sé, sí. Pero a esta altura, imagínate. Yo me fui el 29 de febrero, no los tengo acá por supuesto.

-¿Pero Horacio Servetti, director general de Secretaría, le mostró alguno de esos informes cuando saltó la irregularidad?

-Servetti estaba al tanto de todo esto y tenía 35 años en el ministerio de Ganadería. Los pasos están correctos. Llámalo a Servetti, yo más no te puedo decir porque te estoy inventando.

-No, no. No quiero que me invente. Lo que le pregunto es si Servetti le mostró alguno de esos informes que supuestamente se estaban haciendo.

-Los informes, que yo sepa, estaban hechos todos.

-La ley establece la creación de una comisión fiscal que no estaba en funcionamiento, y por lo que me dicen recién se está por convocar. ¿Por qué no la convocó?

-No sé, si te digo no sé. Lo que sí sé es que toda esta operativa era pasada a través de la Junta Nacional de la Granja, donde están todos los actores de todas las gremiales, y yo informé permanentemente de todos estos pasos en la Junta. Ellos sí estaban enterados de primera mano por mí. Te digo más: el actual director de la Granja (Nicolás Chiesa) iba como alterno a la Junta.

-Sí, pero la comisión fiscal la tiene que convocar el ministro.

-Sí, yo no la convoqué, la verdad. No sé. Yo no la convoqué. En este tiempo, no. Por lo menos que recuerde. La verdad es que todo lo que firmé lo leí, pero esa precisión no te la puedo ni desmentir ni aseverar.

-El tema es que lo que dicen las autoridades actuales es que si hubieran existido esos informes trimestrales y esa comisión fiscal, quizás -tal vez no- se habría detectado ese desvío a tiempo.

-Mirá, con el diario del lunes todos somos fantásticos. Pero el que hizo las denuncias, el que separó del cargo, el que hizo la investigación administrativa, fui yo. Nadie de esos que te está diciendo vino a avisarme nada. Pero está bien. Yo acepto. Yo hice lo mejor que pude. Hasta ahí llegué, ¿ta?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados