Publicidad

El Nacional se corre por la gloria y por un lugar en la historia

En busca del crack. El potrillo que se lleve el Derby se consagrará como el mejor de la temporada.

Compartir esta noticia
Rambo Approved y Rock Walk viene de definir el Jockey Club.

Maroñas se viste de gala, el próximo domingo se corre el Gran Premio Nacional (G2), la prueba que define al crack de la generación y que después del Ramírez es sin dudas la carrera que un burrero más quiere ganar. Historia y tradición se conjugan en un clásico muy especial.

Este año no habrá Triple Coronado, la primera gema fue ganada por Rock Walk, la segunda por Rambo Approved que en el mismo disco le cortó el sueño de la Triple Corona a su compañero de colores. Es que ambos son propiedad del Hs. Phillipson y ambos estarán presentes el domingo, por lo que el stud podría ganar las tres gemas pero con potrillos que ni siquiera comparten entrenador. En total son 11 los que van por el Nacional, en una carrera que consagrará al mejor sin dejar dudas, ya que ha sido un año muy parejo con varios ganadores clásicos durante el proceso.

Rock Walk podría ir por la Triple Corona si no hubiera perdido el Jockey Club en el mismo disco y en un photo finish milimetrico. Ahora con largada exterior buscará ganar el Nacional, si lo logra, será el potrillo que más cerca se haya quedado de ser Triple Coronado, un logro que desde la Reapertura apenas han logrado Invasor en 2005 y Sir Fever en 2014. Con Jose Da Silva en Dubai, esta vez irá sobre su silla el líder de la estadística Héctor Lazo.

Luis Cáceres se apilará en Rambo Approved, el sorpresivo ganador del Jockey Club que ahora en mayor distancia puede repetir. El Phillipson no solo tiene a estos dos, también correrá Risk Approved que si bien solo es ganador de una, perdió hace dos meses por apenas un pescuezo con Rambo Approved.

Fuera del stud líder, la mejor carta es sin dudas Noche Oscura. El hijo de Good Report llega con preparación casera desde Paysandú. Fue escolta en la Polla, no corrió el Jockey Club y reaparece en el Nacional, en donde han apuntado todas las baterías ya que se lo tiene conceptuado como un gran fondista. Fernando Olivera, jockey clásico y experiente, lo guiará y buscará en lo personal ganar una de las muy pocas carreras grandes que no ha ganado en su dilatada y exitosa trayectoria.

Devil Avenue es otra carta de mucho peso, el del stud Trouville ha sido un gran animador, viene de ser cuarto en el Jockey Club y es como cada vez que sale a la pista, gran carta.

El más ganador del lote es Majestic Boy, baby crack y ganador del Ensayo, falló en la Polla pero se recuperó siendo tercero cerca en el Jockey Club. Los 2500 metros parecen un escollo, pero le sobra clase y puede ser el ganador, cambiará de monta, esta vez va con Maicol de Souza. Ellos son las cartas centrales de un gran clásico.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad