Publicidad

Marcelo Bielsa, un DT al que no le tiembla el pulso: las decisiones polémicas que tomó cuando dirigió a Argentina

El nuevo DT de Uruguay y algunas decisiones que hicieron ruido en su primera etapa como seleccionador: desde cuando dejó a Riquelme sin Mundial hasta el fuerte cruce que tuvo un jugador tras la Copa América 1999.

Compartir esta noticia
Marcelo Bielsa en su etapa como DT de Argentina.
Marcelo Bielsa en su etapa como DT de Argentina.
Foto: AFP.

Por Ángel Asteggiante
Marcelo Bielsa, nuevo DT de Uruguay, dará en los próximos días su primera lista de reservados para los amistosos ante Nicaragua y Cuba (14 y 20 de junio en el Estadio Centenario). Teniendo en cuenta el recambio generacional que a partir de ahora comenzará a vivir la selección, es probable que el entrenador arrime nuevos nombres en esta nómina.

Lo cierto es que el Loco ya demostró a lo largo de su carrera que no le tiembla el pulso para tomar decisiones pesadas. Ni si quiera en Argentina cuando en reiteradas ocasiones cargó con la opinión popular en contra.

1) Riquelme sin Mundial

Argentina llegó al Mundial de Corea y Japón 2002 como la gran favorita a quedarse con el título. Sin embargo, se volvió en primera fase en lo que fue su peor campaña en esta clase de competiciones. Bielsa quedó en el ojo de la tormenta aunque luego fue ratificado por los dirigentes de la AFA.

Antes de jugar el Mundial, ya había una situación que venía haciendo ruido en el ambiente: la ausencia de Juan Román Riquelme. El enganche venía de ser bicampeón de América con Boca y de transformarse en la figura en el impacatante triunfo en la Intercontinental ante Real Madrid. Incluso había sido transferido al Barcelona por 11 de millones de dólares antes del inicio del Mundial; pero Bielsa no lo convocó.

El DT citó tres futbolistas en esa posición: Ariel Ortega (River Plate), Marcelo Gallardo (Mónaco) y Pablo Aimar (Valencia). El que más jugó fue el Burrito, pero lejos de desempeñarse como un enganche tradicional. En aquel equipo se paraba por afuera e insistiendo constantemente en la presión alta. La rápida eliminación aumentó aún más las críticas sobre la ausencia de Riquelme que siguió el Mundial por televisión.

Marcelo Bielsa en su etapa como DT de Argentina.
Marcelo Bielsa en su etapa como DT de Argentina.
Foto: AFP.

2) Batistuta adentro, Crespo afuera

Seguramente esta sea la decisión que más dolores de cabeza le generó al DT a lo largo de su carrera. Bielsa tenía para ese Mundial 2002 a dos de los mejores centrodelanteros del mundo, pero no los ponía juntos. Es como imaginar que en sus mejores años el maestro Tabárez no haya hecho coincidir a Luis Suárez y Edinson Cavani.

Gabriel Batistuta la rompía en Roma y Hernán Crespo en Lazio en tiempos donde la Serie A reunía a los mejores. El DT priorizó la presencia del Bati y hasta el día de hoy perdura en la vecina orilla como una de las decisiones más polémicas.

Marcelo Bielsa y Gabriel Batistuta.
Marcelo Bielsa y Gabriel Batistuta.
Foto: AFP.

El hecho lo persiguió años hasta que en 2018, cuando era DT del Leeds, Bielsa sorprendió en plena conferencia de prensa al disculparse con Crespo por haberle mentido. “Le voy a contar un grave error que cometí. Debe ser uno de los errores que no me perdono. A mí me tocó dirigir a un gran centroatacante, que fue Crespo. Era un jugador muy generoso. Me tocó dirigirlo en dos momentos: cuando estaba madurando y en un segundo momento cuando él ya había madurado. Cuando él estaba madurando yo una vez le dije que lo consideraba un jugador maduro. Pero yo le estaba mintiendo, trataba de fortalecer su autoestima asignándole una característica que yo no pensaba que él tuviera”, dijo.

“Cuando pasó el tiempo y él maduró verdaderamente, yo le dije 'Qué madurez actual la tuya, ya no eres el de antes'. Y él me dijo: 'Pero cómo, si usted antes me dijo que ya estaba consolidado. Entonces usted me engañó. Usted antes me dijo que yo era maduro y no lo pensaba'. Y no me lo perdoné nunca. Todo esto lo cuento no para contárselo a ustedes, sino para pedirle disculpas públicas a él, porque sé que lo defraudé“, agregó.

Crespo le respondió en horas después en una extensa carta que difundió en redes sociales. “Marcelo: sus disculpas me hicieron rebobinar 14 años de un dolor que aún tengo adentro. Fue una tremenda decepción sentirme engañado por un líder como usted. La tristeza fue tan grande como la estima que yo le tenía”, indicó.

“Por supuesto, Marcelo, acepto sus disculpas. Ya lo perdoné hace tiempo, si es que debía perdonarlo. Lamento que no lo hayamos hablado personalmente, ni siquiera por teléfono. Pero nunca es tarde. Además, los dos sabemos que ya se había dado cuenta de ‘su grave error’ mucho antes de esta declaración”, expresó el goleador luego de que Bielsa asumiera públicamente que le había mentido.

Marcelo Bielsa y Hernán Crespo.
Marcelo Bielsa y Hernán Crespo.
Foto: La Nación/GDA.

3) Mascherano, un juvenil en la mayor

El tiempo le dio la razón, porque con el correr de los años Javier Mascherano se transformó en un jugador Top y símbolo de la selección argentina.

Pese a ello, su aparición en la albiceleste generó impacto. No porque alguien dudara de las condiciones del Jefecito, sino porque ¡ni siquiera había debutado en la Primera de River! El estreno fue en junio de 2003 en La Plata casualmente ante Uruguay. El partido terminó 2-2, pero el resultado terminó siendo una anécdota.

Bielsa conocía bien a Mascherano de observarlo en juveniles y también porque lo había llevado como sparring a Corea y Japón.

4) El Burrito a marcar y correr

Ariel Ortega es de los futbolistas más talentosos que dio el fútbol argentino. Un enganche formidable con un quiebre de cintura único, pero hay un partido que quedó marcado para siempre porque lejos estuvo de lo que mejor sabía hacer.

En la Copa América 1999, Argentina quedó eliminada ante Brasil (1-2). En el postanálisis de ese compromiso, todos los medios se centraron en el rol que tuvo que cumplir Ortega casi como un marcador de punta corriendo y persiguiendo a Roberto Carlos por toda la cancha.

El Burrito, que destacó siempre a Bielsa como uno de los mejores entrenadores de su carrera, años después le bajó el perfil a la polémica y defendió al DT. “Contra Brasil jugamos tres veces y Roberto Carlos había uno solo, el único. No es que me hacía marcar al marcador de punta de cada rival. La forma de jugar de Bielsa era siempre en campo rival, yo jugaba permanentemente atacando. Quedó instalado que Ortega corrió a Roberto Carlos, pero no fue así“, dijo en diálogo con El que abandona no tiene premio (FM 947).

5) La pelea con Calderón: insultos y ¿algo más?

La eliminación de Argentina de esa Copa América 1999 tomó mayor voltaje cuando el plantel regresó a Buenos Aires. José Luis Calderón llegó a ese torneo como goleador de Independiente, pero en la Copa América no jugó ni siquiera un minuto. Entonces declaró: “Siento que vine de relleno a esta Copa. Si querían alguien para completar los 22, tendrían que haber traído un sparring. Bielsa me tendría que haber dicho antes que no me quería, entonces seguía con mis vacaciones”.

Las polémicas declaraciones desencadenaron, contaron protagonistas de aquel plantel, en una reunión grupal en la que el delantero y el DT intercambiaron fuertes insultos y estuvieron al borde de irse a las manos.

Años después Calderón contó que Bielsa le había explicado que su idea era llevar a Bernardo Romeo en lugar de él, pero por “presiones de la prensa” debió revertir su postura.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad