Publicidad

Inter Miami goleó 4-0 a Toronto, pero Messi pidió el cambio a los 37' y el DT lo descartó para el clásico

La Pulga fue reemplazado a los 37 minutos del primer tiempo en la goleada de su equipo y se espera por su evolución: qué dijo el entrenador Gerardo Martino.

Compartir esta noticia
Lionel Messi y Jordi Alba en el banco de suplentes del Inter Miami.
Lionel Messi y Jordi Alba en el banco de suplentes del Inter Miami.
Foto: AFP.

La Nación / GDA
Después de ser reemplazado unos minutos antes del final del partido contra Ecuador por las EliminatoriasLionel Messi hizo un anuncio que nunca se le había escuchado en su carrera. Con 36 años, alertó que a partir de ahora quizá iba a ser más habitual que no completara todos los encuentros, algo que va contra su espíritu de no salir nunca. Pero el físico manda.

Más allá de su voluntad, ahora debe atender las señales que le da el cuerpo por el desgaste, la acumulación de cotejos y los viajes, y la falta de una pretemporada. Las molestias musculares son una compañera de viaje. Estuvo con el plantel seleccionado en Bolivia, pero quedó al margen de la planilla. Se priorizó no arriesgarlo si no estaba en las mejores condiciones. De regreso a los Estados Unidos, se salteó el viaje a Atlanta, donde Inter Miami fue goleado 5-2.

Trece días después de su última actuación, Messi reapareció el miércoles en el DRV Pink Stadium para recibir a Toronto. En las horas previas, Martino había adelantado que quizá no disputaría todos los minutos. La planificación del Tata privilegia la final que el próximo miércoles disputará Inter frente a Houston Dynamo por la US Open Cup. La tentación es grande por conquistar el segundo título en poco más de un mes, tras la consagración en la Leagues Cup.

Las prevenciones con Messi se agudizaron cuando fue reemplazado a los 37 minutos del primer tiempo. Su participación ya era menor a lo imaginado. Leo, dentro del campo, se sacó ambas canilleras y salió caminando, sin síntomas de dificultad, mientras al paso le respondía al italiano Lorenzo Insigne, el delantero de Toronto que se preocupó por su estado.

Lionel Messi en el partido entre Inter Miami y Toronto FC.
Lionel Messi en el partido entre Inter Miami y Toronto FC.
Foto: AFP.

Recibió la palmada de aliento de Martino y del ayudante de campo Jorge Theiler antes de sentarse en el banco de los suplentes, junto a Jordi Alba, que unos minutos había salido por algo más preocupante: sufrió un desgarro.

Tras el partido, Martino dio un panorama más preciso: “No hay ninguna chance de que puedan estar (por Messi y Alba) el domingo, veremos para la final del miércoles. Messi se sentía listo para jugar hoy, pero el cansancio pudo más por las molestias que tenía. Es una cicatriz de una lesión vieja que le molesta. Sigo pensando que es esto, no una nueva lesión. No creemos que sea nada importante en términos de lesiones. Tenemos que ir día a día y esperar el parte médico”.

Con la salida de Messi, varios espectadores se fueron del estadio. Sin el N° 10, la expectativa decrece abruptamente. Ya pasó en Atlanta, donde su ausencia provocó que el valor de las entradas se desplomara. Ante las quejas por el perjuicio económico que trae aparejado la baja de Messi, el comisionado de la MLS, Don Garber, salió a recordar que hay circunstancias que no son controlables: “Ninguna liga puede forzar a un jugador o a un equipo a hacer algo que atente contra su salud o seguridad. Messi probablemente ha jugado más partidos de los que cualquiera esperaba”.

Hasta que fue sustituido, el rendimiento de Messi estaba dentro de los parámetros frecuentes desde que aterrizó en la MLS. Regula los desplazamientos y elige los momentos para intervenir en un medio futbolístico general que tiende al desorden y las distracciones. Su radar no suele fallar en la detección de esas facilidades.

Estuvo cerca del gol con un remate frontal que le atajó el arquero salvadoreño Tomás Romero y en una definición con la pierna derecha que se le fue alta, al conectar un centro cruzado desde la izquierda. También había dejado una perla con su sello, cuando con un enganche dentro del área provocó que dos rivales se chocaran al ir a interceptarlo.

Como no daba síntomas de alguna molestia física, sorprendió cuando se decidió el cambio. El partido estaba 0-0. Toronto es último en la Conferencia Este, el equipo con peores resultados de visitante, hundido por 12 derrotas en los últimos 13 cotejos entre la MLS y la Leagues Cup.

Desde la llegada de Messi, la única caída de Inter Miami fue cuando él quedó afuera del equipo. Hasta este miércoles, su contribución había sido de 11 goles y cinco asistencias en 11 encuentros (siete triunfos y cuatro empates).

Esta vez, Inter Miami se las arregló sin Messi. Encontró el primer gol con otro argentino, Facundo Farías, que aprovechó un flojo despeje del arquero. Aumentó en la segunda etapa Robert Taylor, reemplazante de Messi y autor de un doblete, y Benjamín Cremaschi, de padre argentino.

Con seis fechas por delante, Inter Miami sigue recortando camino para clasificarse a los play-offs. Está a cinco puntos del puesto de Repechaje entre el octavo y el noveno. El domingo tendrá el clásico con el Orlando City de los uruguayos César Araújo, Mauricio Pereyra y Facundo Torres, pero con Messi de espectador.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Lionel MessiInter Miami

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad