Publicidad

Las claves del ascenso de Cordón: esto dijeron Lucas Capalbo y el presidente del club, Juan Capouzolo

Compartir esta noticia
Cordón campeón del Metro 2022. Foto: Juan Manuel Ramos.

BÁSQUETBOL

La química, una idea de juego definida y un club que busca crecer en sentido de pertenencia e infraestructura comienza a dar sus frutos. Ahora toca prepararse para la Liga Uruguaya.

Cuando el reloj del duelo ante Capitol llegó a su fin Cordón pudo volver a respirar. Dejó caer la mochila que llevaba en su espalda desde hacía cinco años y ocho meses y regresó a Primera. Días después fue por la gloria y arrasó ante el otro ascendido para ser campeón.

Para algunos, como Lucas Capalbo, mejor jugador de la final ante Tabaré que les dio el trofeo del Metro 2022, fue la primera vez (como mayores) subiéndose al aro para poder cortar las cuerdas, y significó no solo una “alegría” porque era algo que el “club deseaba hace mucho tiempo”, sino que también una “liberación de estrés mental”.

Lucas Capalbo en Cordón campeón. Foto: Juan Manuel Ramos.
Lucas Capalbo en Cordón campeón. Foto: Juan Manuel Ramos.

“Fue un objetivo que llevó mucho trabajo y que tenía muy metido en la cabeza”, añadió Capalbo. El base de 22 años había llegado al club al término de la Liga, donde defiende a Malvín. Había recibido ofertas de varios equipos, entre ellos Tabaré, pero fue el planteo del DT Álvaro Ponce el que lo sedujo: jugadores jóvenes y una idea de juego definida que entró rápido en vigor.

Esto fue parte del éxito del equipo, que no perdió tiempo en ello y conjugó el juego colectivo, sin depender de un jugador, con la “química” y la juventud. “Era un ambiente de trabajo muy lindo, daba gusto ir a entrenar”, sostuvo el base. Todo esto sin dejar fuera la contención de los experientes.
Sin embargo, nada hubiese sido posible sin la idea de juego de Ponce, también responsable de traer a sus dirigidos. 

Cordón campeón. Foto: Juan Manuel Ramos.
Los fanáticos de Cordón campeón. Foto: Juan Manuel Ramos.

Otro de los alicientes fueron los fanáticos. “El equipo contagió a la gente y ellos acompañaron para luego contagiarnos a nosotros. Fue mutuo, le terminé agarrando bastante cariño al club”, asegura Capalbo del segundo equipo que le toca vestir en el Metro luego de 25 de Agosto.

Disfrutó mucho de Cordón donde se reencontró con muchos amigos que se hizo de pequeño gracias a su padre, también basquetbolista y responsable de introducirlo en este mundo. Pese a que toda su vida también había jugado al fútbol (era bueno en ambos) y llegó a defender la camiseta de Nacional, las jornadas en vestuarios de Primera con papá, “el ambiente” y el aro le terminaron ganándole la pulseada a los tres palos.

Lucas Capalbo lleva el balón en Cordón vs. Tabaré. Foto: Estefanía Leal.
Lucas Capalbo lleva el balón en Cordón vs. Tabaré. Foto: Estefanía Leal.

A Lucas le toca retornar a su equipo de cara a la Liga Uruguaya 2022/2023 y, según explica el jugador, "el objetivo principal es mantener la categoría y llegar lo más lejos, creo que no hay aspiraciones de que el club sea campeón, si se da genial, pero el club no se armó para eso esta liga".
"Tenemos un lindo grupo con buenos jugadores y el objetivo más grande ahora es formar la química necesaria para poder ser competitivos y llegar lo más lejos posible", añadió Capalbo.

Cambio de (infra)estrcutura

Cordón campeón Metro 2022. Foto: Juan Manuel Ramos.
Cordón campeón Metro 2022. Foto: Juan Manuel Ramos.

Hace tres años, cuando Juan Antonio Capouzolo, hincha de Cordón, llegó a la presidencia, se encontró con un club “deteriorado desde el punto de vista social y económico, casi sin directiva”.

Los primeros pasos fueron volver a ponerlo en competencia y echar mano a las formativas, con el objetivo, en ese entonces lejano, del ascenso. Todo empezó con la propuesta de un presupuesto participativo: juntar socios e hinchas del barrio para remodelar la planta baja. “Que la fisonomía del club no solo fuera de básquetbol, sino un club social”, explica Capouzolo, y expresa que la idea detrás era ofrecerle algo más a los socios (un número que hoy llega a unos 300) y eso impulsaría la economía.

El presupuesto se utilizó para la planta baja y luego se decidió dar un paso más con un segundo y tercer piso para gimnasios y máquinas. Al día de hoy, el presidente asegura tener un 95% de la obra culminada. El cambio de estructura va acompañado de un cambio de filosofía que está basada en el sentido de pertenencia, para que más gente se acerque al club y solventar todas las partes.

La llegada de Esteban Batista
Por primera vez campeón en Uruguay
Cordón campeón. Foto: Juan Manuel Ramos.

Cordón contó con la presencia de Esteban Batista, figura de la selección uruguaya, que se mostró emocionado al conseguir el objetivo.

¿Cómo es que el pívot de Olimpia? Esto explicó el presidente de la institución: "Teníamos una pareja de innominados que era argentina y veníamos primeros, pero resulta que uno de los muchachos le surgió un contrato en su país por 13 meses y si no volvía enseguida, no se firmaba. No lo íbamos a retener, acá tenía un mes y no lo iba a cambiar por 13 meses y también estaba su familia, así que le dimos libertad para que se fuera. Eso generó un vacío importante porque se había acoplado bárbaro al equipo. El técnico rastreó en el medio pero no había nada, estaban todos con equipo". En el medio contrataron a otro argentino, pero no funcionó y finalizaron el acuerdo.  "Ahí surgió, por medio de uno de los médico, que nos dijo 'yo soy amigo de Batista, capaz que si le hablamos'...", recuerda Juan Antonio Capouzolo, que lo primero que pensó fue "cómo hacemos para pagarlo. Pero no hay peor gestión que la que no se hace".

"Conversando logramos un acuerdo con el económico, conseguimos el permiso de Olimpia y se incorporó. Creo que fue el salto que precisábamos. No lo conocía y es flor de tipo. Se incorporó enseguida a los muchachos lo aceptaron y ahí estamos salimos campeones", concluyó el presidente.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad