Publicidad

Un discurso importante

Compartir esta noticia

E presidente Luis Lacalle Pou fue el orador principal de la cena organizada por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) el miércoles pasado, un evento para 700 personas. En ese ámbito, rodeado de los principales empresarios del país, del gabinete de ministros, presidentes de entes, representantes de organismos internacionales y un largo etcétera, Lacalle Pou realizó un discurso esencialmente conceptual, yendo más al hueso de las ideas de fondo de lo que permite el debate político cotidiano, brindando una pieza oratoria poco habitual.

El presidente comenzó subrayando dos conceptos que entendía claves: la confianza y la cohesión social. “La confianza se construye con el tiempo” expresó el presidente. Y agregó: “Nosotros hemos optado por llevar adelante ideas claras y prácticas, ideas que se puedan sentir cómo impactan en la realidad”. El propio proceso electoral sirvió para pavimentar ese camino, generando confianza entre los socios de la Coalición Republicana y del mandatario con la ciudadanía.

Luego de ganar la elección la confianza se siguió edificando en cada paso en base al cumplimiento de la palabra empeñada. La propia consolidación de la Coalición, “que nació con la partida de defunción firmada” como expresó el presidente, es una muestra concreta de la construcción de esa confianza, más allá de las naturales tensiones entre los partidos que la integran.

La cohesión social fue el segundo concepto que desarrolló el presidente de la República. “Estoy convencido de que la democracia y la cohesión social no es solo en el Parlamento” afirmó, “es en el boliche, es en el trabajo, es en una reunión de familia”. Reafirmó una idea muy relevante precisamente para esa cohesión: “Firme con las ideas y suave con las personas”. La convicción de los ideales no debería impedir el buen relacionamiento social, por el contrario, “si vos estás convencido de lo que creés no tenés que descalificar” sentenció el presidente, y eso sin dudas es una máxima que mejoraría mucho el debate público. Plantea, asimismo una duda, si las descalificaciones personales que escuchamos frecuentemente en el debate político no son, en realidad, una ausencia de convicciones.

También fue al fondo del pensamiento que está detrás de las decisiones que toma un líder político cuando manifestó cómo se tomó la decisión de no ir a la cuarentena obligatoria que se reclamaba desde trincheras políticas y sindicales. “Eso atentaba contra lo que nosotros somos y pensamos” declaró el presidente. Recordó la estrategia de mantener los motores de la economía encendidos, de acuerdo a la expresión de la ministra Azucena Arbeleche, con ayuda a las pequeñas empresas, otro elemento clave. Y todo el gasto adicional en temas económicos, sociales y sanitarios, más lo que se perdió de recaudación que fue mucho, se logró llevar adelante sin incrementar impuestos, otro compromiso de campaña. Allí también está la confianza.

“La libertad responsable es lo mejor que sacamos de cada uno de nosotros y como sociedad” manifestó Luis Lacalle Pou, siendo un concepto clave que sin dudas atraviesa toda la gestión del gobierno. Esa confianza en cada persona para tomar decisiones por sí misma, con un Estado presente, por cierto, apoyando y acompañando, pero sin sustituir la voluntad y el proyecto vital de cada persona sin dudas definió al gobierno de Lacalle Pou. Lo distingue de gobiernos de izquierda y de derecha a lo largo y ancho del mundo que no confiaron en la gente e instalaron un estado de sitio cruel e inhumano que destruyó no solo vidas enteras sino esa cohesión social de la que había hablado antes el presidente.

El presidente interpeló sobre el futuro, sobre cómo el país puede mantener estos valores de confianza y cohesión social con una oposición que en buena medida apoya la propuesta del Pit-Cnt de derogar la reforma de la seguridad social de forma brutal. Allí, ciertamente, quienes deben dar explicaciones son los que están poniendo en cuestión esos valores fundamentales.

El gobierno actual tuvo “rumbo y coraje”, como expresó el director ejecutivo del CED, para llevar adelante reformas estructurales como la reforma de la seguridad social. Y el rumbo hacia adelante pasa por reafirmar la Libertad como manifestó el presidente del CED, Hernán Bonilla. El discurso del presidente Lacalle Pou está disponible en el canal de YouTube del diario para quien no lo vio. Vale la pena observarlo de comienzo a fin para comprender cabalmente la acción del gobierno transformador que hoy tiene la República.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad