EDITORIAL
diario El País

La nueva normalidad

La luz de una linterna en la oscuridad. Así puede describirse el anuncio del presidente Lacalle Pou en la noche del viernes de que “en estos tiempos que vienen va a haber una nueva normalidad”.

¿Un respiro, un afloje frente a la amenaza del coronavirus? No parece; más bien es un reconocimiento a la responsable conducta de los uruguayos. Al enorme sacrificio de sus “cuarentenas” voluntarias, que asumieron como ciudadanos, para atenuar un peligro muy real y ahora pueden ir pensando que, lentamente, se aproxima el tiempo de abandonar sus cuatro paredes y volver a caminar. Todavía no es la hora, pero da la impresión de que atrás quedó el reclamo de Tabaré Vázquez de una cuarentena total -en el 2002 había pedido el default de Uruguay- y del camarada Sindicato Médico.

La intervención del Presidente ante los medios de comunicación que cubren la Torre Ejecutiva estuvo rodeada de la misma seriedad, sensibilidad y transparencia que exhibió en todas sus apariciones públicas y que fueron factores fundamentales para lograr el compromiso de los uruguayos. Y dejó bien claro que “esta normalidad la estamos testeando, probando y no es a olfato o intuición. Es en base a estudios, a la ciencia, al conocimiento del sistema de salud”. Un grupo al más alto nivel será el encargado de esta operativa. Aunque también precisó que si es necesario parar o retroceder porque se visualiza un perjuicio, “se dará marcha atrás”.

La designación del grupo que programará y coordinará los tiempos de la nueva normalidad quedó encabezada por el Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Isaac Alfie, e integrado por personas dotadas de impecables pergaminos en el mundo de la ciencia, la tecnología y la academia. Una muestra más del enorme respeto del Presidente hacia la inteligencia y el conocimiento.

Allí están Rafael Radi, doctor en Medicina y en Ciencias Biológicas. Fue el segundo uruguayo en recibir el Premio México de Ciencia y Tecnología, uno de los galardones más importantes de la ciencia a nivel iberoamericano y el primero en integrar la academia de ciencias de Estados Unidos. Actualmente es director del Centro de Investigaciones Biomédicas en la Facultad de Medicina de la Universidad de la República y es presidente de la Academia Nacional de Ciencias; Fernando Paganini es matemático y PhD en Ingeniería eléctrica del California Institute of Technology. Se desempeña como vicedecano en la Universidad ORT, en donde desde 2005 es catedrático de Teoría de las Telecomunicaciones en la Facultad de Ingeniería. En 2017 fue nombrado miembro de la Academia de Ciencias de América Latina; Henry Cohen es médico, considerado uno de los mejores gastroenterólogos del mundo. Profesor de la Facultad de Medicina, pero sigue con sus otras actividades dentro de la profesión. Fue presidente hasta marzo de la Academia Nacional de Medicina. Ha sido galardonado como máster por la Organización Mundial de Gastroenterología en 2019, es decir, que fue considerado uno de los mejores del mundo en su disciplina.

Da la impresión de que atrás quedó el reclamo de Tabaré Vázquez de una cuarentena total (en la crisis de 2002 había pedido el default de Uruguay) y del camarada SMU.

Esa tímida luz que se encendió un mes después de la aparición del virus estuvo precedida por el retorno al trabajo del sector de la construcción y continuará el miércoles con la apertura de 542 escuelas rurales que tendrán clases tres días por semana y la próxima semana se incorporarán más. La “perilla” del Presidente se mueve lentamente, pero estas noticias infunden mesuradas expectativas de esperanzas.

En el mismo sentido se anunció también que el jueves será el ingreso formal al Parlamento de la Ley de Urgente Consideración. La atención de la pandemia ha retrasado al gobierno y postergado esta ley que tiene 542 artículos, 114 de los cuales están referidos a la seguridad ciudadana que, más allá del implacable sello que ha impuesto a su gestión el ministro Larrañaga, es una promesa electoral que está pendiente.

La sola mención de la ley y su simple difusión para conocimiento y estudio fue calificada por notorias figuras frentistas como un ataque a la calidad democrática, lo que hace prever un trámite áspero y duro. A ello debe sumarse que algunos sectores de la coalición republicana han adelantado su oposición a determinadas iniciativas, por lo que será el Parlamento el gran foco de atención en el correr de los próximos meses y, seguramente, desplazará de la atención ciudadana el monopólico tema del COVID-19.

De a poco, dando pasitos cortos, nuestro país camina hacia la normalidad. Pero esta, aún está lejana. No se puede perder la perspectiva de que el virus anda cerca y solo se podrá alcanzar una victoria si seguimos cuidándonos. El “quedate en tu casa” sigue muy vigente y el sacrificio debe continuar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error