Publicidad

Email: [email protected] Teléfono: 2908 0911 Correo: Zelmar Michelini 1287, CP.11100.

“Teoría del chivo expiatorio”

Compartir esta noticia

Dr. Juan Pablo Monzani Facello | Montevideo
@|La expresión proviene del latín Expiatorius, y significa literalmente “antes de venerar” cuando los judíos según Libro del Levitico 16, sacrificaban un chivo a fin de purificar las culpas propias y de terceros por medio del sacrificio. Trasladado a nuestra actualidad denomínese “aquella persona o grupo al cual los más afectados por la frustración redirigen su agresión”.

Dicho esto, y encaminando al lector, me refiero a las declaraciones, injuriantes, difamatorias e infundadas vertidas por el periodista Eduardo Preve en un medio radial hacia mi persona. No serían de extrañar cuando proceden de quien sistemáticamente ha operado representando a sectores políticos/gremiales en clara confrontación con el gobierno de turno. Trasladado a la faz gremial en los días previos de un acto eleccionario en donde peligra le hegemonía del actual gobierno del SMU.

De las injurias legales a las que el periodista incurre, en su debido momento serán tratados en los ámbitos correspondientes donde dicho periodista es habitué concurrente. Vayamos a lo estrictamente profesional.

Era de público conocimiento, hasta 2020, la falta de cobertura imagenológica en hospitales públicos principalmente del interior del país donde muchos servicios de tomografía funcionaban con tan solo el 35% de cobertura mensual, debiéndose derivar hacia instituciones privadas, estudios y pacientes que por lógico derecho le correspondía asistirse en su propia localidad, debiendo acudir a centros privados distantes.

Más allá de la lógica molestia, traía aparejado que pacientes oriundos de Artigas/Flores debiesen trasladarse 200 y 300 km a fin de ser asistidos sanitariamente como lo marca la propia Constitución. Sumado a que Direcciones de Hospitales debían erogar mensualmente cifras cercanas al millón de pesos, pagados por el Estado, o sea nosotros, para poder dar cumplimiento a algo tan esencial como lo es la salud. Sin embargo, en el 2017, en pleno gobierno del Dr. Vázquez, afín al sentir ideológico del periodista, se diseñó la Telerradiología (RIDI) para contrarrestar este déficit. Implementada y llevada a cabo exitosamente por las actuales Autoridades de ASSE, objetivo de ataque sistemático por el citado periodista.

Esta modalidad implementada erradicó el déficit asistencial y altas erogaciones, generando un sistema de trabajo a distancia en donde el Estado pasara a gastar cifras ínfimas llegando a ser la décima parte de lo erogado al momento. Así viene funcionando, sin quejas, ni demoras, permitiendo la cobertura total del usuario descarenciado. Una modalidad que para los descreídos de turno, es supervisado y controlado por las autoridades locales y nacionales (calidad y cantidad).

Un sistema Incorruptible, eficaz, altruista, 100% asistencial, en beneficio pura y exclusivamente del usuario de la salud, cumplidor de las metas prestacionales, que garantiza gastos acordes a la realidad y no las desorbitantes sumas empleadas que, en muchas ocasiones, caían en arcas de privados o grupos de poder que en los últimos años se encargaron de perpetrarse y actuar en las sombras y en algunos casos boicoteando directamente servicios de tomografía con el único afán de favorecer la tercerización (término aludido por el periodista), con fines de lucro de terceros.

Pero, volvamos al comienzo. La difamación y enunciado de falsedades, además de las implicancias legales que puedan tener, enjuician deliberadamente a profesionales que, únicamente, apuestan a un sistema de trabajo justo e igualitario para todos. Su puesta en escena es lógica que genere recelos para quienes actúan en el anonimato. Y téngase presente que la diferencia entre un periodista y quien suscribe es la presencia de un micrófono con el cual puede difamar y enjuiciar sin el derecho a réplica de la contraparte. Esto fue lo que maquiavélicamente el Sr. Preve buscó generar el linchamiento público del profesional.

La noticia paga, pero atacar vilmente a un profesional con el solo cometido de cumplir un mandato preelectoral sin la debida fundamentación y exponiéndolo a la opinión pública, solo lo pueden hacer aquellos que portando un micrófono deshonran a esa noble vocación que es la labor periodística.

La teoría de la justificación, nos expresa “para que una proposición sea verdadera, uno no solo debe creer en ella sino también debe tener una buena razón o argumentos para hacerlo pues sino se transforma en la falacia de la verdad a medias”. “Falacia: enunciado con intencionalidad para manipular a otros buscando instalar una mentira en la sociedad” (RAE).

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad