Publicidad

Bjorn Lomborg

SEGUIR Bjorn lomborg
SEGUIR bjorn lomborg
SEGUIR bjÖrn lomborg
SEGUIR BJORN LOMBORG Introduzca el texto aquí De cara a la Cumbre del Clima de la ONU en Glasgow (COP26), los líderes mundiales vuelven a hablar de objetivos ambiciosos para la reducción del carbono. El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, por ejemplo, ha fijado el objetivo de crear "un sector energético libre de contaminación por carbono para 2035 y una economía de emisiones netas cero a más tardar en 2050". Por desgracia, ese objetivo tendrá un valor prohibitivo. Un nuevo estudio publicado en la prestigiosa revista Nature muestra que el costo de una reducción del 95% para 2050, casi el cero neto de Biden, costaría el 11,9% del PBI o más de 11.000 dólares actuales para cada estadounidense por año.
SEGUIR BJORN LOMBORG Introduzca el texto aquí El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) acaba de publicar su último informe sobre el clima, y las reacciones de los políticos y los medios de comunicación no podían ser más previsibles. En consonancia con la narrativa apocalíptica que muchos han desarrollado últimamente, el siempre inclemente diario The Guardian resumió literalmente este informe científico como la constatación de que la humanidad es "culpable como el demonio" de los "crímenes climáticos de la humanidad".
SEGUIR BJORN LOMBORG Introduzca el texto aquí Los titulares de todo el mundo nos cuentan que cientos de personas han muerto tras las recientes olas de calor en Canadá y el noroeste de los Estados Unidos. Las noticias culpan invariablemente al cambio climático y nos instan a afrontarlo con urgencia. Sin embargo, en su mayoría revelan cómo los reportes alarmistas y unilaterales sobre el clima nos dejan mal informados.
SEGUIR BJORN LOMBORG Introduzca el texto aquí Nuestro actual debate sobre el clima engloba dos afirmaciones descaradamente contradictorias. Por un lado, los expertos advierten que las políticas climáticas prometidas serán económicamente devastadoras. En un nuevo informe la Agencia Internacional de la Energía (AIE) afirma que alcanzar el nivel cero en 2050 será probablemente "el mayor reto al que se haya enfrentado la humanidad". Se trata de una vara muy alta, que supera a la Segunda Guerra Mundial, la peste negra y la pandemia de la Covid-19.
SEGUIR BJORN LOMBORG Introduzca el texto aquí A pesar de la intensa preocupación por el clima, los electores no han estado dispuestos a gastar los billones necesarios para reducir drásticamente las emisiones. Por ello, los defensores del clima han recurrido cada vez más a una nueva estrategia: forzar la política climática a través de los tribunales de justicia. En todo el mundo, la ONU cuenta ahora con al menos 1.550 casos climáticos de este tipo en 38 países, a menudo promovidos por jóvenes que invocan el temor por su futuro.
SEGUIR BJORN LOMBORG Introduzca el texto aquí En su cumbre sobre el clima, el presidente estadounidense Joe Biden repetirá sin duda que el calentamiento global representa una “amenaza existencial”. Pero la mayor parte del revuelo será enormemente exagerado. Este alarmismo climático generalizado es la culminación de la persistente ansiedad ecológica de las últimas décadas. Hoy, casi todas las catástrofes se atribuyen al calentamiento global, y se nos dice que debemos cambiar radicalmente hacia 2030 para evitar el apocalipsis.
SEGUIR BJORN LOMBORG Introduzca el texto aquí En las horas posteriores a su toma de posesión como presidente de los Estados Unidos, Joe Biden reincorporó a la nación norteamericana al acuerdo climático de París. Esto se debe a que el cambio climático, según Biden, es “una amenaza existencial para nuestras comunidades, así como para la economía, la seguridad nacional y el medio ambiente”. Seamos realistas. El clima es un problema creado por el hombre. Pero el alarmismo climático de Biden es erróneo casi por completo. Y políticas como la del Acuerdo de París arreglarán poco, pese a su alto coste. Biden tiene razón al destacar el problema, pero necesita un camino más inteligente para cumplir los objetivos.
SEGUIR BJORN LOMBORG Introduzca el texto aquí ¿Cuál es el objetivo de las políticas sobre el cambio climático? Hacer del mundo un lugar mejor para todos nosotros y para las generaciones futuras. Debemos frenar los aumentos de temperatura y ayudar a que los más vulnerables puedan adaptarse. Pero las actuales -y muy populares- políticas climáticas de desplegar paneles solares y turbinas de viento aumentan los costes de la energía, perjudican a los pobres y reducen las emisiones de manera ineficaz.
SEGUIR BJORN LOMBORG Introduzca el texto aquí Al prometer gastar 2 billones de dólares durante los próximos cuatro años en la lucha contra el cambio climático, el candidato a la presidencia de EE.UU. Joe Biden está tomando un camino similar al de los políticos de otros países ricos, con promesas de políticas costosas para ayudar a abordar el calentamiento global. Promete poner fin a los combustibles fósiles en el sector energético para 2035 y reducir las emisiones netas de los Estados Unidos a cero para 2050.

Publicidad