FORD

El regreso de un histórico a Uruguay, con el proyecto de 1.000 trabajos nuevos

Junto con Nordex y luego de 35 años, Ford regresa a Uruguay para fabricar 8.000 vehículos por año. El grupo inversor liderado por Antelo “redobla una apuesta realmente asombrosa”, dijo Paganini.

Lacalle Pou junto a empresarios y jerarcas de gobierno en la inauguración de la planta de Nordex. Foto: Leonardo Mainé
Lacalle Pou junto a empresarios y jerarcas de gobierno en la inauguración de la planta de Nordex. Foto: Leonardo Mainé

El empresario argentino Manuel Antelo se ha convertido en sinónimo de buenas noticias para el gobierno uruguayo en momentos en que el país busca salir de la crisis generada por la pandemia con nuevas inversiones y con la generación de empleo como principal prioridad. Así lo resaltó ayer el ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, quien destacó el “impulso enorme” que el grupo Antelo le está dando al país.

A la adquisición por parte de Antelo del grupo Santa Rosa (Renault-Nissan), la llegada del modelo de venta de autos usados Car One y de la cadena francesa deportiva Decathlon (también obra del empresario), se le suma ahora la inauguración de la producción conjunta entre Ford y Nordex -que había sido anunciada el año pasado- para la fabricación en Uruguay de unos 8.000 vehículos utilitarios por año del modelo Transit, con destino a los mercados de América del Sur.

La alianza entre los dos grandes del sector automotor implicó una inversión conjunta de US$ 50 millones y la creación de 150 empleos directos e indirectos, pero lo que más entusiasma al gobierno uruguayo son las proyecciones en términos de generación de puestos de trabajo para el año que viene que estiman alcanzará a 1.000 personas.

El grupo inversor liderado por Antelo “redobla una apuesta realmente asombrosa” y tras el impacto de la pandemia para nuestro país “no podemos más que alegrarnos de estos hitos que van marcando este tipo de noticias” y que llevan a que Uruguay esté saliendo de la crisis con “muchísimo empuje”, destacó Paganini ayer en el lanzamiento del emprendimiento en la planta de Nordex al que asistió el presidente Luis Lacalle Pou junto con otras autoridades del gobierno.

Antelo -radicado en Uruguay desde el año 2013- manifestó que su “responsabilidad como empresario” es “invertir, tomar riesgos, generar empleo y destacó que eso lleva a que luego se generen “nuevas necesidades, inversiones y nuevo empleo”, por lo que se da un “círculo virtuoso (de inversión y empleo privado) que es el que hace crecer a los países”.

En este sentido, afirmó que el día de ayer fue “histórico” para Uruguay debido a la decisión de Ford de volver a invertir y producir en el país luego de 35 años. Eso, junto con la inauguración del “gigante mundial” Decathlon, lleva a que Uruguay esté “en el radar de las grandes empresas, nos pone en el mundo”, indicó el inversor.

Desde el gobierno compartieron esa postura y Paganini destacó como un “símbolo” el hecho de que Ford vuelva a Uruguay a retomar un proyecto manufacturero después de más de tres décadas.

“Hablamos de producir 8.000 vehículos solo en esta línea”, mientras que en 2019 la industria automotriz uruguaya “produjo 8.000 vehículos en total”, es decir que “ya estamos hablando de un aumento muy importante de este sector, con inversión genuina, con tecnología y generando empleo”, dijo el ministro. “Creo que Uruguay tiene una oportunidad y la estamos aprovechando”, remarcó el jerarca.

El empresario argentino contó que al momento de tomar la decisión de fabricar en Uruguay tenía dos opciones: empezar una fábrica nueva o hacerse cargo de Nordex. La primera opción era “mucho más fácil” según Antelo, porque reestructurar una planta ya existente desde hace años “es muchísimo más costoso y difícil”. Sin embargo, optó por invertir en Nordex para aprovechar el “conocimiento” que los empleados ya tenían de la empresa.

“No lo dudé. Dije: ‘vamos a ir por Nordex’ y fue lo que hicimos. Empezamos a invertir porque se necesitaban cuantiosas inversiones” para que la empresa fuera competitiva, afirmó Antelo, quien además destacó que la compañía está manejada 100% por uruguayos.

Luis Lacalle Pou junto con Manuel Antel en fábrica de Ford. Foto: Leonardo Mainé.
Luis Lacalle Pou junto con Manuel Antel en fábrica de Ford. Foto: Leonardo Mainé.

Luego de tomar la decisión de fabricar en Uruguay, el inversor explicó que era fundamental “encontrar un nicho” de mercado y optó por apostar a la especialización de los vehículos utilitarios dado que suelen ser “un problema para las marcas” por su gran tamaño, porque “cuesta meterlos en las líneas que tienen que ser especiales” y porque “en general son de volúmenes bajos”. Sin embargo, “esos volúmenes bajos para nosotros son gigantescos”, indicó Antelo.

“Con esa especialización en la mano y con el renovado interés de invertir en Uruguay es que empezaron las negociaciones con Ford”, relató el empresario quien recordó que pese a que Ford daba “un tiempo acotadísimo” de un año y medio para empezar la producción, el proyecto era “factible”.

“Seguir en Uruguay por mucho tiempo”

El presidente de Ford para América del Sur, Daniel Justo, agradeció en la inauguración del emprendimiento “el soporte del Estado” uruguayo para la implementación del proyecto y afirmó que desde la compañía tienen “el plan de seguir en Uruguay por mucho tiempo”. El empresario relató que el lanzamiento de la producción es “muy importante” para la firma porque implicó el regreso de Ford a Uruguay después de 35 años con una operación de manufactura. “Hace poco más de dos años que teníamos el plan de que necesitábamos ganar en el segmento de productos comerciales”, indicó Justo y explicó que la decisión de Ford de producir el modelo Transit en América del Sur y elegir a Uruguay “fue posible por la combinación del gobierno y por la fortaleza de Nordex”.

En este sentido, desde la compañía destacaron que el lanzamiento de la producción del modelo Transit en Uruguay es un hito importante en el plan de negocios de la compañía en la región y señalaron que dicho modelo ya cuenta con más de 10 millones de unidades vendidas en los seis continentes. La nueva fábrica inaugurada ayer cuenta con instalaciones y equipamiento moderno que incluye iluminación natural y tratamiento termoacústico. Además tiene una estructura completa de soporte tales como pista de pruebas, depósitos, patios, oficinas y sistemas de logística de autopartes y vehículos terminados. “Este proyecto evidencia la relevancia del Mercosur como eje articulador que hace posible apalancar las fortalezas y capacidades de cada mercado para proporcionar una mayor eficiencia y competitividad”, afirmó Justo y añadió que “con casi 60 años de experiencia en el sector automotriz uruguayo”, Nordex, “es el socio ideal para este proyecto”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados