SEGURIDAD SOCIAL

Polémica en la comisión que elabora la reforma jubilatoria: ¿qué pasa?

La oposición afirma que la Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS) “no está funcionando” y el oficialismo defendió los plazos de trabajo.

Fachada sobre la calle Colonia del edificio sede del Banco de Previsión Social. Foto: Estefanía Leal
Fachada sobre la calle Colonia del edificio sede del Banco de Previsión Social. Foto: Estefanía Leal

La Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS) -que comenzó a trabajar en noviembre del año pasado y que entregó en marzo el primer informe diagnóstico del sistema previsional- está abocada actualmente en la elaboración del anteproyecto de recomendaciones sobre la reforma jubilatoria. Para hacerlo cuenta con un plazo que vencerá el próximo 20 de setiembre si es que no solicita una nueva prórroga como ya se ha hecho en tres ocasiones, la primera a pedido de los representantes del Frente Amplio y las otras dos a pedido del oficialismo.

Según indicó ayer el presidente de la CESS, Rodolfo Saldain -al ser consultado por El País- el anteproyecto cuenta con un avance “de aproximadamente entre un 80% y 85%” y estimó que lo presentarán al resto de los integrantes de la comisión “en el correr de las próximas semanas”, aunque no especificó la fecha.

El especialista en seguridad social había explicado anteriormente que en esta segunda etapa de discusión de la reforma, se modificaría la dinámica de trabajo que rigió en la fase inicial (presentación de borradores) y que no tuvo el efecto deseado, por lo que la CESS presentará a partir de ahora “documentos más acabados” que serán elaborados en diálogo con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Economía.

Sin embargo, desde la oposición, el representante del Frente Amplio en la CESS, Ernesto Murro afirmó que “hoy la comisión no está funcionando” y cuestionó la falta de actividad. Según el exministro de Trabajo y Seguridad Social, hubo dos etapas diferenciadas en el trabajo de la CESS: la primera que comenzó a principios de noviembre de 2020 a la que calificó como “muy intensa, de mucha cordialidad y respeto en el diálogo”; y una segunda etapa “diferente” marcada solamente por una reunión.

“Hace prácticamente dos meses que la CESS no funciona”, criticó.

De acuerdo con Murro la situación actual de la comisión es “preocupante” y si bien remarcó que desde la oposición entienden que la coalición de gobierno y sus representantes “necesitan tiempo para ponerse de acuerdo”, la inactividad de la CESS “es algo que no le hace bien a la institucionalidad y al diálogo” por lo que enfatizó en la necesidad de revertir la situación.

Ernesto Murro. Foto: Marcelo Bonjour
Ernesto Murro. Foto: Marcelo Bonjour (Archivo)

Las declaraciones de ambos integrantes de la CESS fueron realizadas en el marco de un evento virtual organizado por la Sociedad Uruguaya de Gestión de Personas y que tuvo también como invitados al gerente comercial de Union Capital AFAP, Marcos Rivero y al director de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Fabio Bertranou.

Para el presidente de la CESS, la reforma de la seguridad social es algo que “realmente lleva mucho tiempo” y señaló que “si bien Ernesto (Murro) está ansioso por volver al ritmo de trabajo” inicial, los aspectos a discutir “no son cosas que se puedan improvisar”.

Al ser consultado respecto a si prevén pedir una nueva prórroga, Saldain señaló que dependerá de cuándo se entregue el anteproyecto pero adelantó que “naturalmente hay que dar los espacios necesarios para el análisis y el diálogo”.

En tanto Murro respondió que “no es un tema de ansiedad” sino de “institucionalidad”.

Asimismo, el representante del Frente Amplio en la comisión afirmó que la reforma de la seguridad social estará “condicionada” por las decisiones que tome la coalición de gobierno. En este sentido, cuestionó que para el gobierno “es fundamental mantener la coalición”, lo que hace “que sea muy difícil que se puedan hacer acuerdos en temas importantes como es la reforma”.

Sobre este punto, el presidente de la CESS señaló que “el camino” es hacer foco en las próximas generaciones de uruguayos y no en las próximas elecciones, lo que llevaría a problemas “bien importantes a nivel social”.

En este sentido resaltó como positivo que “afortunadamente” el país ha tenido líderes que en los diferentes períodos de gobierno han puesto el foco en los problemas de fondo y no en los intereses político partidarios.

Edad de retiro.

El otro aspecto que generó una discrepancia entre el oficialismo y la oposición tuvo que ver con la edad mínima de jubilación, una de las medidas que está en consideración para la próxima reforma.

“Plantear a la población que tiene que aportar más y pagar más durante más años creo que va a ser algo complejo en nuestro país”, indicó Murro sobre este aspecto y señaló que es un tema a considerar en el marco de otros factores.

“No es lo mismo tener determinada edad de jubilación si estas (prestaciones) mejoran o si empeoran como ya ha sucedido y como creo que seguramente va a suceder”, criticó.

Jubilados sentados en la plaza de los Treinta y Tres Orientales. Foto: Darwin Borrelli
Jubilados sentados en la plaza de los Treinta y Tres Orientales. Foto: Darwin Borrelli

Sin embargo, Saldain defendió la medida de subir la edad mínima de retiro de 60 a 65 años en el entendido de que la esperanza de vida en Uruguay crece promedialmente a los 60 años “a razón de un mes y medio por cada año que pasa”, y además manifestó que la edad de retiro actual fue fijada por primera vez en el año 1925, cuando la expectativa de vida era menor.

“Entiendo que es necesario hacer una suba de la edad jubilatoria”, afirmó el presidente de la CESS. “¿Decir esto es agradable? No, no lo es. ¿Es conveniente? No, pero hay que decirlo”, afirmó Saldain y explicó que el objetivo es subirla de “la manera más pausada que se pueda”. En tanto, descartó que se aumente la cantidad de años de aportes necesarios, hoy fijados en 30 años.

Preocupa “la falta de conducción” del BPS
Jubilados y pensionistas acudiendo al edificio sede del Banco de Previsión Social. Foto: Estefanía Leal

Si bien aún no está listo el anteproyecto de recomendaciones que el oficialismo presentará al resto de los integrantes de la CESS, un aspecto en el que discrepan es en la necesidad de crear una unidad reguladora que tenga más potestades que el Banco de Previsión Social (BPS) y que tenga como cometido controlar el buen funcionamiento del sistema de seguridad social en su totalidad.

Desde la oposición, Murro consideró “preocupante” la creación de ese nuevo organismo debido a la “enorme cantidad” de atribuciones que tendría y que “pasarían por encima de las competencias constitucionales y legales que tiene el BPS y las cajas paraestatales”.

De acuerdo con Murro, la unidad reguladora “pasaría a ser un súper organismo” que “tendría” que estar formado “casi por superhéroes” para que se pueda cumplir con el cometido de regular, sancionar, promocionar y evaluar. Además, criticó que ese aspecto “no ha sido tratado con la intensidad que se necesita” en el marco de la comisión.

No obstante, Saldain explicó que “de momento” solo hay sugerencias académicas pero afirmó que no hay definiciones al respecto. En relación al interés de crear una unidad reguladora, el presidente de la CESS dijo que la inquietud surge porque “nos preocupa particularmente la falta de conducción que ha tenido el sistema”.

En este sentido, puso como ejemplo que el BPS “estuvo cinco años sin publicar un estudio actuarial, cuando el anterior ya indicaba un comportamiento de variables totalmente desalineado con lo que estaba previsto”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados