Publicidad

Tienda Inglesa apuesta a mejorar la calidad del aire en sus sucursales

Tienda Inglesa

ACTUALIDAD

Los sensores inalámbricos para monitorear las concentraciones de CO2 están instalados en los locales de Montevideo Shopping, Propios y Casa Central.

Garantizar un ambiente saludable, mitigar la propagación de infecciones respiratorias de transmisión aérea y ofrecer a los clientes una experiencia de compra segura es el propósito de Tienda Inglesa, que instaló sensores inalámbricos para monitorear la calidad del aire en sus sucursales de Montevideo Shopping, Propios y Casa Central.

Estos dispositivos tienen como objetivo monitorear el grado de contaminación del aire por CO2 utilizando una tecnología de infrarrojos, lo que significa una innovación en materia del control de la calidad del aire interior que tradicionalmente se realizaba en base a estimaciones.

Basado en el principio de absorción de energía de los compuestos a una determinada longitud de onda, el sistema denominado NDIR (Infrarrojo No Dispersivo) cuenta con un emisor de luz infrarroja que pasa a través del gas y al llegar al sensor que mide la intensidad de luz recibida luego de ser absorbida por el CO2.

Utilizando esta tecnología, los sensores inalámbricos realizan un mapeo de cada local, recolectan los datos de la calidad del aire interior en la sucursal y lo envían a una plataforma donde son procesados y comparados con los estándares de calidad de aire interior exigidos por la Tienda, los que están basados en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según este rango, cuando la concentración de CO2 se sitúa por debajo de 750 partes por millón (ppm) la calidad del aire es óptima y se encuentra en el nivel verde. Cuando la concentración de CO2 se ubica en un rango entre 751 y 1.000 ppm, se considera que la calidad del aire es media o de color amarillo, mientras que por encima de los 1.000 ppm es de baja calidad y se entra en la categoría de color rojo.

El medidor emplea tecnología de infrarrojos ya que son más estables que los químicos y además tienen un mayor ciclo de vida y soportan altos niveles de humedad, polvo, suciedad y otros agentes adversos.

“La salud y el cuidado de los clientes son el eje central para Tienda Inglesa y esto lo hemos reforzado durante el transcurso de la pandemia por COVID-19 al adoptar rápidamente los protocolos de seguridad exigidos para evitar la propagación del virus. Estos sensores que monitorean la calidad del aire se suman a nuestros esfuerzos por ofrecer una experiencia de compra segura a nuestros clientes y son un compromiso asumido”, expresó Juan Manuel Parada, gerente general de Tienda Inglesa.

Tras observar los resultados positivos de esta primera experiencia, la Tienda procederá a instalar en el transcurso de setiembre sensores en todos sus supermercados.

Temas relacionados

Tienda Inglesavida saludableCO2

Publicidad

Publicidad