LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Variante Delta avanza e inquieta cada vez más a Europa y EE.UU.

Según los científicos, el riesgo es relativamente bajo para aquellas personas que estén completamente vacunadas contra el COVID-19.

Un hombre camina por una calle vacía a causa de la pandemia del coronavirus en Australia. Foto: AFP
Un hombre camina por una calle vacía a causa de la pandemia del coronavirus en Australia. Foto: AFP

Varios países en el mundo, los que mejor han vacunado contra el COVID-19, están reabriendo sus actividades, pero la variante Delta, que se extiende a pasos acelerados, amenaza esta vuelta a la normalidad. Esta variante está provocando un aumento de contagios en el Sudeste Asiático y en Europa, y ya representan el 20% de los casos en Estados Unidos.

La variante Delta, identificada originariamente en la India, según la Organización Mundial de la Salud circula ya en más de 80 países.

En Europa, los contagios por COVID-19 vuelven a aumentar, sobre todo a causa de la variante Delta en el Reino Unido y Rusia, donde provoca nuevos brotes epidémicos.

Con 20.400 contagios diarios en los últimos siete días en Rusia (+25% en una semana) y 16.400 en el Reino Unido (+70%), ambos países son los que en este momento registran más casos nuevos en Europa, pero también donde las contaminaciones progresan más rápido entre aquellos que constatan más de 1.000 casos diarios.

Al impulso de la situación en estos dos países, los contagios en Europa van en aumento, un 21% más que hace una semana.

Sin embargo, en otros países europeos -entre los más afectados desde la llegada, en enero de 2020, de la pandemia al continente-, el coronavirus continúa a la baja: en Francia -23% en comparación con la semana anterior, en Italia -35% y 650 Alemania -31%.

El número de muertes también aumenta globalmente en Europa, aunque en forma más lenta: actualmente se registran casi 1.100 muertes diarias, un 8% más en toda una semana, no obstante estas cifras continúan siendo mucho menores que las alcanzadas como tope en el continente, en enero (más de 5.700 muertes cotidianas).

Rusia registra más de la mitad de las nuevas muertes en la región, con casi 600 diarias de media en los últimos siete días (+33% en comparación respecto a la semana anterior).

Test coronavirus. Foto: Pixabay.
Científica trabaja en muestras de COVID-19. Foto: Pixabay.

En el Reino Unido, a pesar de casi duplicarse la cantidad de nuevas muertes en dos semanas (de diez diarias a 17 la semana pasada), su número permanece por ahora muy lejos del tope de enero, en que murieron más de 1.250 personas cotidianamente.

El New York Times informó ayer que la variante Delta representa más del 20% de todos los casos en Estados Unidos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) lo han identificado como una “variante de preocupación”. Si las tasas de vacunación no logran mantener el ritmo de su propagación, dicen los expertos, la variante podría provocar nuevos aumentos repentinos de COVID-19 en partes de Estados Unidos donde una proporción sustancial de la población permanece sin vacunar.

Los estudios hasta la fecha sugieren que la variante Delta es entre un 40 y un 60% más transmisible que la variante Alfa identificada por primera vez en el Reino Unido, que ya era un 50% más transmisible que la cepa viral original detectada por primera vez en Wuhan, China.

Vacunas contra el nuevo coronavirus.

Afortunadamente, la vacuna parece proporcionar una buena protección contra Delta, aunque una dosis en principio ofrece menos protección que contra otras variantes. Un estudio previo realizado por Public Health England encontró que dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech y dos dosis de la vacuna AstraZeneca tenían un 96% y un 92% de efectividad, respectivamente, para prevenir la hospitalización en personas infectadas con Delta. Ese resultado es comparable al nivel de protección vista contra otras variantes.

Mientras tanto, una sola dosis de la vacuna AstraZeneca fue solo un 71% efectiva contra la hospitalización causada por Delta (una sola dosis de Pfizer todavía tenía un 94% de efectividad), y una inyección de cualquiera de las vacunas fue solo alrededor del 33,5% de efectividad contra el covid sintomático de esa variante.

La vacunación sigue siendo la mejor herramienta para combatir un aumento de casos por la variante Delta, según Eric Topol, profesor de medicina molecular y vicepresidente ejecutivo del Instituto de Investigación Scripps.

Vacuna contra el coronavirus. Foto: Leonardo Mainé.
Enfermeras preparan una dosis de la vacuna contra el COVID-19. Foto: Leonardo Mainé.

Los expertos dicen que la variante Delta representa una amenaza relativamente baja para las personas completamente vacunadas. “No debe preocuparse en absoluto” si ha recibido dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech o Moderna, dice Topol.

Se sabe menos sobre qué tan bien protege la vacuna Johnson & Johnson contra la variante Delta. Y las personas inmunodeprimidas aún deben tener algo de cuidado incluso si están vacunadas porque es posible que no hayan desarrollado una fuerte inmunidad a partir de la vacuna.

Los informes de un brote reciente en Israel sugieren que algunos adultos completamente vacunados que habían recibido la vacuna Pfizer-BioNTech estaban infectados, lo que llevó al país a volver a imponer la mascarilla en espacios públicos cerrados. Pero en los casos muy raros en los que las personas vacunadas han contraído COVID, los datos muestran que es mucho menos probable que sea grave. “No hemos visto ninguna variante que haya anulado nuestras vacunas”, dice Topol. (Con información de AFP, EFE y The New York Times)

La pandemia en Australia

Alrededor de la mitad de la población australiana (10 millones de habitantes) está confinada por el rebrote del COVID-19 vinculado a la variante Delta. Desde el inicio de la pandemia Australia acumula más de 30.500 contagios de covid, y 910 muertos, mientras más del 25% de la población ha recibido al menos una dosis de la vacuna. A la ciudad de Sídney, confinada desde el sábado, se le han ido sumando Perth, Darwin, Brisbane y varias zonas del estado de Queensland.

Rusia admite fracaso en vacunación
Laboratorio de la vacuna rusa Sputnik V. Foto: AFP.

Rusia fracasará en su objetivo de vacunar al 60% de su población contra el nuevo coronavirus para su otoño (octubre-noviembre), admitió el Kremlin, en tanto el país registró ayer martes su mayor número de muertes en un sólo día.

“Es evidente que no alcanzaremos al 60%”, indicó el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, al referirse al objetivo fijado por Vladimir Putin. “El número de personas que quieren vacunarse recién comenzó a aumentar en esta semana”, añadió Peskov, sin brindar cifras.

En Rusia la población desconfía de las vacunas desarrolladas en el país, como la Sputnik V, lo que en parte explica este fracaso.

“Constatamos un aumento significativo da la tasa de vacunación”, indicó Mijaíl Murashko, ministro de Salud, añadiendo que 23 millones de rusos, sobre 146 millones, han recibido al menos una dosis, pero sin especificar el índice de crecimiento de inoculación que esto representa durante un periodo determinado. Afirmó además que actualmente hay disponibles en el país suficientes dosis como para inmunizar a 32 millones de personas.

Para las autoridades sanitarias, se trata de la única respuesta para frenar de manera duradera al coronavirus y su variante Delta, y responsable de la tercera oleada en Rusia.

El gobierno ruso informó ayer martes que un total de 652 personas murieron por COVID-19 en la última jornada, cifra récord desde el inicio de la epidemia.

En total, Rusia ya lamenta 134.545 muertes por COVID-19.

Santiago sale de la cuarentena, pero está alerta a la variante Delta
Nuevo confinamiento en gran parte de Chile por el avance del coronavirus. Foto: Reuters

Alrededor de 3,8 millones de personas salieron ayer martes de la cuarentena en Santiago de Chile, donde los hospitales llevan semanas al borde del colapso sanitario por la pandemia del COVID-19, desafiando así a la contagiosa variante Delta, cuya llegada al país se confirmó la semana pasada.

Tan solo un día después de que se detectara el segundo caso de esta variante en Chile en un estudiante proveniente de Armenia, restaurantes y comercios no esenciales abrieron sus puertas de nuevo, poniendo fin al tercer confinamiento total en la capital.

Un total de 24 barrios capitalinos dejaron atrás el encierro total y 8 municipios más lo harán a partir de mañana jueves, fecha para la que la mayor parte de Santiago dispondrá de libre movilidad de lunes a viernes, aunque seguirá rigiendo cuarentena en toda la capital los fines de semana.

Algunos municipios llevan casi 100 días consecutivos de cuarentena total, un confinamiento que se decretó por una segunda ola que se agravó en marzo.

Pese a que en la última semana el número de infectados nuevos y el índice de positividad nacional han disminuido, la tasa de ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) ronda el 95% y la saturación hospitalaria se ha convertido en el principal desafío. Los pacientes infectados con el coronavirus en estado grave no bajan de 3.000 desde hace meses y la red sanitaria tiene hoy solo 274 camas críticas disponibles en todo el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados