PREOCUPACIÓN

Ucrania agotó su armamento ruso y soviético: ahora depende del suministro de sus aliados

Más de tres meses después de la invasión rusa a Ucrania ese armamento ya se ha agotado o ha quedado destruido en el campo de batalla, afirman fuentes estadounidenses.

Tanque de guerra. Foto: AFP.
Tanque de guerra. Foto: AFP.

Ucrania se quedó sin su armamento de fabricación rusa y soviética y ahora depende por completo de sus aliados para obtener armas para contrarrestar la invasión rusa, dijeron fuentes militares estadounidenses.

Como país que alguna vez fue parte de la Unión Soviética, Ucrania ha levantado su ejército y su industria militar con equipamiento soviético y ruso, pequeñas armas, tanques, obuses y otras no homologables con las que tienen sus vecinos de occidente.

Más de tres meses después de la invasión rusa a Ucrania ese equipo ya se ha agotado o ha quedado destruido en el campo de batalla, afirman fuentes estadounidenses.

Ahora, las fuerzas ucranianas están manejando o aprendiendo a manejar armas que usan Estados Unidos o aliados europeos de la OTAN.

Al comienzo de la guerra, Occidente fue cauteloso en proveer demasiado armamento a Ucrania, con la preocupación de que hacerlo conllevara a conflicto entre Rusia y la OTAN.

También temían que su tecnología avanzada cayera en manos rusas.

“Ya no existen en el mundo”, dijo un funcionario estadounidense sobre las armas de fabricación rusa o soviética.

Eso significa que las fuerzas ucranianas están obligadas a cambiarse a armas con especificaciones occidentales con las que no están familiarizadas.

Ya sin los antiguos temores de escalar el conflicto o de que Rusia obtenga tecnología sensible, Estados Unidos y los socios de la OTAN están enviando armamento pesado a Ucrania, como obuses y artillería de cohetes Himars, cuyo rango de precisión es superior a los rusos.

Bajo la tutela del Grupo de Contacto por Ucrania, los jefes de la defensa de los aliados están coordinando la asistencia para que las fuerzas de Kiev reciban un flujo constante de munición, piezas de repuesto y armamento.

Sin embargo, si la llegada de las armas es en apariencia lenta, es porque los aliados se quieren asegurar de que el ejército de Ucrania puede asimilarlas de manera constante y segura.

Ese ritmo controlado también reduce el riesgo de que inventarios de armas sean destruidos por bombardeos dentro de Ucrania.

Por esa razón, Estados Unidos está enviando equipos por etapas. El más reciente paquete de 700 millones de dólares, anunciado el 1 de junio, incluye cuatro sistemas de artillería Himars, 1.000 misiles antitanques Javelin y cuatro helicópteros Mi-17 de fabricación soviética.

Además, 15.000 proyectiles de obús, 15 vehículos de blindaje ligero y otras municiones.

Ucrania ha pedido repetidamente sistemas de misiles de precisión Himars de largo alcance, pero Estados Unidos solo accedió cuando sintió que Ucrania estaba lista.

El jefe del Estado Mayor Conjunto, general Mark Milley, manifestó que mientras cuatro de los sistemas Himars estaban siendo preparados para Ucrania, el entrenamiento estaba enfocado a capacitar a un pelotón que lo pudiera operar, un proceso de varias semanas que podría retrasar el envío.

El Himars es un “sistema altamente sofisticado de largo alcance”, dijo Milley a periodistas. “Tenemos que certificar a estos hombres para asegurarnos de que saben cómo usar el sistema de manera apropiada”. “Si lo usan apropiadamente, efectivamente, tendrán un muy, muy buen efecto en el campo de batalla”, sostuvo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados