EL PRESIDENTE AL DESNUDO

Trump: "¿Para qué queremos a esta gente de países de mierda?"

El presidente dejó perplejos a senadores que le llevaron un proyecto sobre inmigrantes.

Donald Trump sigue mostrando su lado polémico. Foto. AFP
Donald Trump sigue mostrando su lado polémico. Foto. AFP

Países de mierda". Sí, así se refirió Donald Trump a los países de origen de algunos inmigrantes que llegaron a Estados Unidos, durante una reunión con legisladores en la Casa Blanca. En particular mencionó a El Salvador, Haití y varios países africanos, y en su lugar dijo que Estados Unidos debería recibir a más inmigrantes de Noruega, informó ayer el diario The Washington Post.

"¿Por qué tenemos a toda esta gente de países que son una mierda viniendo aquí?", afirmó Trump, de acuerdo con el diario, que cita a dos fuentes que participaron del encuentro.

Trump reaccionó así cuando dos senadores —el demócrata Dick Durbin y el republicano Lindsey Graham— le plantearon un proyecto de ley migratorio que otorgaría visados a algunos de los ciudadanos de países que han sido retirados recientemente del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés), como El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

Esta semana el gobierno de Trump anunció que pondrá fin a la protección que el TPS ofrece a unos 200.000 inmigrantes de El Salvador, lo que podría resultar en su expulsión de Estados Unidos.

El presidente sugirió entonces que Estados Unidos debería traer a más inmigrantes de países como Noruega, con cuya primera ministra se reunió este miércoles, de acuerdo con el Post.

El periódico Los Ángeles Times confirmó el informe del Post, y agregó que, antes de proferir el insulto, Trump exclamó: "¿Para qué queremos a haitianos aquí? ¿Para qué queremos a toda esta gente de África aquí?".

The New York Times también dio a conocer la misma información, citando a personas cercanas al encuentro.

Los comentarios de Trump alarmaron a los congresistas que participaron en la reunión. El republicano Graham y el demócrata Durbin acudieron a la Casa Blanca para presentar su propuesta bipartidaria, pero al encuentro terminaron siendo invitados activistas republicanos con una posición muy dura respecto a la inmigración.

Ambos están tratando de alcanzar una solución para los "dreamers" (soñadores), los casi 800.000 jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños.

Un portavoz de la Casa Blanca, Raj Shah, no negó que Trump hubiera hecho esas declaraciones. "Ciertos políticos de Washington eligen luchar por países extranjeros, pero el presidente Trump siempre luchará por el pueblo estadounidense", dijo Shah en un comunicado.

El proyecto de ley negociado por seis senadores republicanos y demócratas eliminaría la llamada "lotería de visados" que cada año asigna 50.000 visas a ciudadanos de países con una baja tasa de emigrantes a Estados Unidos, un mecanismo que beneficia mayoritariamente a países de África.

La mitad de esos visados se reasignarían a los que hasta ahora estaban protegidos por el TPS, y la otra mitad estaría reservada a inmigrantes que demostraran cualidades profesionales que merecieran su entrada en Estados Unidos, el famoso "mérito" que defiende el presidente Trump.

El acuerdo también abriría un camino a la ciudadanía para más de un millón de jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos de niños, conocidos como "soñadores", y concedería más de 1.000 millones de dólares para proyectar y construir una barrera física en la frontera con México.

"Llevamos cuatro meses trabajando y hemos llegado a un acuerdo de principios" para proteger a los "soñadores", indicaron en un comunicado los republicanos Graham, Jeff Flake y Cory Gardner; y los demócratas Durbin, Robert Menéndez y Michael Bennet.

Examen médico.

Con esta polémica de fondo, Trump se someterá hoy viernes al primer examen médico de su mandato. Trump pronosticó ayer que su cita médica "irá muy bien", y dijo que estaría "muy sorprendido si no es así". "Más vale que vaya bien, o si no la bolsa no estará contenta", bromeó ante los periodistas.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, confirmó que la cita médica tendrá lugar en el centro médico militar nacional Walter Reed, un hospital situado a las afueras de Washington al que tradicionalmente han acudido los presidentes para evaluar su estado de salud.

El doctor Ronny Jackson, que fue el médico del expresidente Barack Obama desde 2013 y está ahora encargado de supervisar la salud de Trump, emitirá un comunicado este viernes después de la cita, y el próximo martes dará una conferencia de prensa en la Casa Blanca para dar más detalles sobre los resultados.

No obstante, otro portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, aseguró esta semana que el examen médico no incluirá una evaluación psiquiátrica, pese a la especulación sobre la estabilidad mental del presidente que ha desatado la publicación del libro Fuego y Furia.

Trump, de 71 años, tiene el récord de ser el presidente con más edad en funciones de Estados Unidos. Las revelaciones sobre la dieta de Trump, que según su exjefe de campaña Corey Lewandowski es un gran aficionado a las hamburguesas de McDonalds y es capaz de comerse cuatro para cenar, también han suscitado especulaciones sobre su salud.

Durante la campaña electoral, el médico de Trump en Nueva York, Harold Bornstein, aseguró que si su paciente ganaba las elecciones, "será el individuo más sano jamás elegido para la Presidencia". Trump dijo poco después que, cuando se miraba al espejo, veía "a una persona de 35 años".

"Usted no es bienvenido"

El presidente Donald Trump confirmó que asistirá al Foro Económico Mundial de Davos entre el 22 y 26 de enero. Una petición en la web lanzada el miércoles por la organización Campax.org contra la participación de Trump sumaba ayer jueves más de 8.000 firmas bajo la consigna: "Trump, usted no es bienvenido, ¡aléjese de Davos!". Para mañana martes se convocaron marchas en Berna.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)