EL NUEVO FRENTE DE LA GUERRA COMERCIAL

Trump dispara toda su artillería contra el sector tecnológico chino

El grupo Huawei ingresó en la lista negra de empresas vetadas en EE.UU.

Huawei: el grupo tuvo el año pasado ingresos por US$ 105.000 millones. Foto: Reuters
Huawei: el grupo tuvo el año pasado ingresos por US$ 105.000 millones. Foto: Reuters

La guerra comercial entre las mayores economías mundiales, Estados Unidos y China, tomó una nueva dimensión. El presidente Donald Trump acaba de prohibir utilizar en Estados Unidos equipos de telecomunicaciones de empresas extranjeras consideradas peligrosas, una medida que apunta al corazón del grupo chino Huawei, una potencia de la tecnología 5G.

Se trata del último disparo en una escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que está sacudiendo a los mercados financieros y amenazando con empeorar la desaceleración de la economía global.

El grupo chino Huawei está desde hace tiempo en la mira de Estados Unidos, que sospecha que espía para China. Ahora Huawei fue puesto en una lista negra junto a otras 70 empresas con las que las estadounidenses no pueden hacer transacciones sin permiso previo de las autoridades.

“El mundo no puede privarse de nosotros porque estamos más avanzados” que la competencia, se ufanaba a comienzos de año el fundador de Huawei, Ren Zhengfei.

La decisión de Trump es la medida más severa tomada por Estados Unidos contra el sector tecnológico chino, el cual se encuentra en plena expansión, especialmente en África, América Latina y Asia. Estados Unidos denuncia prácticas desleales de China como el robo de propiedad intelectual y piratería informática.

Donald Trump. Foto: Reuters
Donald Trump. Foto: Reuters

“No es de interés para nadie” que el conflicto comercial se traslade a la tecnología, dijo Huawei. “Eso va a dañar considerablemente a las empresas estadounidenses (...) afectará a decenas de miles de empleos estadounidenses y minará (...) la confianza en la cadena mundial de suministros”, añadió la corporación china en un comunicado.

En esta batalla diplomático-económica, los europeos se han movido en forma dispersa. Francia tomó distancia y su presidente, Emmanuel Macron, dijo que una “guerra tecnológica” no es “el mejor medio” para defender la seguridad nacional.

Alemania admitió formalmente la participación de Huawei en la construcción de sus redes pero otros como República Checa lanzaron señales de alerta.

En el Reino Unido el tema generó una crisis política. La primera ministra Theresa May destituyó el 10 de mayo a su ministro de Defensa tras responsabilizarlo por la filtración de informaciones muy delicadas sobre la eventual participación de Huawei en el desarrollo de la infraestructura británica 5G.

En Canadá, Huawei está también en medio de una crisis diplomática desde diciembre, cuando arrestó con pedido de extradición a Estados Unidos a Meng Wanzhou, jefa de finanzas del grupo, sospechosa de haber mentido a numerosos bancos para que Huawei pudiese acceder a Irán eludiendo sanciones estadounidenses.

Tecnología 5G bajo vigilancia

¿Qué cambiará?. El 5G promete conectar todo, en cualquier lugar y todo el tiempo. Ofrece un potencial enorme para la digitalización de la economía, en particular para la industria. El grupo francés Orange, por ejemplo, estima que el 5G ofrecerá una velocidad hasta 10 veces mayor que el 4G. Pero más que la velocidad, lo que marca la diferencia con las redes móviles anteriores es la posibilidad de hacer circular miles de millones de datos, sin congestión. Pero esta tecnología está acompañada de un riesgo: el robo de millones de datos, incluyendo secretos industriales o datos privados.

Principales actores. En la práctica, la batalla la libran dos fabricantes europeos, el sueco Ericsson y el finlandés Nokia, que en 2016 compró al franco-estadounidense Alcatel-Lucent, y el gigante de las telecomunicaciones chino Huawei. Otros proveedores de equipos están presentes en el mercado, pero a menor escala, en particular el surcoreano Samsung y el chino ZTE.

Avances en el mundo. En Asia, Corea del Sur es el país más avanzado, después de haber implementado el 5G en su territorio en un tiempo récord. Japón y China esperan hacerlo en 2020. En Estados Unidos, AT&T estrenó el primer servicio móvil 5G en una docena de ciudades a fines de 2018. La administración Trump prevé un paquete de 20.000 millones de dólares para desplegar esta tecnología en localidades más remotas. En España, Vodafone lanzará el 5G este año. Y en América Latina se están llevando a cabo pruebas con tecnología 5G.

El caso Huawei. Conocido primero por su capacidad de producir a bajo coste, ahora también se ha convertido en líder tecnológico del 5G. En la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el origen de los equipos es un elemento clave. El presidente Donald Trump prohibió que empresas de Estados Unidos usen equipos de telecomunicaciones de compañías extranjeras consideradas peligrosas para la seguridad nacional, una medida que incluye a Huawei. Estados Unidos, que teme espionajes masivos a partir de dispositivos de Huawei, está presionando a sus aliados para que hagan lo mismo.

Miles de millones de dólares en juego
Foto: Archivo El País

La entrada de Huawei en la lista negra de Estados Unidos amenaza con alterar la cadena de suministro de tecnología global del mayor proveedor mundial de equipos de redes de telecomunicaciones, dijeron analistas.

De los 70.000 millones de dólares que Huawei gastó en la adquisición de componentes en 2018, unos 11.000 millones fueron destinados a firmas estadounidenses como Qualcomm , Intel Corp y Micron Technology Inc, que ahora podrían ver desaparecer esos ingresos.

Por otro lado, las empresas estadounidenses como Apple enfrentan el riesgo de sufrir represalias severas por parte de China, un mercado clave.

“Esto va a ser un lío”, dijo una fuente con sede en China de una compañía de tecnología estadounidense. También será difícil para Huawei, agregó, y destacó que ninguno de sus proveedores estadounidenses “puede ser reemplazado por uno chino, al menos en los próximos años, al menos. Para entonces, ya estarán muertos”. Los ingresos de Huawei alcanzaron los 721.000 millones de yuanes (105.000 millones de dólares) el año pasado, ocho veces más que ZTE y la mitad de las ventas anuales de la surcoreana Samsung.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados