ACORRALADO

Tribunal Supremo de Brasil confirma prisión para Lula

El fallo se aprobó 6 a 5; su ingreso a la cárcel podría concretarse en los próximos días.

Lula da Silva. Foto: Reuters
Lula da Silva. Foto: Reuters

El golpe más duro para el político más popular y carismático que ha dado Brasil en años. Luiz Inácio Lula da Silva quedó esta madrugada a las puertas de una prisión. El Supremo Tribunal Federal (STF) resolvió, por una mayoría de apenas un voto, rechazar el recurso a la condena a doce años de prisión que pesa sobre Lula por el caso del apartamento que le habría entregado la constructora OAS a cambio de contratos con la petrolera estatal Petrobras.

Lula no va ingresar a la cárcel inmediatamente. Todavía tiene hasta el 10 de abril para presentar un recurso, pero los expertos brasileños en derecho coinciden en que esta etapa es una formalidad y que la probabilidad de que tenga éxito es mínima.

La decisión de anoche del STF es también un duro golpe para las aspiraciones electorales de Lula, que por ahora encabeza todas las encuestas de intención de voto para las elecciones del 7 de octubre.

Si bien la resolución se conoció entrada la madrugada, la surte de Lula estaba sellada hora antes cuando votó el quinto de los once jueces que integran el tribunal.

Ese voto fue el de Rosa Weber, que hasta anoche era la única de la que no se sabía qué posición adoptaría. Le tocó votar cuando Lula ya tenía tres en contra y solo uno a favor. Weber dejó la votación cuatro a uno. En su alegato, afirmó que "la ejecución de la condena del tribunal de apelación (...) no compromete el principio constitucional de la presunción de inocencia".

"He negado recursos similares en respeto a lo que en 2016 había decidido el pleno de la corte, en respeto al colegiado", y "lo hice incluso en contra de mis convicciones personales", declaró Weber, quien apuntó que en este caso "no podría ser de otra manera".

Igual la expectativa se mantuvo hasta el final, ya que la sesión podía ser suspendida si alguno de los jueces del STF lo demandaba. Además, todos los magistrados podían cambiar de opinión antes del cierre formal de la sesión.

La votación en el STF llegó a estar 5 a 5, y le correspondío a la presidenta del tribunal, Cármen Lúcia, definir.

Lula fue condenado en enero por un tribunal de apelación a doce años y un mes de cárcel por haber recibido un apartamento de lujo de la constructora OAS, involucrada en la red de sobornos de Petrobras.

En las afueras del tribunal en Brasilia, los detractores de Lula reaccionaron con festejos, mientras sus partidarios recibieron la noticia abatidos o llorando.

En la sede del Sindicato de Metalúrgicos en São Bernardo do Campo, cinturón obrero de San Pablo, desde donde Lula sigue el juicio en una sala privada, los militantes del PT mostraban nerviosismo.

El debate se desarrolla bajo fuertes medidas de seguridad ante una creciente polarización política en Brasil.

"El sistema penal está hecho para atrapar a los chicos pobres y no consigue atrapar a los que desvían millones por corrupción. No conseguimos atraparlos y no lo conseguiremos si cambiamos (las reglas) hoy", afirmó el juez Luis Barroso, quien también rechazó el recurso para que Lula evite ir a prisión.

El juez Edson Fachin, relator de la Operación Lava Jato, que dejó al descubierto una red de corrupción entre empresarios y políticos, fue el primero en votar y lo hizo a favor de mantener la legislación vigente, señalando que Brasil es a menudo señalado en tribunales internacionales por la extensión de sus procesos hasta que estos caen en los plazos de prescripción.

Según Fachin, un recurso como el que presentó Lula solo puede concederse "en favor de alguien que tenga amenazada su libertad por alguna ilegalidad o abuso de poder", lo que "no es el caso", agregó.

"No cabe considerar ilegal, amenaza o abuso de poder dos fallos" de tribunales de primera y segunda instancia, sostuvo Fachin.

Su colega Gilmar Mendes aportó el primer voto en favor del recurso (un "habeas corpus") de Lula, argumentando que la posibilidad de detener a un acusado se había converti-do en un dictado de "prisiones automáticas".

Aunque Lula consiguiera evitar la prisión ahora, su candidatura está en jaque porque la justicia electoral impide postularse a condenados en segunda instancia.

La tensión que precedió al juicio tuvo su momento más álgido el martes, cuando el comandante del Ejército, el general Eduardo Villas Boas, aseguró en su cuenta de Twitter que compartía "el ansia de todos los ciudadanos de bien, de repudio a la impunidad y de respeto de la Constitución, la paz social y la democracia", lo que provocó reacciones.

El voto que sembró desazón entre los seguidores de Lula fue el de la juez Rosa Weber. Foto: Reuters
El voto que sembró desazón entre los seguidores de Lula fue el de la juez Rosa Weber. Foto: Reuters

Otras causas judiciales que comprometen al líder del PT

Otras causas judiciales que comprometen al líder del PT

Lula da Silva tiene otras causas abiertas en la justicia brasileña que pueden complicarle aún más su situación. La causa por la que anoche fue confirmada su prisión es por el apartamento tríplex que habría recibido de la empresa OAS a cambio de contratos en Petrobras. El juez Sergio Moro acusó a Lula de haber recibido el tríplex cuando aún era presidente y también de ser el destinatario de un soborno de 3,7 millones de reales (1,1 millones de dólares) de OAS.

Otro caso que Moro investiga es si la constructora Odebrecht ofreció 12 millones de reales para comprar un terreno en San Pablo donde sería erigido el Instituto Lula.

Lula también es acusado de lavado de dinero y tráfico de influencia en la compra por parte del Estado brasileño de aviones de combate a la empresa Gripen, concretado durante la presidencia de Dilma Rousseff (2011-2016).

Otra investigación es por una denuncia del exsenador del PT Delcidio do Amaral, que afirma que Lula participó en un plan para comprar el silencio de un exdirectivo de Petrobras involucrado en el fraude de la petrolera.

Por último está el caso de Angola: Lula es acusado de tráfico de influencia, corrupción pasiva, lavado de dinero y formación de una organización delictiva junto a Marcelo Odebrecht.

Meirelles, la carta del oficialismo

Henrique Meirelles, ministro de Hacienda de Brasil desde 2016, se afilió esta semana al partido que lidera el presidente Michel Temer, en un paso previo a una eventual candidatura en las elecciones generales del 7 de octubre próximo.

La afiliación de Meirelles al Movimiento Democrático Brasileño (MDB) también antecede a su prevista renuncia al Ministerio de Hacienda.

"Usted está capacitado para ocupar cualquier puesto en el país. No tengo ninguna duda de eso", declaró Temer, quien encabezó el acto en que el aún ministro de Hacienda se afilió al MDB.

Temer hizo un repaso de las reformas estructurales que su Gobierno impuso desde que asumió, en mayo de 2016, una vez que fue separada del cargo y luego destituida la entonces presidenta Dilma Rousseff.

"Pero esas reformas deben proseguir, no pueden ser postergadas y tendrán que ser hechas por el próximo Gobierno", dijo Temer, quien en las últimas semanas ha manejado la posibilidad de presentarse como candidato a la reelección.

Aunque el MDB todavía no ha definido las candidaturas, fuentes de esa formación han dicho que todo dependerá de la decisión final de Temer, pues si finalmente se inclinara por intentar permanecer en el cargo no tendría oposición interna.

Sin embargo, las mismas fuentes sostienen que, en caso de que Temer decline, en parte, debido a que su popularidad no pasa del 6%, Meirelles tiene posibilidad de ser el candidato presidencial por el MDB.

El aún ministro de Hacienda, de 72 años, dedicó la mayor parte de su vida a la banca privada nacional e internacional y llegó a ser presidente mundial del BankBoston. Entre 2003 y 2010 fue presidente del Banco Central de Brasil, durante el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, y en 2016, tras la destitución de Rousseff, fue designado por Temer ministro de Hacienda. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º