HISTÓRICA VISITA

El rey Felipe VI afirmó en Cuba el valor de la democracia

El monarca recordó que los cambios no pueden imponerse desde fuera, en alusión a las presiones de Washington para forzar un cambio de régimen en La Habana.

Felipe VI y la Reina Letizia aparecen en el homenaje que realizaron a José Martí en la Plaza de la Revolución, en La Habana. Foto: Reuters
Felipe VI y la Reina Letizia aparecen en el homenaje que realizaron a José Martí en la Plaza de la Revolución, en La Habana. Foto: Reuters

Felipe VI ha hecho un alegato en favor de la democracia y los derechos humanos en presencia del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, durante el discurso más importante del primer viaje de Estado de un Rey de España a Cuba. Tras recordar que los cambios no pueden imponerse desde fuera, en alusión a las presiones de Washington para forzar un cambio de régimen en La Habana, Felipe VI ha advertido de que “es en democracia como mejor se defienden los derechos humanos”.

En la cena que ha ofrecido el Rey a las autoridades cubanas en el Palacio de los Capitanes Generales de La Habana, Felipe VI ha subrayado la necesidad de que las “instituciones representen toda la realidad diversa y plural” que hay en la sociedad y de que respeten los derechos de los ciudadanos; “entre ellos, la capacidad de expresar libremente sus ideas, la libertad de asociación y reunión”.

El Rey ha puesto como modelo la Constitución de 1978, “basada en el pacto, la negociación, el consenso y la reconciliación”, que ha permitido a España vivir sus “mejores años como un país plenamente democrático. De esa Constitución y de nuestra propia historia”, ha añadido, “los españoles hemos aprendido que es en democracia como mejor se representan y se defienden los derechos humanos, la libertad y la dignidad de las personas y los intereses de nuestros ciudadanos”.

Aunque se había anunciado que el presidente cubano no pronunciaría ningún discurso, y de hecho no los hubo en la cena que él ofreció a su huésped el martes, Díaz-Canel ha recogido el guante y ha respondido al Rey reivindicando la soberanía e independencia de los cubanos para decidir el ritmo y el alcance de sus propios cambios. “En este camino que por voluntad propia hemos elegido”, ha subrayado, “es importante contar con el acompañamiento de verdaderos amigos en el mundo y los españoles se encuentran entre ellos”.

Las palabras de ambos jefes de Estado han sido cuidadosamente elegidas para que no resultaran disonantes. El Rey había utilizado el verbo “acompañar” para referirse al apoyo de España a la transformación en que está inmersa Cuba, “sobre la base del respeto” a sus propias decisiones. Pero mientras el monarca español hablaba de cambios políticos hacia un régimen democrático, pluralista y respetuoso con los derechos fundamentales; el presidente cubano parecía limitarse a reformas exclusivamente económicas.

Felipe y Letizia distendidos en su visita a La Habana. Foto: Reuters
Felipe y Letizia distendidos en su visita a La Habana. Foto: Reuters

Díaz-Canel no parecía molesto con las palabras de su huésped. Al contrario, ha aplaudido a Felipe VI y ha agradecido “el claro y público respaldo” de España frente a las “injustas” sanciones de Estados Unidos “que tanto daño” hacen al pueblo cubano. Y ha elogiado también la “fidelidad y compromiso” de las empresas españolas, amenazadas de sanciones por la Administración estadounidense, a las que ha prometido “una participación relevante” en los planes cubanos de desarrollo hasta 2030.

Antes de la cena con Díaz-Canel, el Rey y la Reina se han reunido con 22 representantes de la sociedad civil cubana, desde emprendedores y dueños de negocios privados.

Según varios de los asistentes, el Rey les ha prometido que España “acompañará” (verbo talismán) las iniciativas independientes empresariales y culturales para que puedan fructificar y les ha preguntado si consideran irreversibles las reformas económicas en curso. La Reina se ha interesado por la situación de la prensa independiente y por las posibilidades de acceso de la población a sus publicaciones on line.

Raúl Castro pidió sorpresiva reunión

El Rey ha culminado su histórica visita a La Habana, -con motivo de los 500 años de la fundación de esa ciudad-, con una entrevista privada y por sorpresa con Raúl Castro, primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) y hombre fuerte del país. Fueron las propias autoridades cubanas las que el miércoles por la noche pidieron a la delegación española la celebración de este encuentro, según ha explicado el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Borrell, quien lo ha calificado de “gesto de amistad y deferencia”.

El Rey y Castro se conocen personalmente, pues han coincidido en tomas de posesión de mandatarios latinoamericanos. Raúl Castro, de 88 años, dejó la jefatura del país en febrero del año pasado, pero sigue siendo el referente del régimen.

La invitación para la entrevista llegó después de que Felipe VI hiciera un alegato en favor de la democracia y los derechos humanos en presencia del presidente Díaz-Canel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)