MULTITUDINARIA MANIFESTACIÓN

Primera revuelta estudiantil contra Piñera en Chile

Resistencia al lucro en las universidades privadas chilenas.

Manifestación: miles de estudiantes marcharon por las calles de Santiago. Foto: Reuters
Manifestación: miles de estudiantes marcharon por las calles de Santiago. Foto: Reuters

Miles de estudiantes marcharon ayer jueves por el centro de Santiago en una multitudinaria manifestación, en una potente señal de fuerza para el nuevo gobierno de Sebastián Piñera. Después de años de inacción, los dirigentes estudiantiles lograron volver a reunir a miles de jóvenes para protagonizar la primera marcha del nuevo gobierno de Piñera, quien en su anterior administración (2010-2014) enfrentó las mayores manifestaciones estudiantiles en décadas.

Reunidos en el parque Bustamante, inmensas columnas de estudiantes avanzaron por varias cuadras de la céntrica avenida Alameda de Santiago, junto al compás de tambores y coreografías de baile, en un ambiente festivo opacado hacia el final con enfrentamientos entre grupos de encapuchados y la Policía.

"Marchamos contra la forma y la reforma", rezaba uno de los cientos de lienzos con consignas levantados por los estudiantes por una educación pública, gratuita y de calidad, y que ahora han puesto sus ojos en la prohibición de la obtención de ganancias en las entidades educativas.

"A recuperar la educación para el pueblo", decía otro de los carteles de una marcha que elevó el tono de los gritos mientras pasaba frente al palacio presidencial de La Moneda.

Según los organizadores, unas 120.000 personas participaron de este primera marcha estudiantil, mientras que la Policía cifró la asistencia en unos 30.000 estudiantes.

"Razones para marchar hay miles", dijo el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Alfonso Mohor.

Con todo, sorprendió la gran convocatoria de las organizaciones estudiantiles, que en los últimos dos años no habían logrado convocar manifestaciones de esta envergadura, tal y como lo fueron las primeras protestas estudiantiles que estallaron en 2011 durante el primer gobierno de Piñera.

Con la promesa de acoger las demandas de los estudiantes y establecer una profunda reforma al sistema educativo que se mantiene como herencia de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), la socialista Michelle Bachelet sucedió a Piñera en marzo de 2014.

Pero los cambios propuestos por Bachelet, como la gratuidad instaurada para cerca de un tercio de la matrícula y la prohibición de selección de estudiantes en las escuelas, fueron considerados "insuficientes" por los estudiantes, que prometieron redoblar sus protestas en el nuevo gobierno de Piñera que arrancó este 11 de marzo.

Los dardos apuntan ahora a la obtención de ganancias por parte de las universidades privadas. La reforma de Bachelet lo prohibió pero un posterior fallo del Tribunal Constitucional limitó los alcances de la normativa.

El lunes, tras firmar un proyecto de ley para extender la política de gratuidad a cerca de 13.000 estudiantes de institutos técnicos, Piñera negó que tenga planeado eliminar los beneficios de gratuidad y aseguró que no habrá lucro en la educación.

"Quiero aprovechar esta oportunidad para dejar meridianamente claro que la gratuidad en la educación superior ha llegado para quedarse y que no habrá lucro en la educación superior universitaria", dijo el mandatario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º