ESTADOS UNIDOS

Primer bombardeo de Biden a objetivos proiraní en Siria

En el ataque estadounidense, llevado a cabo en la provincia de Deir al Zur, en el este de Siria, murieron al menos 22 combatientes de las milicias proiraníes.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP
Joe Biden, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP

Estados Unidos lanzó una serie de bombardeos aéreos en Siria contra milicias respaldadas por Irán. Los bombardeos, según el Pentágono, fueron en respuesta a los ataques con cohetes de estos días contra bases y objetivos estadounidenses en Irak.

En el ataque estadounidense, llevado a cabo en la provincia de Deir al Zur, en el este de Siria, murieron al menos 22 combatientes de las milicias proiraníes, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

“Estos bombardeos fueron autorizados (por el presidente Joe Biden) en respuesta a los recientes ataques contra el personal de Estados Unidos y la coalición en Irak, y a las continuas amenazas a ese personal”, aseguró el portavoz del Pentágono, John Kirby.

En los bombardeos, llevados a cabo por dos F-15E Strike Eagle que arrojaron siete cohetes guiados de precisión, nueve instalaciones fueron “totalmente destruidas” y dos de manera “parcial”.

Una fuente militar siria dijo a EFE que el bombardeo estadounidense tuvo como objetivo una zona “deshabitada” y causó un muerto en las filas del Ejército sirio.

“Tenemos confianza en el objetivo que perseguimos, sabemos a lo que disparamos”, dijo por su lado el secretario de Defensa, Lloyd Austin, que insistió en que los lugares atacados estaban siendo utilizados “por la misma milicia chií que llevó a cabo los ataques” contra objetivos estadounidenses.

La Embajada de Estados Unidos en Bagdad fue objeto el lunes pasado de un ataque con dos misiles tipo katiusha que impactaron en el exterior de sus instalaciones en plena Zona Verde.

Una semana antes, un soldado estadounidense resultó herido y un contratista murió en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, debido al impacto de varios cohetes katiushas, tres de ellos en el aeropuerto de la capital.

Los ataques contra instalaciones estadounidenses en Irak han aumentado desde que Estados Unidos matara en enero de 2020 al comandante iraní Qasem Soleimaní en un bombardeo en Bagdad.

De los ataques contra la Zona Verde se suelen hacer responsables grupos armados poco conocidos, pero Washington acusa directamente a Kataib Hizbulá, una milicia iraquí financiada directamente por Irán que Estados Unidos ha clasificado como organización terrorista.

El ataque contra las milicias proiraníes, el primero ordenado por la nueva Administración estadounidense, se produce después de que Biden ofreciera formalmente volver a la mesa negociadora con Irán para rescatar el acuerdo nuclear del que su antecesor, Donald Trump, retiró a Estados Unidos hace más de tres años.

El acuerdo nuclear fue suscrito entre Irán y el llamado grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) para limitar el programa atómico iraní a cambio del alivio de las sanciones, pero tras la retirada de Estados Unidos y la reimposición de sanciones, Irán dejó de cumplir sus términos.

La oferta de diálogo de Biden ha ido acompañada, no obstante, de las advertencias a Irán de que no tolerará sus “actividades desestabilizadoras” en Oriente Medio, sumada a la negativa a levantar las sanciones a los iraníes.

Biden “está enviando un mensaje inequívoco de que actuará para proteger a los estadounidenses y que, cuando haya amenazas, tiene derecho a actuar en el momento y de la manera de su elección”, dijo la portavoz del presidente, Jen Psaki. También se refirió a las críticas de miembros del Congreso de que Biden debería haber buscado la autorización de los legisladores antes de ordenar el ataque. Psaki dijo que los líderes del Congreso fueron notificados del ataque.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados