LA NUEVA CRISIS EN EL MEDIO ORIENTE

Palestinos desataron su ira contra EE.UU.

Para hoy viernes está convocado un “día de furia”; Israel refuerza seguridad.

Respondiendo al llamado de Hamas, jóvenes palestinos salieron a enfrentar a las fuerzas de seguridad de Israel. Foto: Reuters
Respondiendo al llamado de Hamas, jóvenes palestinos salieron a enfrentar a las fuerzas de seguridad de Israel. Foto: Reuters

Ayer jueves, un día después del anuncio del presidente Donald Trump de que reconocía Jerusalén como la capital de Israel y que trasladará a esa ciudad la embajada de Estados Unidos, estallaron los primeros enfrentamientos entre palestinos y fuerzas del orden israelíes. Manifestantes palestinos desataron su cólera contra la policía israelí en Cisjordania y Gaza, al tiempo que el movimiento islamista Hamas reiteró su llamado a una nueva intifada.

Más de veinte palestinos resultaron heridos en los choques por balas de goma o reales, y en varios países musulmanes se celebraron manifestaciones de repulsa contra Trump.

Soldados israelíes y manifestantes palestinos chocaron con virulencia en Hebrón, en el sur de Cisjordania, donde algunos colonos judíos viven bajo alta protección entre decenas de miles de palestinos. En Belén, Qalqilya y Yenín, en las afueras de Ramala, también hubo enfrentamientos esporádicos.

Los dirigentes palestinos reivindican Jerusalén Este, anexada por Israel en 1967, como la capital del Estado al que aspiran. Pero Israel considera que todo Jerusalén es su capital "eterna e indivisible". Hasta ahora la comunidad internacional no ha querido reconocer a Jerusalén como capital de Israel, una cuestión muy delicada y clave en el proceso de paz.

En Jerusalén Este, la parte palestina de la ciudad, las tiendas y las escuelas permanecieron cerradas por la huelga convocada por grupos palestinos.

También se produjeron manifestaciones en Ramala, la capital política palestina, en Belén, y en varias localidades de la franja de Gaza. También hubo concentraciones en Jordania y Túnez, con la asistencia de miles de participantes, que quemaron fotos de Trump o la bandera estadounidense.

Por su parte, el movimiento Hamas, que gobierna la franja de Gaza, pidió un nuevo levantamiento popular. "No se puede hacer frente a la política sionista de Estados Unidos más que lanzando una nueva intifada", dijo el jefe de Hamas, Ismail Haniyeh, en un discurso pronunciado en Gaza.

El ejército israelí anunció el despliegue de refuerzos militares en Cisjordania.

Círculo de fuego.

Analistas y observadores temen que la decisión de Trump abra un nuevo conflicto por el estatus de esta ciudad, donde hay lugares santos judíos, cristianos y musulmanes. La responsable de la diplomacia europea, Federica Mogherini, lamentó la vuelta a "tiempos todavía más oscuros que los que hoy vivimos", mientras Rusia dijo estar "preocupada". La decisión pondrá a la región "en un círculo de fuego", advirtió el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, que quiere movilizar al mundo musulmán. Incluso Arabia Saudita, aliada de Estados Unidos, criticó la medida por "irresponsable".

El reconocimiento de Jerusalén ha provocado la cólera de los líderes de la Autoridad Palestina, la entidad reconocida internacionalmente como prefiguración de un futuro Estado palestino independiente.

Al contrario, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se felicitó de un "día histórico".

"El presidente Trump ha entrado para siempre en la historia de nuestra capital", dijo.

Día de furia.

Trump aseguró que reconocer a Jerusalén como capital no significa pronunciarse sobre el "estatus final" de la ciudad en unas negociaciones con los palestinos.

Hoy viernes, día del gran rezo semanal de los musulmanes, se esperan nuevas manifestaciones multitudinarias. Facciones palestinas convocaron a un "Día de furia" en esta jornada.

El Ejército israelí dijo el jueves por la tarde que dos misiles habían sido lanzados hacia Israel desde la Franja de Gaza, controlada por Hamas, pero que no habían cruzado a territorio israelí.

Las plegarias del viernes en la mezquita musulmana de Al-Aqsa en Jerusalén también podrían ser un punto de conflicto. Nasser Al-Qidwa, colaborador del presidente palestino Mahmoud Abbas y un importante funcionario en el partido Fatah, instó a los palestinos a realizar protestas, pero dijo que estas debían ser pacíficas.

Abbas se reunió ayer jueves con el rey jordano Abdullah, cuya dinastía es una tradicional guardiana de los sitios sagrados de Jerusalén. Jordania es un firme aliado de Estados Unidos, pero ha desestimado la decisión de Trump como "legalmente nula".

El otro centro de atención hoy viernes será el Consejo de Seguridad de la ONU, que a petición de ocho países —entre ellos Uruguay que ocupa una silla hasta fin de año— se reunirá de urgencia para tratar la nueva crisis en Medio Oriente.

REACCIONES

Gobierno de Uruguay discrepó con EE.UU.

El gobierno uruguayo expresó ayer su “preocupación y discrepancia” con la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital del Estado de Israel y de trasladar a esa ciudad su embajada.

La decisión del presidente Donald Trump “no contribuye al imprescindible clima de paz y respeto mutuo necesario para alcanzar una solución justa, completa y duradera en Medio Oriente”, dice la Cancillería uruguaya en un comunicado.

Asimismo, Uruguay reafirmó su apoyo a la Resolución 181 de la Asamblea General de la ONU tomada en 1947 “que establece la creación de un Estado judío y un Estado árabe en el territorio de Palestina, con Jerusalén como corpus separatum sometido a un régimen internacional especial”. Además, manifestó su compromiso con la Resolución 478 de 1980 del Consejo de Seguridad de la ONU, que condena la declaración que Israel hizo ese año de Jerusalén como capital indivisible de su Estado.

Por su parte, el Comité Central Israelita del Uruguay ya expresó su beneplácito por la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén capital de Israel.

“Como tal, continuará siendo centro espiritual de musulmanes, cristianos y judíos, con plena libertad de culto, como siempre ha sido bajo su soberanía”, dice el Comité Israelita.

Pentágono “listo” para responder a atentados

La portavoz del Pentágono, Dana White, señaló ayer que el Departamento de Defensa está “listo” para hacer frente a cualquier amenaza contra las embajadas y consulados estadounidenses que puedan surgir a raíz del reconocimiento del presidente Donald Trump de Jerusalén como capital de Israel.

“El Departamento está preparado para hacer frente a cualquier amenaza a nuestras embajadas y consulados”, advirtió White durante una rueda de prensa.

Esta semana, el gobierno de Trump pidió a los estadounidenses que viven en Jerusalén que eviten la zona de la Ciudad Vieja.

La controvertida medida adoptada el miércoles por Trump, que además anunció el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, ha sido considerada una afrenta por millones de musulmanes.

El anuncio del presidente se produjo en un momento especialmente delicado para el Departamento de Defensa, que podría ver cortados sus recursos mañana sábado si hoy viernes no se alcanza un acuerdo sobre el presupuesto federal en el Congreso. Según denunció White, de darse esta situación, no se podría seguir haciendo frente a los gastos habituales de las Fuerzas Armadas, lo que afectaría a los salarios de los militares, a los beneficios de sus familiares y a los contratos con el sector privado. Sin embargo, explicó, existen fondos para operaciones en caso de que haya vidas en juego, por lo que el Departamento de Defensa podría reforzar las medidas de seguridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)