CLIMA

El norte de Estados Unidos se petrifica con la ola de frío polar; ya hay ocho muertos

Las temperaturas cayeron a menos de 45 grados centígrados en el norte de la región del medio oeste del país.

Chicago. Foto: AFP
Chicago. Foto: AFP

Millones de estadounidenses continuaron padeciendo temperaturas polares en el norte de Estados Unidos, lo que obligó a las autoridades a cerrar escuelas, suspender vuelos y trenes, y abrir refugios de emergencia para los más vulnerables.

Esta ola de frío, provocada por un viento polar del Ártico, ha matado a al menos ocho personas, según informes de los medios estadounidenses. Las temperaturas cayeron incluso a menos de 45 grados centígrados en el norte de la región del medio oeste del país.

El Servicio Postal de Estados Unidos dijo que la distribución del correo continuará suspendida el jueves en varios estados.

Ante esta "masa de aire ártica sin precedentes" que afecta a unas 60 millones de personas, se alentó a la población a permanecer en sus hogares.
En la región de los grandes lagos, estas condiciones meteorológicas poco habituales provocaron fenómenos naturales sorprendentes.

Chicago. Foto: AFP
Chicago. Foto: AFP

Los bloques de hielo invadieron los canales de la ciudad y las orillas del lago Michigan, bañados por el sol, y cubiertos por una neblina causada por la diferencia de temperatura entre el aire y el agua. Partes del cataratas del Niágara también se congelaron.

Chicago, apodada la "ciudad de los vientos", registró el miércoles hasta -30 grados por la mañana y -26 por la tarde. Temperaturas incluso más bajas se esperaban para las primeras horas del jueves.

"Extremo y peligroso"

"Estamos lidiando con un frío histórico", dijo el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, en una conferencia de prensa el miércoles por la noche.
"Las temperaturas están poniendo vidas en riesgo y tenemos que actuar en consecuencia", señaló.

Hay "un frío extremo y peligroso", advirtió el servicio meteorológico.
"Me siento casi como de hielo; no puedo sentir mi piel", dijo a la AFP Leon Gilbert de 31 años, que trabaja en un café del centro, que está desierto.
Para protegerse del viento helado, los residentes se cubrieron los ojos con máscaras de esquí.

Por orden de la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, los gobiernos estatales estarán cerrados hasta el viernes y los funcionarios considerados no esenciales se quedaron en sus casas.

Las escuelas también permanecieron cerradas mientras se esperaba que el termómetro se mantuviera entre -30 y -40 grados centígrados el jueves.
Todos los trenes urbanos de Metra Electric quedaron estacionados el miércoles y el jueves, según la compañía de transporte.

"Ha habido múltiples problemas con los cables (de alimentación) especialmente debido a la contracción del metal debido a las condiciones climáticas extremas", dijo la portavoz de Metra, citada por la prensa.

"Mantenete abrigado"

El tráfico aéreo también se vio interrumpido. Miles de vuelos desde y hacia Estados Unidos fueron cancelados.

"Me quedo hasta que me suelten porque todos mis vuelos han sido cancelados", bromeó Brandon Robinson, quien tuvo que pasar un día extra en un hotel del centro de Chicago.

El alcalde ha lanzado en Twitter el hashtag "MantenteAbrigado" para desalentar a la población a salir.

Se han establecido más de 270 "centros de abrigo" en edificios federales, centros sociales, bibliotecas e incluso estaciones de policía para aquellos que lo necesiten. Se estima que en la ciudad hay unas 16.000 personas sin hogar.

El servicio de traslados Lyft ofreció viajes de hasta 15 dólares para aquellos que quieran ir a esos refugios a protegerse del frío.

En Minneapolis y su "ciudad gemela" Saint-Paul, muchos refugios permanecieron abiertos las 24 horas. Se espera que mejore el clima en estas áreas mientras el frío se dirige hacia la costa este. Se esperaban bajas temperaturas y nevadas en Pensilvania y Maine.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados