La crisis política y económica en Venezuela

Maduro teme revuelta; amenaza con "mano de hierro a la traición"

Acusa a Bolsonaro de “Hitler moderno” y a la oposición de “terrorismo”.

El presidente venezolano pasa junto a un retrato de Chávez en la Asamblea Constituyente. Foto: AFP
El presidente venezolano pasa junto a un retrato de Chávez en la Asamblea Constituyente. Foto: AFP

Al frente de un régimen desconocido por la comunidad internacional y con una oposición interna que toma fuerza luego de meses de letargo, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, buscó ayer lunes mostrarse fuerte: lanzó amenazas a los cuatro vientos y anunció algunas medidas para emparchar la crisis económica del país.

Maduro advirtió que castigará con "mano de hierro" a los funcionarios, especialmente a los que trabajen en la fuerza pública, que incurran en "traición". Maduro quiso así desmarcarse del arresto el domingo del presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Juan Guaidó, que según la versión del régimen fue obra de funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) que actuaron de forma unilateral.

Estos funcionarios fueron "destituidos por prestarse a un show mediático en contra del interés nacional y así voy a actuar con cualquier funcionario que traicione el juramento público (...). Mano de hierro a la traición", expresó en un discurso ante la oficialista Asamblea Constituyente.

"A mí no me va a temblar el pulso con nadie. Cuento con el apoyo del pueblo y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana", agregó.

Guaidó dijo a periodistas que la versión oficial del incidente demuestra que Maduro "ya no controla las Fuerzas Armadas" lo que revela, agregó, el "grave problema" que vive la institución castrense. Reiteró que la Cámara discutirá hoy martes un proyecto de decreto de amnistía para militares, a quienes la oposición les ha pedido el apoyo para "restablecer la democracia" en el país.

Guaidó pidió el viernes apoyo civil, militar y extranjero para asumir el mando del Gobierno en forma interina hasta que se realicen elecciones libres.

"Hitler moderno".

Maduro también le dedicó ayer unas palabras el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, al que se refirió como un "Hitler en tiempos modernos".

"Lo es. Lo que no tiene es coraje y decisión propia, porque es un títere, un pelele, de grupos, sectas (...). Bolsonaro salió de una secta", dijo Maduro en referencia al apoyo de la Iglesia Universal del Reino de Dios a Bolsonaro.

Maduro acusó a la oposición venezolana de desplegar otro "show" el pasado sábado, al dañar, según él, equipos de suministro de electricidad y dejar sin luz el Hospital Universitario de Caracas durante varias horas. "¡Terroristas!", espetó Maduro.

Sindicalistas del gremio de la salud denunciaron que a raíz del corte murieron dos personas. Los apagones son frecuentes en Venezuela y, según expertos, se deben a falta de inversión en infraestructura, corrupción e impericia.

"Sacudón".

Maduro ordenó ayer lunes el primer aumento de salario mínimo del año y lo fijó en 18.000 bolívares desde los 4.500 vigentes en diciembre (un ajuste del 300%), en medio de una economía que vive una hiperinflación desde finales de 2017.

Dijo además que aplicará un "sacudón" en lo político y en lo económico durante su segundo mandato de seis años. Maduro se dijo "obstinado" de la corrupción en la administración pública, como en Pdvsa, y pidió el apoyo de "todo un país para limpiar" esta empresas del Estado.

Apoyo a Juan Guaidó como "presidente encargado"

Una veintena de expresidentes iberoamericanos —entre ellos los uruguayos Julio María Sanguinetti y Luis Alberto Lacalle—, reconocieron ayer lunes como "presidente encargado" de Venezuela Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional, e hicieron un llamado a las Fuerzas Armadas venezolanas y a la comunidad internacional a acompañarlo.

Los exmandatarios participantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (Idea) emitieron una declaración con su "firme" respaldo a Guaidó. Entre los que firman están Óscar Arias (Costa Rica), Álvaro Uribe (Colombia) y Felipe Calderón y Vicente Fox (México).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados