PROTESTAS EN CHILE

“Voy a llegar hasta el fin de mi gobierno”, afirma el presidente Piñera

“Por supuesto que voy a llegar al fin de mi gobierno. Fui elegido democráticamente por una enorme mayoría de chilenos”, afirmó el mandatario en una entrevista.

Siguen las protestas en varias ciudades de Chile. Foto: AFP
Una bomba incendiaria hace impacto en el lugar donde se encuentran las fuerzas de seguridad en Santiago. Foto: AFP

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, descartó renunciar y admitió por primera vez estar dispuesto a reformar la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, en un intento por acallar las protestas que siguen vivas en las calles del país después de 20 días.

Ayer martes, unas 2.000 personas, según la intendencia de Santiago, se volvieron a reunir en Plaza Italia, epicentro de las masivas manifestaciones de las últimas dos semanas, con incidentes aislados y lejos, de momento, de los violentos enfrentamientos con la policía que se vivieron el lunes, cuando en varios puntos de la ciudad se generaron choques entre policías antimotines y manifestantes, que dejaron al menos dos agentes heridas por bombas incendiarias lanzadas a sus rostros.

El mandatario, que llevaba días en silencio, concedió una entrevista a la BBC de Londres -difundida ayer martes- en la que afirmó que no dimitirá pese a las masivas protestas antigubernamentales marcadas por la violencia en las últimas jornadas y que durante este martes también congregaron a miles de manifestantes en ciudades como Concepción, en el sur del país, y en Viña del Mar, a unos 120 kilómetros al oeste de Santiago.

Al ser consultado sobre los reclamos para que dimita, el mandatario contestó tajantemente: “No”.

En otra parte de la entrevista afirmó: “Por supuesto que voy a llegar al fin de mi gobierno. Fui elegido democráticamente por una enorme mayoría de chilenos”.

La Constitución establece que si se produce una renuncia antes de que falten dos años para completar el mandato de cuatro años -Piñera cumple 24 meses en el poder el próximo mes de marzo-, el presidente es remplazado por el ministro del Interior, quien debe convocar a nuevas elecciones. Quien gane esos comicios, asume hasta que finalice el mandato original de Piñera. En caso de una renuncia a menos de dos años, es el Congreso quien debe decidir el nombre del reemplazante.

Como una opción para desactivar la crisis, Piñera en cambio se mostró por primera vez abierto a reformar la Constitución que data de la dictadura (1973-1990). “Estamos dispuestos a conversarlo todo, incluyendo una reforma a la Constitución”, afirmó el mandatario.

Respuesta. Sebastián Piñera impulsa varias medidas sociales. Foto: AFP
Respuesta. Sebastián Piñera impulsa varias medidas sociales. Foto: AFP

Aprobada en 1980 en un cuestionado plebiscito, la Constitución fue un traje a la medida para que el régimen de Pinochet y los sectores conservadores pudieran mantener su poder, incluso más allá del fin de la dictadura, en 1990, y hoy es señalada como origen de las desigualdades y la distancia del mundo político con la sociedad chilena.

Piñera anunció también un paquete de ayuda a 6.800 pequeñas y micro empresas afectadas por la crisis social.

La crisis ha impactado la economía. El nuevo ministro de Hacienda, Ignacio Briones -quien asumió hace ocho días-, afirmó que en octubre la economía local podría caer hasta 0,5% como consecuencia de las protestas, que mantienen semiparalizado al comercio y las industrias del país.

El peso también se ha visto afectado y ayer llegó a 749 por dólar, con una depreciación de 1,8% frente al cierre de la jornada anterior, para alcanzar su menor valor desde 2003, y analistas creen que podría seguir bajando.

Pero después de dos semanas y media de protestas, una encuesta reveló que el 79% de los chilenos considera que las movilizaciones “tendrán consecuencias positivas y las cosas van a estar mejor en el país”, según un sondeo de la consultora Criteria, que mostró también que el 9% de los consultados piensa “que las movilizaciones van a tener consecuencias negativas y las cosas van a estar peor en el país”. Un 12% cree “que las movilizaciones no van a servir para nada y las cosas van a estar igual”.

Piñera ha encarado el estallido social con un conjunto de reformas sociales, que incluyen un aumento de un 20% en las jubilaciones básicas, un incremento del ingreso mínimo a US$ 482, un impuesto a las personas con ingresos superiores a US$ 11.000 mensuales y una rebaja en las cuentas de la electricidad. Además, removió a ocho de sus 24 ministros.

Pero sus medidas no han logrado acallar las protestas en las calles de Santiago y otras ciudades.

El lunes, manifestantes intentaron avanzar hacia sectores de la comuna de Providencia, rodeando lugares que hasta ahora habían quedado fuera de la manifestación.

Un grupo llegó hasta las cercanías del centro comercial Costanera Center, el más grande de Sudamérica.

Ayuda a pymes perjudicadas

Medidas, que incluyen subsidios, agilización de pagos y flexibilización de impuestos, para 6.800 micro, pequeñas y medianas empresas afectadas por destrozos, saqueos e incendios ocurridos en el marco del estallido social, fueron anunciadas por el presidente Sebastián Piñera. Sostuvo que esas empresas “sufrieron en carne propia los efectos de esta brutal ola de delincuencia, vandalismo y destrucción”. Asimismo, exigió la condena a esta violencia “por todos en forma clara y categórica, sin ninguna duda ni ambigüedad”. Agregó que los chilenos juntos saldrán de esta situación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)