UN PAÍS BAJO FUEGO

Incendios en Australia: lanzan alimentos a los animales desde helicópteros

El gobierno de Nueva Gales del Sur ha desplegado helicópteros para lanzar más de dos toneladas de zanahorias y boniatos en diferentes puntos afectados por las llamas.

Zanahorias y boniatos para especies en extinción. Foto: Reuters
Zanahorias y boniatos para especies en extinción. Foto: Reuters

Australia está lanzando desde helicópteros miles de kilos de tubérculos para animales hambrientos como consecuencia de la destrucción de su hábitat por los incendios que están arrasando el país desde el pasado septiembre.

“La provisión de comida suplementaria es una de las estrategias clave que estamos empleando para promover la supervivencia y recuperación de especies en peligro de extinción”, señaló Matt Kean, secretario de Medio Ambiente del Estado de Nueva Gales del Sur en un comunicado.

En la última semana, el gobierno de Nueva Gales del Sur ha desplegado helicópteros para lanzar más de dos toneladas de zanahorias y boniatos en diferentes puntos donde habita el ualabí, un marsupial endémico del sureste de Australia.

“Las valoraciones iniciales de los incendios indican que el hábitat de varias poblaciones importantes de ualabíes fue arrasado por los recientes incendios forestales. Los ualabíes suelen sobrevivir a los fuegos, pero se quedan abandonados y con poco alimento natural ya que el fuego destruye la vegetación en su rocoso hábitat”, explicaba Kean.

Además, el Gobierno de Nueva Gales del Sur está instalando cámaras para observar el consumo de la comida por parte de los animales.

Bomberos y militares intentan apagar incendios en Australia. Foto: AFP
Bomberos y militares intentan apagar incendios en Australia. Foto: AFP

Desde que comenzaron el pasado mes de septiembre, los incendios en Australia han arrasado una superficie de más de 8 millones de hectáreas, equivalente a casi la mitad del territorio uruguayo, han dejado 26 muertos y se calcula que hasta mil millones de animales salvajes han muerto como consecuencia de ellos.

Los bomberos australianos, exhaustos, anunciaron ayer lunes haber controlado un megaincendio a las afueras de Sídney, gracias a un clima más húmedo que promete un respiro muy necesario para el campo devastado por el fuego.

Los bomberos de Nueva Gales del Sur afirman tener bajo control el gran incendio de Gospers Mountain en las afueras del noroeste de Sídney, después de una lucha de casi tres meses.

La Oficina de Meteorología prevé que algunas zonas podrían recibir hasta 50 milímetros de lluvia en la próxima semana, un alivio después de una sequía prolongada.

De cumplirse este pronóstico, para el Servicio de Bomberos Rurales de Nueva Gales del Sur vendrá a ser entonces “todos nuestros regalos de Navidad, cumpleaños, compromiso, aniversario, boda y graduación, todo en uno. Crucemos los dedos”, dijo el jefe del Servicio de Bomberos Rurales de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons. Aún así todavía quedan decenas de incendios fuera de control.

Los incendios están teniendo un impacto en el ámbito político. Una encuesta publicada ayer lunes muestra que la popularidad del primer ministro Scott Morrison ha caído en picada.

Según el sondeo Newspoll, el 59% de los votantes australianos están insatisfechos con la actuación del líder conservador durante la crisis de los incendios y solo el 37% la aprueba, un giro abrupto desde su sorprendente victoria electoral en mayo pasado.

Morrison ha sido muy criticado por su respuesta a la crisis, por haberse ido de vacaciones a Hawái, por declaraciones erróneas sobre las acciones del gobierno, así como por forzar de alguna manera a víctimas enfurecidas a estrecharle la mano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)