POLÍTICA

La historia de Sanna Marin: de una familia homoparental a primera ministra de Finlandia

Sanna Marin, de 34 años y perteneciente al Partido Social Demócrata, es la primera ministra más joven del mundo y dirige una coalición con otras líderes mujeres

Sanna Marin. Foto: Reuters
Sanna Marin. Foto: Reuters

A partir de ahora Finlandia será conocida por dos hitos mundiales: el primero es ser elegido por segunda vez consecutiva como el país más feliz del mundo; el segundo es tener la primera ministra más joven.

Sanna Marin, de 34 años y perteneciente al Partido Social Demócrata, fue nominada al cargo el pasado domingo. Tendrá una ministra de Finanzas dos años menor que ella que integrará un gabinete liderado por mujeres tras una restructuración del escenario político. Es más, Marin dirigirá una coalición de centro-izquierda de cinco partidos que tienen líderes femeninas, cuatro menores de 35 años.

“Tenemos mucho trabajo por hacer para recuperar la confianza”, dijo Marin a la prensa el domingo. Y añadió: “Nunca he pensado en mi edad o género. Pienso en las razones por las que entré en política y en aquellas cosas por las cuales me he ganado la confianza del electorado. Soy de una familia homoparental y eso sin duda me ha condicionado para que la igualdad, la paridad y los derechos humanos sean muy importantes para mí”.

El gobierno de Finlandia renunció la semana pasada luego de que el Partido de Centro dijo que había perdido confianza en la capacidad de Antti Rinne, del Partido Social Demócrata (SDP), de manejar su rol de primer ministro. Los cinco partidos en el poder decidieron permanecer en coalición y continuar con los mismos programas de gobierno, pero que habría un recambio de gabinete.

Marin se impuso por 32 votos contra 29 al portavoz parlamentario del SDP, su único rival, en la votación del comité socialdemócrata celebrada este fin de semana en Helsinki.

La exministra de Transporte ascendió rápidamente en la política finlandesa tras convertirse en jefa del concejo municipal de la ciudad industrial de Tampere (la tercera ciudad más grande de Finlandia) a los 27 años, y reemplazó a Rinne como líder del partido a principios de este año cuando tuvo que tomarse un descanso debido a una enfermedad.

Feminista convencida y defensora de los derechos de las minorías sexuales, se crió en una familia formada por su madre lesbiana y su pareja, décadas antes de que la ley finlandesa reconociera el matrimonio homosexual.

Al respecto, le dijo al sitio web Menaiset en 2015 que cuando era niña se sentía “invisible” porque no podía hablar abiertamente sobre su familia. “El silencio fue lo más duro”, dijo. “La invisibilidad causó un sentimiento de incompetencia. No fuimos reconocidos como una verdadera familia o igual a los demás. Pero no fui intimidada. Incluso cuando era pequeña, era muy sincera y terca”, declaró.

También admitió que nunca esperó meterse en política: “Cuando estaba en el liceo sentí que las personas que hacían política eran bastante diferentes y provenían de entornos diferentes de los míos. En ese momento, no creía que fuera posible involucrarme”. Pero dijo que su madre siempre la había apoyado y le hizo creer que podía hacer lo que quisiera.

Así, Marin fue la primera de su familia en ir a la universidad. Y ahora será la primera ministra en funciones más joven del mundo: Jacinda Ardern de Nueva Zelanda tiene 39 años, mientras que la ucraniana Oleksiy Honcharuk tiene 35.

“Para mí, todos son iguales. No es una cuestión de opinión; es lo fundamental en todo”, afirmó.

El ex primer ministro de Finlandia, Alexander Stubb, elogió a la coalición y expresó que “muestra que Finlandia es un país moderno y progresista”. En su cuenta de Twitter Stubb escribió: “Mi partido no está en el gobierno, pero me alegro de que los líderes de los cinco partidos en el gobierno sean mujeres”.

Las otras cuatro mujeres líderes del partido en la coalición son Li Anderson, de 32 años, que encabeza la Alianza de Izquierda; Maria Ohisalo, de 34 años, de la Liga Verde; Katri Kulmuni, de 32 años, del partido del Centro, quien fue nombrado ministro de finanzas el lunes; y Anna-Maja Henriksson, de 55 años, del partido del pueblo sueco, representante de la minoría suecohablante del país.

Finlandia fue uno de los primeros países de Europa en otorgar el derecho de voto a las mujeres en 1906 y el primer país del mundo en votar mujeres al parlamento en 1907. Ya tuvo otras dos primeras ministras: Anneli Tuulikki Jäätteenmäki (2003) y Mari Kiviniemi (2010-2011).

Tuomas Yla-Anttila, profesora asociada de ciencias políticas en la Universidad de Helsinki, dijo a New York Times que el nombramiento de Marin como primera ministra tiene un valor simbólico en el país, pero también es un reflejo de los avances en la igualdad de género.

“Durante mucho tiempo tuvimos la situación en Finlandia, donde solo había hombres, ahora hay mujeres”, dijo, señalando al liderazgo del gobierno totalmente femenino.

También analizó que la juventud de Marín probablemente la ayudó a ganar el apoyo del problemático Partido Socialdemócrata, ya que busca reformarse y alejarse de la política de Rinne. En Finlandia, agregó, su edad era un factor político más importante que su sexo. “El partido seguramente quería un primer ministro más joven”, apuntó. “Su corta edad es más importante que ser mujer. Ella representa una nueva generación de políticos”, señaló.

La coalición de cinco partidos, liderada por los socialdemócratas, acordó permanecer unida y mantener el programa de políticas que anunció en junio, centrándose en grandes aumentos en el gasto público en bienestar e infraestructura, y en una promesa de hacer que el país sea neutral en carbono para 2035.

La región.

Las mujeres han estado presentes en la política en la región nórdica durante décadas y hoy representan la mitad de los líderes del partido en Suecia. Cuatro de los nueve partidos de Dinamarca están encabezados por mujeres. Mette Frederiksen se convirtió en la primera ministra de Dinamarca en junio, mientras que Erna Solberg fue jefa de gobierno de Noruega desde 2013. Vigdís Finnbogadóttir de Islandia fue la primera mujer en ser elegida democráticamente como jefa de estado por los votantes cuando derrotó a tres hombres para la presidencia en 1980.

Sin embargo, el momento del cambio en el liderazgo es incómodo para Finlandia, que mantiene la presidencia rotativa de la Unión Europea hasta fin de año. Se espera que el Parlamento apruebe rápidamente el nombramiento de Marin y sus nuevos ministros para que pueda representar a Finlandia en la próxima cumbre de líderes el 12 de diciembre.

Marin puede dejar de ser la líder más joven del mundo próximamente, ya que Sebastian Kurz, que se convirtió en canciller austriaco a los 31 años, está liderando las negociaciones en Viena para formar un nuevo gobierno y es 10 meses más joven.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados