Publicidad

Gobierno japonés busca disolución de la Secta Moon, "dado los graves daños causados" por la organización

La organización fue investigada a partir del asesinato del ex primer ministro Shinzo Abel. El sospechoso del crimen, Tetsuya Yamagami, actuó por resentimiento contra la secta y bajo la creencia de que Abe pertenecía a ella.

Compartir esta noticia
El asesinado exprimer ministro japonés, Shinzo Abe
El asesinado exprimer ministro japonés, Shinzo Abe
Foto: Archivo El País

AFP
Elgobierno japonés pedirá la disolución de la Iglesia de la Unificación, conocida como Secta Moon, al cabo de una investigación posterior al asesinato del ex primer ministro Shinzo Abe en julio de 2022, dijo el ministro de Educación este jueves.

“Habida cuenta de los graves daños causados” por esta organización, el gobierno considera que “se trata de un caso que puede ser objeto de una orden de disolución”, declaró ayer a la prensa el ministro de Educación, Masahito Moriyama.

El gobierno podría solicitar la disolución de la organización ante el tribunal de primera instancia de Tokio hoy viernes, según medios locales. El sospechoso del asesinato, Tetsuya Yamagami, actuó por resentimiento contra la Secta Moon que sustrajo a su madre cuantiosas donaciones que dejaron a la familia en bancarrota.

El hombre también pensaba que el ex primer ministro era cercano a esa secta. El grupo, que ha pasado a llamarse “Federación de Familias por la Paz Mundial y la Unificación”, negó cualquier acto reprensible por su parte y se comprometió a impedir que sus miembros hagan donativos “excesivos”.

Pero muchos exmiembros criticaron públicamente las prácticas de la secta Moon, acusada de imponer objetivos de donación a sus fieles. Las revelaciones sobre sus vínculos con políticos de primer orden en Japón contribuyeron a que disminuyera la popularidad del gobierno actual, dirigido por Fumio Kishida. En octubre de 2022, Kishida ordenó abrir una investigación gubernamental sobre la Iglesia de la Unificación.

Obligando a la gente a hacer donaciones, la organización “perturbó su tranquilidad, restringiendo su libertad, lo que dificultó su buen juicio”, consideró Moriyama.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

JapónShinzo Abe

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad