DESAPARECIÓ EN 2007

Fiscalía dice poder probar que Maddie está muerta

Terrible anuncio después de trece años de su desaparición; precisan que no se trata de “pruebas forenses como, por ejemplo, restos del cadáver”.

Maddie aparece en una pantalla de televisión en Berlín, el 16 de octubre de 2013. Foto: AFP.
Maddie aparece en una pantalla de televisión en Berlín, el 16 de octubre de 2013. Foto: AFP.

El misterio de la desaparición en Portugal hace 13 años de Maddie McCann podría pronto elucidarse: investigadores alemanes afirman disponer de pruebas de que la niña británica murió.

Este caso dio un giro espectacular desde principios de junio con la identificación de un nuevo sospechoso, un alemán actualmente preso.

Las investigaciones sobre este pedófilo reincidente, ya condenado por una violación en Portugal, comienzan a dar resultados, según la fiscalía de Brunswick, Alemania.

Madeleine tenía tres años de edad en el momento de su desaparición, en 2007.

“Son pruebas o hechos concretos que están en nuestras manos, no simples indicaciones”, que avalan esta convicción, declaró el miércoles a la AFP un vocero de la fiscalía.

Sin embargo, no se trata de “pruebas forenses como, por ejemplo, restos del cadáver”, señaló la fiscalía alemana.

“Por ahora, no puedo revelarles la información exacta de la cual disponemos, que indica que nuestro sospechoso asesinó a Madeleine”, añadió el vocero, precisando que las autoridades alemanas habían escrito a los padres de la niña.

El sospechoso, Christian B., de 43 años, es un pederasta reincidente, actualmente detenido en Kiel (norte) por otro caso.

En la época de los hechos, éste vivía a pocos kilómetros del hotel, en el balneario portugués de Praia da Luz, donde desapareció la niña, que estaba de vacaciones con sus padres y dos hermanos.

Gerry y Kate McCann, los padres de la niña  intervinieron con el jefe de la investigación británica. Foto: AFP.
Gerry y Kate McCann, los padres de la niña intervinieron con el jefe de la investigación británica. Foto: AFP.

El abogado del individuo, citado por los medios, afirma que éste rechaza cualquier implicación en el caso.

Según medios de comunicación alemanes, entre ellos el canal de televisión del semanario Der Spiegel, los investigadores encontraron trajes de baño de niños en la caravana del sospechoso. También habrían hallado varias llaves USB con miles de imágenes de pedofilia, en algunas de las cuales aparecía él mismo.

El sospechoso pidió su libertad, pero fue denegada, señaló la fiscalía. Portugal reclama su extradición por la violación de una mujer de 72 años.

Objeciones.

La policía alemana fue muy cuestionada por su papel en la investigación sobre este caso. De acuerdo con lo que informó la revista Der Spiegel, la policía alemana andaba tras la pista del hombre desde 2013, como consecuencia de una información de un individuo que afirmaba haber trabajado con Christian B., en servicios para piscinas, cuando sucedieron los hechos.

A partir de ese testimonio, la Policía de Brunswick (noroeste) convocó de inmediato a Christian B. para que compareciera en calidad de testigo.

En una carta oficial enviada al sospechocos el 4 de noviembre de 2013, a la que Der Spiegel asegura haber tenido acceso, la Policía le decía claramente que quería que declarara sobre el caso Maddie, lo cual le habría hecho ganar tiempo para destruier eventuales pruebas.

En general, los investigadores tratan de reunir informaciones, en primer lugar, antes de dirigirse directamente a un eventual culpable.

“Esto no (...) corresponde al procedimiento habitual en un caso tan delicado”, subrayó un oficial de policía a Der Spiegel.

En 2013, la policía alemana fue alertada por un televidente de un programa muy popular, en que se convoca a eventuales testigos de hechos sin resolver.

Gerry y Kate McCann, los padres de la niña intervinieron con el jefe de la investigación británica y presentaron dos retratos robots de posibles sospechosos.

Los padres han expresado, a lo largo de estos años, su esperanza de encontrar con vida a su hija.

Quieren saber por qué salió libre en 2018

La Cámara Regional de Schleswig- Holstein (Alemania) -donde Christian B. está en la cárcel por un delito de drogas- instó a la Fiscalía a explicar por qué el recluso salió varias semanas en libertad en 2018 por circunstancias no aclaradas.

En Alemania, sospechan que podría estar relacionado con otros menores desaparecidos en circunstancias no aclaradas en el país o en Holanda. (Fuente: Efe)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error