TEMPORADA DE CATÁSTROFES

Expertos relacionan cada vez más fenómenos climatológicos e incendios al calentamiento global

En noviembre en Glasgow se realizará la cumbre COP26. Los fenómenos de estas semanas abonan el debate sobre el calentamiento global.

Una mujer observa los daños ocasionados por los incendios forestales en Estados Unidos. Foto: AFP
Una mujer observa los daños ocasionados por los incendios forestales en Estados Unidos. Foto: AFP

Desde la cúpula de calor en Canadá hasta las inundaciones en Alemania y China, o los incendios en California, el primer mes del verano boreal en el hemisferio norte estuvo marcado por catástrofes naturales de una magnitud y una frecuencia que podrían ser consecuencia del calentamiento climático, según numerosos climatólogos.

A finales de junio, el oeste de Canadá se asó bajo una “cúpula de calor” provocada por fuertes presiones que no dejaban escapar el aire caliente. Canadá batió varios récords absolutos de temperaturas, con un pico el 30 de junio de 49,6ºC, en la ciudad de Lytton. Los estados de Washington y Oregón en Estados Unidos también sufrieron esta cúpula de calor.

El balance de fallecidos todavía no se conoce pero se eleva a, por lo menos, varios centenares de muertos.

Esta ola de calor habría sido “casi imposible” sin el calentamiento climático de origen humano, según los científicos del World Weather Attribution, una iniciativa que agrupa a expertos de diferentes institutos de investigación del mundo. Según ellos, el calentamiento climático hace que este fenómeno sea, como mínimo, 150 veces más susceptible de producirse.

Inundaciones.

El 14 y el 15 de julio, al menos 209 personas murieron a consecuencia de devastadoras inundaciones en Alemania y Bélgica, que dejaron decenas de desaparecidos. Ríos y corrientes se salían de sus cauces debido a las incesantes lluvias, anegando decenas de zonas habitadas. Las crecidas también provocaron desperfectos en Luxemburgo, Países Bajos y Suiza.

Según la Organización Meteorológica Mundial, en dos días cayó el equivalente de dos meses de lluvia.

“Por el momento no se puede afirmar con certeza que este fenómeno esté relacionado con el cambio climático”, pero este tipo de condiciones meteorológicas extremas se vuelven “más frecuentes y más probables” a causa del calentamiento, según Kai Schröter, hidrólogo en la Universidad de Potsdam.

En China, el centro del país se encuentra actualmente afectado por unas inundaciones que dejaron, desde el 16 de julio, más de medio centenar de muertos y una decena de desaparecidos, según el balance difundido el viernes por las autoridades locales. El martes, la gran ciudad de Zhengzhou sufrió un diluvio con precipitaciones récord que inundaron parte del metro y arrastraron cientos de vehículos.

Socorristas ayudan a una víctima de las inundaciones en China. Foto: AFP
Socorristas ayudan a una víctima de las inundaciones en China. Foto: AFP

Incendios.

La temporada de incendios no hizo más que comenzar en el oeste de Estados Unidos (agravada por una preocupante sequía) y miles de bomberos se enfrentan a cerca de 80 grandes fuegos. A principios de semana habían ardido más de 4.700 km² de vegetación, una superficie apenas un poco menor que el departamento de Flores.

El más impresionante es el “Bootleg Fire” en Oregón, que quemó en dos semanas una superficie de vegetación y bosques equivalente a la ciudad de Los Ángeles. “El incendio es tan grande y crea tanta energía que comenzó a generar su propio clima”, según Marcus Kauffman, del servicio de gestión de bosques del Estado. “Creó su propio rayo” y “se autoalimenta”.

En el estado vecino de California, varios pueblos fueron evacuados ante el avance de las llamas de “Dixie Fire”, un incendio que podría haber sido provocado por la caída de un árbol sobre el tendido eléctrico de un gran proveedor de electricidad, Pacific Gas and Electric (PG&E).

Incendio forestal en Estados Unidos. Foto: AFP
Incendio forestal en Estados Unidos. Foto: AFP

Informe a la ONU.

En este contexto, cerca de 200 países se reúnen a partir del lunes durante dos semanas para adoptar el nuevo informe de los expertos sobre el clima de la ONU, un texto de referencia que se publicará el 9 de agosto.

Desde el último informe de evaluación de los científicos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), en 2014, el mundo ha cambiado.

El acuerdo de París de diciembre de 2015 fijó como objetivo limitar el calentamiento global “muy por debajo” de +2° C en comparación con la era preindustrial, y de ser posible +1,5° C.

“Las señales de alarma estaban ahí, pero me imagino que la gente cree que le pasará a los demás, en otro lugar, más tarde”, comenta Kaisa Kosonen de Greenpeace.

Incluso a algunos científicos los tomó desprevenidos. “El clima ha cambiado más rápido de lo que se esperaba”, declara Tim Lenton, de la Universidad de Exeter, quien afirma que la forma de funcionar del IPCC, por consenso, hizo que en el pasado “moderara” su mensaje.

A día de hoy, el planeta ha ganado aproximadamente 1,1° C desde la revolución industrial. Y cada décima adicional de grado cuenta porque acarrea fenómenos extremos.

Dueños de comercios en Bélgica tratan de contener el avance del agua usando baldes. Foto: AFP
Dueños de comercios en Bélgica tratan de contener el avance del agua usando baldes. Foto: AFP

Muchos esperan que el informe que se presentará en agosto ejerza presión sobre los gobiernos para que apliquen las políticas necesarias.

“Estamos confrontados a diario a la destrucción y al sufrimiento (...). Es importante reconocer que hablamos del futuro del planeta. No podemos jugar con esto”, insistió esta semana Patricia Espinosa, alto cargo de la ONU sobre el clima.

Ahora la pregunta es: ¿seremos capaces de contener el calentamiento a +1,5° C para limitar los daños?

Tal vez en la cumbre COP26, la conferencia climática de la ONU prevista en noviembre en Glasgow, se pueda responder a esta pregunta. (AFP, EFE)

Lluvias monzónicas

Al menos 44 personas murieron y decenas están desaparecidas por deslizamientos de tierra provocados por las lluvias monzónicas en el oeste de India. El cambio climático hace que los monzones en la India sean cada vez más fuertes, según un informe del Potsdam Institute for Climate Impact Research publicado en abril. Este informe alerta de las graves consecuencias que esto podría tener en la alimentación, la agricultura y la economía.

Evacuaron a miles en el centro de China; 56 muertos por las lluvias
Personas siendo evacuadas en China por inundaciones. Foto: AFP

Miles de habitantes del centro de China fueron evacuados ayer viernes pero siguen rodeados de agua, tres días después de las devastadoras lluvias que causaron al menos 56 muertos, mientras se aproxima un amenazante tifón. Henan, la tercera provincia más poblada de China con casi 100 millones de habitantes, sufrió lluvias récord que convirtieron las calles en torrentes de barro. Zhengzhou, su capital, se vio muy afectada, al punto que un vagón de metro quedó sumergido el martes, matando a 12 personas.

En esta metrópolis de 10 millones de habitantes, los bomberos trabajaban ayer viernes con enormes bombas para retirar las grandes cantidades de agua acumuladas en las calles. El balance de muertos pasó ayer de 33 a 51 y luego a 56 y se espera que continúe aumentando. Las condiciones meteorológicas obligaron a evacuar a más de 395.000 personas y causaron daños por más de 10.000 millones de dólares, anunciaron las autoridades.

Las fuertes lluvias se concentran ahora más al norte. A 90 kilómetros de Zhengzhou, la ciudad de Xinxiang y sus alrededores están aislados del mundo. Y más al este, China observa el avance del tifón In-fa, que tocará tierra hoy sábado en la región de Shanghái, donde viven decenas de millones de personas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados