Publicidad

Expectativa por segunda cumbre entre Biden y Xi: Taiwán, Gaza, Ucrania y el comercio serán temas de agenda

La ciudad de San Francisco es la sede del foro Asia-Pacífico y hoy recibirá a los presidentes de China y Estados Unidos. A puerta cerrada tratarán asuntos espinosos como Taiwán, Gaza y Ucrania.

Compartir esta noticia
San Francisco es la ciudad elegida para ser sede de la cumbre
San Francisco es la ciudad elegida para ser sede de la cumbre.
Foto: AFP

EFE
La reunión de hoy miércoles entre los presidentes Joe Biden y Xi Jinping estará coreografiada al milímetro: comenzará con un saludo diseñado para impregnar el ambiente de positivismo y, luego, a puerta cerrada se abordarán asuntos espinosos como Taiwán, Gaza y Ucrania.

Este cara a cara se llevará a cabo en San Francisco, en el marco del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). Se trata del segundo encuentro bilateral entre los líderes de las mayores economías del mundo desde que Biden llegara a la Casa Blanca en enero de 2021. El primero, que duró más de tres horas, fue en noviembre de 2022 en el G20 en Bali, Indonesia.

Aunque no se esperan grandes anuncios, estos serán los temas principales:

Taiwán

La isla democrática que China reclama como parte de su territorio y a la que Estados Unidos envía gran cantidad de armamento, es la principal fuente de tensiones. Altos funcionarios estadounidenses adelantaron que Biden aprovechará para comunicar a Xi que observa con lupa cualquier intento de China para influir en las elecciones de enero próximo e inclinar la balanza a favor del candidato del partido Kuomintang, Hou Yu-ih, más cercano a Pekín. En esos comicios parte como favorito el vicepresidente taiwanés, William Lai, que pertenece al Partido Democrático Progresista, de la actual presidenta, Tsai Ing-wen.

Por su parte, Xi querrá escuchar de Biden la misma promesa de que Estados Unidos no intervendrá en los comicios y el compromiso de que nunca respaldará un cambio unilateral del “status quo” con una declaración de independencia de Taiwán.

Medio Oriente

Otro tema prioritario será la guerra entre Israel y el grupo terrorista palestino Hamás. Biden prevé pedir a Xi que utilice su influencia sobre Irán para evitar que la guerra se expanda por Medio Oriente, especialmente dado el constante intercambio de fuego entre Israel y milicianos en el Líbano del grupo chií Hezbolá, apoyado por Irán. Por su parte, a China tampoco le conviene que el conflicto se expanda y genere un aumento del precio del petróleo a nivel mundial, lo que podría impactar negativamente en la economía china.

Ucrania

Si bien ambos líderes podrían llegar a un acercamiento en Medio Oriente, es menos probable que lo hagan en la guerra en Ucrania, ya que Estados Unidos ha pedido reiteradamente a China que ejerza su influencia sobre Rusia y el gigante asiático ha mantenido una fachada neutral con propuestas de paz que, sin embargo, favorecen a Moscú. Un asunto específico que Biden abordará con Xi será el envío de armas desde Corea del Norte, aliado de China, hacia Rusia para su uso en la guerra en Ucrania.

Fentanilo

Más allá de los desafíos geopolíticos, una prioridad clave para Biden es lograr que China tome medidas para controlar la salida de su territorio de productos químicos utilizados en la fabricación del fentanilo, un potente analgésico. Carteles mexicanos emplean estos químicos de China para producir fentanilo y venderlo ilegalmente en Estados Unidos.

Cambio climático

Otro asunto donde podría haber progresos es la lucha contra el cambio climático, de interés para ambas potencias. También podría haber movimiento para incrementar los vuelos entre los dos países y aumentar los intercambios universitarios y empresariales. Además, Biden quiere que se vuelva a abrir el canal de comunicación entre las fuerzas armadas de ambos países, que China cerró después de la polémica visita a Taiwán en agosto de 2022 de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi.

Comercio

Frente al acercamiento en esas áreas, la tensión seguirá alta en materia comercial ya que, en los últimos meses, ambos países han intensificado las restricciones comerciales en nombre de la seguridad nacional.

Además

“Si hay una crisis, levantar el teléfono”

El presidente Joe Biden afirmó ayer martes que Estados Unidos no busca distanciarse de China, sino mejorar su relación, antes de la cumbre de hoy con su homólogo Xi Jinping en San Francisco. “No estamos intentando desvincularnos de China. Lo que tratamos hacer es mejorar la relación”, dijo Biden. Añadió que espera que la reunión ayude a ambas partes a “restablecer una comunicación normal: ser capaces de levantar el teléfono y hablar el uno con el otro si hay una crisis”.

Pero Biden advirtió que Estados Unidos es reacio a invertir en China debido a las prácticas comerciales del país asiático. “No voy a seguir apoyando posturas según las cuales si queremos invertir en China tenemos que entregar todos nuestros secretos comerciales”, dijo.

Consultado por las expectativas de China para la cumbre, el ministerio de Relaciones Exteriores chino fue esquivo y se limitó a mencionar “una comunicación en profundidad” y “temas importantes sobre la paz mundial”. China también ha dejado claro que no cederá en asuntos que considera líneas rojas, como Taiwán.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad