INVESTIGACIÓN BRASILEÑA

Estudio indica que uso de hidroxicloroquina es ineficaz y genera efectos adversos

"No encontramos ningún efecto beneficioso, ni con hidroxicloroquina sola ni con azitromicina", explicó la doctora Regis Goulart Rosa, que participó del estudio.

Jair Bolsonaro, este miércoles en el Palacio do Planalto (Brasilia). Foto: Reuters
Jair Bolsonaro, en el Palacio do Planalto (Brasilia). Foto: Reuters - Archivo

El uso de hidroxicloroquina, asociada o no con azitromicina, no ha aportado ningún beneficio al tratamiento de pacientes con afecciones leves a moderadas de COVID-19, muestra un estudio sin precedentes realizado por el grupo Coalizão COVID-19 Brasil. Por el contrario: además de ser ineficaces para mejorar el estado de salud de los participantes, los medicamentos causaron efectos cardíacos y hepáticos adversos.

Los médicos e investigadores brasileños siguieron a 667 pacientes hospitalizados en diferentes regiones desde el comienzo de la pandemia en el país, en marzo, hasta junio. El criterio para integrar el estudio, llamado Coalición I, fue que los pacientes ingresaran hace menos de 48 horas en hospitales y aún dentro de los primeros siete días de presentar los síntomas. Solo se analizaron casos leves a moderados, es decir, personas hospitalizadas pero sin necesidad de oxígeno, o que necesitaban un máximo de cuatro litros por minuto de oxígeno suplementario. La edad promedio fue de 50 años.

Divididos en grupos por lote, 217 pacientes recibieron una combinación de hidroxicloroquina, asociada con azitromicina y soporte clínico estándar. Otros recibieron hidroxicloroquina y apoyo clínico estándar (221 pacientes). Finalmente, un grupo de control (227 pacientes) solo tuvo apoyo clínico, con monitoreo médico y tratamiento estándar en casos de síndromes respiratorios. Para los dos primeros grupos, se administró hidroxicloroquina, con o sin azitromicina, durante siete días.

Todos los pacientes fueron analizados 15 días después de comenzar el tratamiento. Al final, el cuadro clínico fue similar en los tres grupos estudiados, es decir, los medicamentos no fueron útiles en el resultado de la evolución clínica. Según la investigación, después de 15 días, el 69% de los pacientes que usaron hidroxicloroquina combinada con azitromicina estaban en casa, sin limitaciones. Pero la misma imagen se observó en el 64% de los pacientes que usaron solo hidroxicloroquina, y en el 68% de los pacientes que recibieron solo el apoyo clínico estándar.

Bolsonaro dio nuevamente positivo al COVID-19 este miércoles

El presidente brasileño Jair Bolsonaro volvió a dar positivo al coronavirus en la tercera prueba que se realizó desde que cayó enfermo el 7 de julio, confirmó este miércoles la secretaría del Ministerio de Comunicaciones.

Bolsonaro anunció el 7 de julio que contrajo el nuevo coronavirus y desde entonces cumple una agenda remota desde el Palacio de Alvorada, la residencia oficial en Brasilia. El 15 de julio se hizo el segundo test y también dio positivo.

El domingo pasado caminó por los jardines del palacio. Entre aplausos de sus simpatizantes, Bolsonaro alzó entre sus manos una caja de hidroxicloroquina, un medicamento que afirma estar tomando -combinado con azitromicina-, pese a que no existen evidencias científicas sobre su eficacia contra la COVID-19.

Con información de AFP

"No encontramos ningún efecto beneficioso, ni con hidroxicloroquina sola ni con azitromicina", explica Regis Goulart Rosa, miembro del Comité Científico de la Covid Brasil Coalition y médico de cuidados intensivos del Hospital Moinhos de Vento, que participó en el estudio.

Al comienzo de la pandemia, recuerda, los estudios preclínicos y los estudios in vitro demostraron una posible efectividad de la hidroxicloroquina para combatir el nuevo coronavirus. También se pensó que la asociación de azitromicina podría mejorar el efecto de este combate.

Pero, en la práctica, al poner a los pacientes en tratamiento con el estudio clínico, estos medicamentos no mostraron ningún beneficio, destaca.

Además de no traer ningún beneficio, los medicamentos tuvieron efectos adversos en los pacientes estudiados.

"Notamos cambios ecocardiográficos que predisponen a riesgos de arritmias cardíacas y cambios en las pruebas que indicarían daño hepático", dice Rosa.

En este estudio participaron 55 hospitales públicos y privados de Brasil, incluidos investigadores del Hospital Israelita Albert Einstein, HCor, Hospital Sírio-Libanês, Hospital Moinhos de Vento, Hospital Alemão Oswaldo Cruz, BP - El Hospital de Beneficencia Portuguesa de São Paulo, la Investigación Clínica Brasileña Instituto (BCRI), la Red Brasileña de Investigación en Cuidados Intensivos (BRICNet) y el Hospital Naval Marcílio Dias, en Río de Janeiro.

"Pudimos inscribirnos y aprobar la encuesta en todos los casos y reclutar todos los centros en un tiempo récord. Y con una mezcla muy representativa de pacientes de los sistemas público y privado. Es un paso importante para generar evidencia científica que pueda ayudar al país y al mundo en este momento pandémico", dice el médico de cuidados intensivos Flávia Machado, de la Red Brasileña de Investigación en Cuidados Intensivos (BRICNet).

Mortalidad y hospitalización

El estudio también evaluó la mortalidad y la duración de la estancia hospitalaria durante el seguimiento del paciente, y los resultados no mostraron cambios entre los tres brazos de investigación. Tampoco hubo diferencias en la necesidad de ventilación mecánica entre los grupos analizados.

"Observamos el porcentaje de pacientes que regresaron a casa, con o sin dependencia de oxígeno, o que permanecieron en el hospital, con o sin dependencia de oxígeno, hasta el peor resultado. Y no hubo diferencia ni en la duración de la hospitalización ni en la necesidad de oxígeno o ventilación mecánica", dice Flávia Machado. El estudio muestra que no hay evidencia de beneficios (del tratamiento) incluso para estos resultados indirectos.

La tasa de mortalidad fue de alrededor del 3% en los tres grupos analizados. Y no hubo reducción en la estancia hospitalaria o la necesidad de ventilación en pacientes tratados con hidroxicloroquina, combinados o no con azitromicina.

"Si el tratamiento al menos redujera el tiempo de ventilación mecánica o un día de hospitalización sería un resultado relevante en el asunto de dar más flujo a las camas. Pero no vimos esta diferencia entre los grupos de tratamiento", dice Rosa.

Los grupos que recibieron tratamiento requirieron alrededor de cuatro días de asistencia respiratoria. La duración de la estancia hospitalaria fue de unos diez días.

Según Rosa, aunque el desafío de encontrar un tratamiento eficaz contra el nuevo coronavirus continúa, el estudio es relevante para advertir sobre el uso de medicamentos que no solo son ineficaces para los grupos estudiados, sino que pueden causar efectos nocivos:

"No tiene sentido tener una inversión muy grande en una terapia que no traerá beneficios. Más aún si este tratamiento se asocia con un mayor riesgo de efectos adversos. Existen impactos y riesgos financieros para la vida de los participantes", explica el médico de cuidados intensivos, y refuerza que el estudio no se aplicó a pacientes críticos o ambulatorios, que no requirieron hospitalización.

Además del estudio sobre hidroxicloroquina, asociado o no con azitromicina, Coalizão COVID-19 Brasil lleva a cabo otros ocho estudios con posibles terapias para pacientes infectados con el nuevo coronavirus, incluidos anticoagulantes y medicamentos antiinflamatorios.

"Es una búsqueda interminable — dice Flávia Machado — Desde un punto de vista científico, junto con otras pruebas científicas para la hidroxicloroquina, no ha demostrado ser una alternativa. Pero la coalición está comprometida a encontrar soluciones. Tenemos otros estudios en progreso. Todos queremos encontrar terapias que sean efectivas, pero sin falsas promesas".

Histórico

Los estudios sobre la efectividad de la hidroxicloroquina han motivado a los investigadores de todo el mundo. El miércoles pasado, dos encuestas publicadas por la revista "Nature" señalaron que el medicamento no tiene ningún uso en el tratamiento de COVID-19.

En uno de los artículos, la cloroquina fue ineficaz para mostrar el efecto antiviral contra COVID-19 en monos. En el otro, la investigación no encontró efectos beneficiosos del medicamento en las células pulmonares infectadas por el virus en el laboratorio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error