Expectativa mundial

Cueva en Tailandia: sacaron a 4 niños y hoy van por los otros

Los socorristas trabajan contrarreloj antes que se desaten las lluvias del monzón.

El equipo de rescate, liderado por las Fuerzas Especiales tailandesas, cuenta con la presencia de buzos de varios países. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Hoy lunes se repetirá la compleja operación de rescate de los niños y su entrenador de fútbol atrapados en una cueva en el norte de Tailandia desde hace dos semanas, luego de que ayer domingo lograran sacar con éxito a los cuatro primeros. Cada uno de ellos salió guiado por dos buzos profesionales. Los cuatro están bien de salud pero igual fueron internados en un hospital.

Narongsak Ossottanakorn, portavoz oficial de los equipos de socorro, aseguró que la situación de los menores es "perfecta", pero rehusó precisar sus nombres o sus edades. "La misión ha sido más exitosa de lo que esperábamos", aseguró el portavoz.

Los 12 niños, de entre 11 y 16 años, desaparecieron junto a su entrenador de fútbol, de 25 años, tras un entrenamiento el 23 de junio, cuando fueron a explorar las cuevas cerca de la frontera con Birmania y Laos para celebrar el cumpleaños de uno de los niños.

Ayer se suspendió el operativo luego de sacar a los primeros cuatro niños debido a que los equipos de socorro necesitan reponer las bombonas de aire comprimido colocadas a lo largo de la travesía y evaluar la nueva fase del operativo. Se estima que demorarán entre dos o tres días en sacar a todos de la cueva.

El operativo.

Los rescatistas necesitan al menos 10 horas para prepararse para la siguiente operación, involucrando a unos 90 buzos, 50 de ellos de otros países, explicó.

El primer rescatado salió ayer de la gruta a las 17.40 hora local (las 7.40 de Uruguay) y el segundo diez minutos después, mientras los otros dos se demoraron más de dos horas.

Los niños ya rescatados fueron trasladados a un hospital. Foto: EFE
Los niños ya rescatados fueron trasladados a un hospital. Foto: EFE

Un contingente internacional formado por dieciocho buzos se adentró en la cueva con la determinación de regresar acompañado con las víctimas. Los socorristas —trece extranjeros y cinco miembros de la Marina tailandesa— recorrieron unos cuatro kilómetros de lúgubres pasadizos con inundaciones parciales y desniveles hasta llegar donde se encuentra el grupo para acompañarlo en su camino al exterior.

Los chicos, muchos de los cuales antes del rescate no sabían nadar, han recibido dentro de la gruta un curso intensivo sobre el manejo de los equipos de inmersión. Durante la misión se utilizan máscaras especiales que cubren toda la cara y les permite respirar de manera natural, además de comunicarse con los equipos de salvamento.

Las fuertes lluvias caídas durante la noche del sábado y ayer domingo en la región marcaron el inicio de la operación de rescate.

Las precipitaciones eran una de las principales preocupaciones de las autoridades, debido a que el agua filtrada por el monte puede volver a inundar las galerías y anular el drenaje efectuado desde que fueron hallados con vida los 12 niños y su entrenador.

"Unidos, vamos a llevarles a casa", publicaron ayer en un mensaje en la red social Facebook los cuerpos de élite tailandeses.

El grupo de niños atrapados en una cueva de Tailandia

El hallazgo del grupo se produjo tras nueve días de intensa búsqueda en la que participaron más de 1.300 personas.

Los menores y el adulto encerrados pudieron desde entonces recuperar parcialmente las fuerzas, al ser asistidos por médicos y psicólogos dentro de la gruta.

Ayer domingo no se divulgó ninguna imagen de la operación, puesto que las autoridades tailandesas crearon un extenso perímetro de seguridad alrededor de la cueva.

Los socorristas mandaron evacuar el domingo por la mañana el área de la cueva para despejar el lugar. "Todos los que no están implicados en la operación deben salir de la zona inmediatamente", anunció la policía por altavoz en el lugar, donde se encuentran cientos de periodistas. "Debemos utilizar la zona para ayudar a las víctimas".

El anuncio estuvo seguido de un zafarrancho de combate en el campamento levantado por los periodistas, con cámaras dispuestas y catres para guardar las mejores posiciones a la hora de filmar la evacuación de los niños.

Ante la llegada masiva de periodistas desde hace días, las autoridades instalaron barreras metálicas para mantenerlos a distancia y permitir que los rescatistas trabajen sin cámaras a su alrededor.

Los servicios de socorro estudiaban desde hacía días la conveniencia o no de llevar a cabo una evacuación peligrosa, pues las lluvias del monzón que se espera que caigan próximamente podrían arruinar los esfuerzos continuos de los últimos días para bombear agua de la cueva.

Los servicios de rescate lograron estabilizar los niveles de oxígeno insertando una tubería de varios kilómetros para hacer llegar este gas a la zona en la que los chicos están arrinconados.

Pero las lluvias que se pronostican llegarán en los próximos días podrían reducir una buena parte del saliente fangoso en el que se refugia el grupo.

La muerte de un exbuzo de la marina tailandesa la semana pasada durante una operación de abastecimiento ilustró el nivel de riesgo del trayecto. Además, el sábado por la noche cayó un intenso aguacero durante una media hora que recordó la urgencia de evacuar a los niños.

Fue a causa de las lluvias del monzón que los niños quedaron atrapados tras haber decidido, por una razón que todavía no está clara, visitar la cueva tras su entrenamiento de fútbol, con el joven entrenador.

Como alternativa a la evacuación por buceo, los equipos realizaron unas 100 perforaciones verticales en la montaña. Algunas de ellas son poco profundas, pero una tiene unos 400 metros de profundidad. El domingo por la mañana no se anunció ninguna perforación de ese tipo.

Empresario prueba una cápsula submarina
Musk. El empresario presentó detalles de su novedoso proyecto el pasado jueves en un evento en Los Ángeles.

El fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, tiene a un equipo de ingenieros trabajando en el desarrollo de unas cápsulas submarinas que podrían ser empleadas en el rescate de los ocho niños que restan salir de la cueva de Tailandia.

El aparato, que está siendo testado en una piscina de Los Ángeles, según dijo el propio Musk en su cuenta oficial de Twitter, consiste en una cápsula metálica con forma de bala, que estaría conectado a sendos tubos por los que entraría el oxigeno para completar la travesía hasta la entrada de la gruta. “El diseño está basado en los comentarios de equipos de buceo. Cuenta con acceso para el oxígeno en la parte frontal y en la trasera, que tiene forma de cono”, explicó Musk, quien dijo estar recibiendo recomendaciones desde Tailandia. Debido al tamaño del artefacto el entrenador del equipo, que es el único adulto de este grupo de trece personas que se sumió en la gruta el pasado 23 de junio, tendría que salir por sus propios medios.

Historia

El joven DT que perdió a sus padres a los 10 años

Ekapol Chanthawong, el entrenador de fútbol de tan solo 25 años de edad, ha recibido críticas en estos días por llevar a los niños a la cueva donde quedaron atrapados. Pero también son muchos los que lo defienden. Para ellos, Ekapol, que abandonó su vida monástica hace tres años y después se incorporó al equipo Jabalíes como asistente del cuerpo técnico, es casi una fuerza divina enviada para proteger a los chicos. En una ilustración que se viralizó, puede verse a Ekapol sentado en la posición de loto, como hacen los monjes en meditación, con 12 pequeños jabalíes en sus brazos. Según los oficiales del rescate, Ekapol es uno de los más débiles del grupo, en parte porque en los primeros días les dio a los chicos la ración de comida y de agua que llevaba consigo. Ekapol es un huérfano que perdió a sus padres cuando tenía 10 años. Después se inició para ser monje, pero dejó el monasterio para cuidar a su abuela enferma en Mae Sai, al norte de Tailandia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)