LA CRISIS EN LA EX COLONIA BRITÁNICA

China movilizó tropas y temen otro Tiananmen en Hong Kong

La actual crisis en Hong Kong supone el mayor desafío a la autoridad de China sobre ese territorio desde su devolución por Reino Unido en 1997.

La Policía lanza gases lacrimógenos contra manifestantes en Hong Kong. Foto: Reuters
Las manifestaciones comenzaron en oposición a un proyecto de ley que habría permitido las extradiciones a China. Foto: Reuters

La crisis en Hong Kong empeora, al punto que el despliegue de tropas que China está haciendo en la frontera con la excolonia británica hace temer un nuevo Tiananmen, la sangrienta represión contra manifestantes en esa plaza de Pekín hace 30 años.

China concentraba ayer jueves fuerzas en Shenzhen, ciudad fronteriza con Hong Kong. Pekín “no se quedará cruzada de brazos” y tiene “suficientes medios y poder para reprimir los disturbios rápidamente”, afirmó el embajador chino en Londres, Liu Xiaoming.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hace días que viene siguiendo este asunto con preocupación. Ayer sugirió que el presidente chino Xi Jinping se reuniera directa y personalmente con los manifestantes. “Habría un final feliz y promisorio para el problema de Hong Kong. ¡No tengo dudas!”, escribió Trump en Twitter.

Junto a su mensaje, Trump incluyó un tuit que había escrito el miércoles sobre Xi, las relaciones comerciales con Estados Unidos y Hong Kong, que terminó diciendo: “¿Reunión personal?”. Algunos interpretaron este comentario como que el presidente estaba ofreciendo reunirse con su par chino.

Trump se ha mostrado reticente a criticar la postura de China sobre Hong Kong, indicando que considera los disturbios como un asunto interno de Pekín, mientras se concentra en las negociaciones para resolver una guerra comercial entre Estados Unidos y China.

“Por supuesto, China quiere alcanzar un acuerdo. ¡Dejémosles primero solucionar humanamente lo de Hong Kong!”, tuiteó Trump el miércoles.

Efectivos antimotines de la policía china. Foto: Reuters
Efectivos antimotines de la policía china haciendo ejercicios en el estadio de Shenzhen, en la frontera con Hong Kong. Foto: Reuters

Sin embargo, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, pidió por su lado a China no generar una “nueva” Tiananmen.

“Los chinos tienen que mirar con mucho cuidado los pasos que toman porque la gente en Estados Unidos recuerda la Plaza Tiananmen, recuerdan la imagen del hombre parado frente a la fila de tanques”, dijo Bolton en una entrevista con VOA News publicada ayer jueves.

Las fuerzas chinas aplastaron brutalmente las protestas en favor de la democracia en la Plaza de Tiananmen de Pekín en 1989, una represión que quedó inmortalizada en la imagen de un hombre desarmado frente a los tanques.

“Sería un gran error crear un nuevo recuerdo como ese en Hong Kong”, dijo Bolton.

La actual crisis en Hong Kong supone el mayor desafío a la autoridad de China sobre ese territorio desde su devolución por Reino Unido en 1997. Las manifestaciones comenzaron en oposición a un proyecto de ley que habría permitido las extradiciones a China. Pero después se transformaron en una protesta más amplia en defensa de las libertades democráticas y contra la influencia de Pekín en el territorio.

La Policía lanza gases lacrimógenos contra manifestantes en Hong Kong. Foto: Reuters
La Policía lanza gases lacrimógenos contra manifestantes en Hong Kong. Foto: Reuters

China dejó sobrevolar estos últimos días el fantasma de una intervención para restablecer el orden en la excolonia británica. El régimen comunista concentró fuerzas pertenecientes a la policía militar en el estadio Shenzhen Bay Sports Centre, incluido camiones y blindados de transporte de tropas.

Los efectivos realizaron ejercicios en los que se dividían en dos grupos: uno con camisetas negras similares a los que visten los manifestantes en Hong Kong, y otro vestido con uniforme y usó escudos de control de multitudes para practicar cargas contra el primer grupo.

Recesión técnica.

Las protestas en Hong Kong podrían provocar un pronunciado descenso de su PIB y que la ciudad entre en recesión técnica en caso de que la crisis continúe, según la consultora británica Capital Economics. La consultora señaló ayer jueves en un informe enviado a sus abonados que el impacto económico de las protestas se reflejará en el PIB de este año: el próximo trimestre (entre julio y septiembre) podría contraerse un 1% y acabar con un crecimiento del 0,5% anual.

El sector más afectado será el del turismo, que contribuye alrededor de un 4% al total del PIB, añadió.

“Las asociaciones señalan que las compras minoristas por parte de turistas de la China continental, que representan el 80% de los turistas en Hong Kong, han disminuido entre un 30% y un 50%, mientras que la ocupación hotelera disminuyó en porcentajes de dos dígitos en julio”, indicó el informe.

La consultora asegura que las manifestaciones de 2014, conocidas como “La Revolución de los Paraguas”, apenas tuvo un impacto en la economía en comparación con las actuales protestas. “El impacto dependerá de cuánto duren”, pronosticaron los expertos.

Si las protestas continúan, o en el caso extremo de que el Ejército chino interviniese, la economía hongkonesa afrontaría una “contracción profunda” que amenazaría la fortaleza del dólar hongkonés y podría provocar un efecto en cadena malicioso para varios indicadores macroeconómicos.

La recesión técnica significaría que el PIB se habría contraído durante dos trimestres consecutivos: en el primer trimestrre de este año, la economía de Hong Kong creció 1,3%, mientras que en el periodo abril-junio se contrajo 0,3%.

Críticas a Amazon por camisetas

Los usuarios de las redes sociales en China dirigieron su furia ayer jueves contra Amazon, tras descubrir en su sitio web camisetas con eslóganes a favor de los manifestantes antigubernamentales en Hong Kong. El hashtag “Amazon T-Shirts” se convirtió el miércoles en el cuarto trending topic en la plataforma china Weibo, similar a Twitter. El diario Global Times, publicado por el Partido Comunista, dijo que muchos internautas chinos encontraron las camisetas a la venta con eslóganes como Free Hong Kong Democracy Now (Libertad para Hong Kong) o Hong Kong is Not China (Hong Kong no es China). Legiones de usuarios de Internet acusaron a Amazon de ser insensible hacia el pueblo chino. Amazon cerró su servicio de compras en China en julio, pero sigue enviando productos al país desde el exterior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)