TENSIÓN 

China dice que hay que prepararse para el combate militar

La Casa Blanca dijo que Donald Trump está “disgustado” con el régimen chino por la ley de seguridad de Hong Kong.

Xi Jinping: opina de los militares deben buscar nuevas formas de entrenar en medio de la pandemia. Foto: AFP
Xi Jinping: opina de los militares deben buscar nuevas formas de entrenar en medio de la pandemia. Foto: AFP

El presidente Xi Jinping dijo ayer martes que China acelerará su preparación para el combate armado y mejorará su capacidad de llevar a cabo tareas militares mientras la pandemia del coronavirus causa un profundo impacto en la seguridad nacional de su país.

El desempeño de China en la lucha contra el nuevo coronavirus ha mostrado el éxito de la reforma militar, dijo Xi según citas de la televisión estatal, agregando que las Fuerzas Armadas deberían explorar nuevas formas de entrenar en medio de la pandemia.

Xi, quien preside la Comisión Militar Central del país, hizo estas declaraciones durante una reunión plenaria de la delegación del Ejército Popular de Liberación y de la Fuerza Policial Armada Popular en los márgenes de la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP), el parlamento chino.

Este organismo tiene a estudio la polémica ley de seguridad nacional para Hong Kong, que ayer recibió el respaldo del órgano rector de la Asamblea, antes de ser aprobada por su plenario de clausura mañana jueves.

El borrador de la ley hongkonesa recibió el “respaldo unánime” de los delegados de la ANP, el principal órgano legislativo chino, según la agencia estatal Xinhua, que afirmó que “todos se mostraron de acuerdo” en que se trata de “una propuesta legislativa de alta calidad”.

En su primera comparecencia pública desde que Pekín anunció que la ANP aprobaría una ley de seguridad para la excolonia británica, la jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, defendió la iniciativa y aseguró que “no debilitará el alto grado de autonomía de la ciudad y que no se pisotearán los derechos y libertades de sus residentes”.

Según el régimen chino, la ley tendrá como objetivo prohibir “cualquier acto de traición, secesión, sedición o subversión” contra el Gobierno central, además del “robo de secretos de Estado y la organización de actividades en Hong Kong por parte de organizaciones políticas extranjeras”.

El movimiento prodemocrático de Hong Kong considera que la ley de seguridad podría tener consecuencias de gran alcance para la autonomía de la ciudad, regida por el modelo “un país, dos sistemas”, que confiere el mando a las autoridades locales en diversas cuestiones como inmigración o política monetaria.

Varias organizaciones civiles han condenado esta ley por considerar que limitará las libertades de los hongkoneses al utilizar la legislación “términos vagos” usados frecuentemente por el Gobierno chino para frenar a la disidencia.

También Estados Unidos ha cuestionado la nueva ley de seguridad para Hong Kong. El presidente Donald Trump está “disgustado” con China por su plan de imponer una ley de seguridad en Hong Kong y tiene dudas sobre el futuro del territorio como centro financiero global si eso continúa adelante, dijo ayer martes la portavoz de la Casa Blanca.

Es “difícil ver cómo Hong Kong puede seguir siendo un centro financiero si China toma el control”, dijo la secretaria de prensa Kayleigh McEnany en una sesión informativa, acotando que la advertencia vino directamente de Trump.

Activistas hongkoneses convocaron para hoy, miércoles, una concentración en el Consejo Legislativo y prevén cortar el tráfico, mientras los legisladores deliberen sobre otra controvertida ley local para penalizar la falta de respeto al himno nacional chino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error